Los 10 pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha para visitar en pareja

Los 10 pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha para visitar en pareja

España tiene una gran variedad de paisajes, culturas y pueblos la comunidad manchega tiene mucho que ofrecer. ¡Descubre los lugares más románticos para visitar!

Los 10 pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha para visitar en pareja
  • Vida en pareja
  • Recomendaciones
  • Pareja

Castilla-La Mancha es una de las comunidades autónomas más desconocidas de España. Y es una pena, pues en su seno habitan paisajes y pueblos de especial encanto, con el aroma de la Edad Media y el recuerdo del Quijote en cada castillo, molino y tierra por recorrer. Hogar de una fuerte tradición y de la combinación paulatina con el progreso, desde Guadalajara hasta Albacete, pasando por Toledo, Cuenca y Ciudad Real, cada camino, plaza, taberna y rincón recorrido supone un nuevo aprendizaje, un sabor diferente y una lección de vida. La miel, el tomillo y el romero son las fragancias que acompañan cualquiera de sus mágicas travesías en pareja.

Su clima mediterráneao continetalizado, con el añadido de temperaturas extremas en verano e invierno, le ha conferido un paisaje muy característico, con los amarillos, verdes y marrones intercambiándose y abrazándose durante todo el año. Desde las vastas llanuras hasta sus escarpadas zonas de sierra, el corazón de Castilla-La Mancha es un misterio aún sin resolver.

Sigüenza (Guadalajara)

Uno de los pueblos más bonitos de España también tiene uno de sus mejores Paradores, ubicado en el majestuoso castillo medieval del siglo XII que observa desde lo alto del pueblo. Es el pistoletazo a una visita que te sumerge en plena Edad Media por sus calles, donde todavía se respira la esencia del pasado, y que termina en la maravillosa Catedral de Santa María de Sigüenza, de estilo gótico y sorprendente por su extraordinaria belleza arquitectónica.

Por el camino, destaca su Plaza Mayor que se nutre de pintorescos mercadillos medievales, así como La Casa del Doncel. Tierra de cordero y de hierbas aromáticas, Sigüenza es clave en la gastronomía de Guadalajara y Castilla-La Mancha, desde sus espacios de excelente comida tradicional hasta la maravilla de El Doncel y El Molino de Alcuneza, ambos galardonados con sendas estrellas Michelín.

guardar Angel L
Foto vía Shutterstock: Angel L

Alcalá del Júcar (Albacete)

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Declarado Conjunto Histórico-Artístico por Real Decreto en 1982, su entramado urbano es una obra de arte que destaca por las fachadas blancas asomadas desde la ladera al Puente Romano y al río que da nombre a la ciudad. Como principales espacios para visitar, la Plaza de Toros, la Ermita de San Lorenzo, el Castillo y la Iglesia de San Andrés son algunas de las piezas más cuidadas y que evidencian las distinciones que ha recibido el municipio a lo largo de los años. En 1986, el pueblo fue galardonado por su iluminación artística por detrás de la Torre Eiffel y la Gran Mezquita de Estambul, presentando así una inmensidad de opciones para caer rendido al encanto de sus calles.

guardarIakov Filimonov
Foto vía Shutterstock: Iakov Filimonov

Almagro (Ciudad Real)

Ha sido denominada como Ciudad del Teatro, y es que su Corrala de Comedias, declarada Monumento Nacional, es uno de los grandes reclamos de toda Castilla-La Mancha al ser el único teatro de este estilo que se conserva en su totalidad. Manteniendo el espíritu del teatro primigenio, este espacio acoge el Festival Internacional de Teatro Clásico para deleite de los amantes de este arte en todo el mundo.

Pero, más allá de esta joya nacional, el conjunto arquitectónico que rodea su magnífica plaza mayor, hogar del mencionado teatro, es un despliegue de arte y de historia que evoca la época de reyes y bufones. ¡No te olvides de probar sus berenjenas!

guardarJose Luis Vega
Foto vía Shutterstock: Jose Luis Vega

Belmonte (Cuenca)

Visitar Belmonte supone disfrutar de un viaje hasta el siglo XV. Su castillo, perteneciente a dicha época y construido según la tradición gótico-mudéjar, vigila cual centinela desde lo alto de la montaña que protege el pueblo. Desde la montaña, el municipio, custodiado por fuertes murallas, discurre en calles blancas y empinadas atestadas de rincones secretos, como la Colegiata de San Bartolomé o el Palacio del Infante Don Juan Manuel Hotel Spa, antiguo alcázar de la ciudad de bella estampa en el que dormir y comer como si fueras un noble medieval.

guardarShutterstock Iakov Filimonov
Foto vía Shutterstock: Iakov Filimonov

Consuegra (Toledo)

La belleza del pueblo se observa en espacios como el castillo de La Muela o la iglesia neo-mudéjar del Santísimo Cristo de la Vera Cruz; pero, sin duda, su máximo exponente es una de sus mayores atracciones: sus trece molinos. Con la maquinaria del mismo siglo XV en algunos de ellos, esta hilera de tradición e historia, hoy en día acondicionada para albergar museos y centros de interpretación, es uno de los emblemas de la ruta del Quijote. Estos gigantes colocaron la novela de Cervantes y la literatura española en el escaparate del mundo.

guardarleoks
Foto vía Shutterstock: leoks

Valverde de los Arroyos (Guadalajara)

Uno de los pueblos más originales de esta lista se encuentra en plena sierra de Ayllón, espacio geográfico que se ha convertido en uno de los más desconocidos de todo el país. Porque allí habitan bosques, montañas y los famosos Pueblos Negros, siendo Valverde de los Arroyos uno de sus grandes reclamos. Y no son negros por amor al arte, o quizá sí, ya que todas las viviendas y demás edificios que nutren la ciudad se han valido de la pizarra negra para dar vida a una nueva filosofía arquitectónica, a un estilo completamente diferente y atestado de personalidad. Arte en estado puro para celebrar la cotidianidad de la vida. Además, sus alrededores verdes y su Pico Ocejón, uno de los más grandes de la comunidad, ofrecen rutas y todo tipo de actividades para perderse en la naturaleza.

guardarJavi Az
Foto vía Shutterstock: Javi Az

Ayna (Albacete)

Lo que más destaca de Ayna es la exuberancia natural que envuelve el conglomerado urbano, acostado en la garganta del río Mundo. Bosques, desfiladeros y montañas componen un paisaje envidiable que sumen al pueblo albaceteño en el más absoluto encanto, aspecto natural que le ha llevado a autodenominarse ‘la Suiza manchega’. Además, su pintoresco casco histórico se ha convertido en lugar de peregrinaje por los amantes del séptimo arte, ya que en sus calles se rodó la célebre y surrealista película de José Luis Cuerda, Amanece que no es poco (1989).

guardarPedro Oliva
Foto vía Shutterstock: Pedro Oliva

Campo de Criptana (Ciudad Real)

Rivalizando en paisaje con Consuegra, Campo de Criptana es otro de los pueblos emblemáticos de la cultura del molino y una representación fidedigna de la imagen manchega que se ha extendido por todo el globo. Con diez gigantes como grandes estandartes del pueblo, tres de ellos del siglo XVI, el resto de la villa sigue la estética tradicional de semejantes máquinas, con el blanco filtrado en sus calles y el uso del ladrillo para rematar un casco histórico de bello porte manchego. El Convento y el Cristo de Villajos son construcciones que aún conservan su belleza de siempre.

guardarKotomiti Okuma
Foto vía Shutterstock: Kotomiti Okuma

Atienza (Guadalajara)

La provincia de Guadalajara es un misterio para muchos españoles, pero está repleta de pequeñas villas listas para encandilar a los verdaderos amantes de las historias. Y Atienza es uno de sus máximos exponentes, un reducto que huele a Edad Media en cada una de sus rincones, los cuales conforman un conjunto histórico como pocos se conservan en España. Todo ello contemplado atentamente por su impresionante fortaleza, un castillo construido entre entre el siglo XI y XII, un eco del pasado de origen musulmán y modificación cristiana, y que aparece como pieza importante en el Poema de Mío Cid.

guardarKEA SOLUCIONES AEREAS
Foto vía Shutterstock: KEA SOLUCIONES AEREAS

Alarcón (Cuenca)

Otra joya que encontramos en la provincia es Cuenca es Alarcón, célebre por su formidable castillo del siglo XVI, hoy en día convertido en Parador, y por la conservación y limpieza de todo el lugar. El paseo por las calles es uno de los regalos que encierra este pequeño municipio, del que brotan casi por sorpresa edificios tan bonitos como la iglesia de Santa María, y que regala impresionantes atardeceres y hermosas vistas de la pequeña presa del Henchidero.

guardarleoks
Foto: leoks

Pastrana (Guadalajara)

Otro de los pueblos que más destacan en Guadalajara, en la comunidad y en el país en general es esta fuente de tradición que Camilo José Cela describió como “una instantánea de tiempo pasado” en su Viaje a la Alcarria (1963). Y es que el escritor se nutrió de las bondades de la Alcarria, región que abarca buena parte de la provincia castellano-manchega, y añadió Pastrana en el mapa gracias al soplo del pasado medieval de sus calles; al Palacio Ducal, donde vivió la Princesa de Éboli; los conventos de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz; los arcos, la sinagoga judía o la casa de la Inquisición.

guardarJC Aniorte
Foto vía Shutterstock: JC Aniorte

Disfruta del encanto de los pueblos de siempre, de la cultura de nuestra historia más gloriosa y del realce de todos los sentidos con pequeñas escapadas al pasado, presente y futuro de la tierra de los castillos y los molinos. Allí se aglutina la esencia de la tierra y de la arquitectura más bella, de los sabores de siempre y los aromas de la naturaleza, ideal para disfrutar con la persona que más quieres en un fin de semana muy especial.

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!