Publicidad
Novia mojada, novia afortunada: el gran día de Silvia y José Ramón

Novia mojada, novia afortunada: el gran día de Silvia y José Ramón

En su boda no dejó de caer agua en ningún momento, pero los novios nunca antes habían sonreído tanto, tanto tiempo seguido y tan de verdad. Sin duda, un día mágico y lleno de color y positivismo.

  • Real weddings
  • Declaración de amor
  • 2016
  • Madrid

El gran día de Silvia y José Ramón estuvo pasado por agua, pero eso no fue motivo para perder la sonrisa en el momento más especial de sus vidas. Es más, ellos mismos reconocen que nunca antes habían sonreído tanto, tanto tiempo seguido y tan de verdad. Qué gran ejemplo, ¡nos declaramos vuestros fans número uno!

Publicidad

Silvia y José Ramón se conocieron en el ámbito laboral, los dos trabajan en la misma agencia de publicidad y para amenizar esas eternas jornadas de trabajo, al final del día se iban a tomar unas cañas para despejarse y echarse unas risas. Y fue así, poquito a poco y de jueves a jueves, como de compañeros pasaron a ser amigos y de amigos a marido y mujer.

Él organizó un viaje en la Semana Santa del 2015 a su tierra, Castilla y León, y el último día de su estancia en Riaño, ella se despedía de ese maravilloso lugar mirando por el gran ventanal de su habitación y al lado de la butaca donde estaba sentada Silvia, le dejó el anillo… Sin duda, una pedida de mano sutil, elegante, tierna y especial.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

Los novios

Silvia para su gran día confió plenamente en el trabajo de Cristina Piña, ya que admira muchísimo su talento y profesionalidad y se identifica muchísimo con su estilo: elegante y sencillo, pero siempre con algún toque original que marque la diferencia. Realizándole así un vestido muy acorde con su personalidad, resaltando la zona de la espalda.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Un maravilloso vestido de estilo vintage que lució con otra pieza antigua, el anillo de pedida que le regaló José Ramón. Los pendientes fueron su “algo prestado” y eran de la joyería Aguayo.

guardarfoto instantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

Los zapatos que le acompañaron en todo momento de la ceremonia y parte de la celebración fueron unos zapatos personalizados y hechos a medida en color burdeos de zapaterías Resán. Y en cuanto llegó la hora de bailar, se puso cómoda con unas zapatillas Converse con cordones de organza que le regalaron sus amigas.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

El ramo de novia que escogió Silvia para lucir el día de su boda fue de estilo campestre e iba acorde con los mismos tonos de la decoración de la finca: verdes y un magenta intenso, el color del brezo.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

De maquillarla y peinarla se encargó Paco Palacios, un profesional que tiene una mano espectacular, según palabras de la novia. Y ellos juntos apostaron por un recogido bajo al que añadieron un tocado hecho a mano por Cristina Piña y por un maquillaje muy natural.

Por parte del novio, José Ramón se decantó por un elegante chaqué de color azul y lo alquiló en Sagaz. La camisa fue hecha a medida por Taylords y en cuanto a los accesorios, lució su reloj de Hamilton, unos gemelos que le compró un amigo suyo en Nueva York y unos zapatos a medida también hechos en Taylords.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

La ceremonia

La boda de Silvia y José Ramón se celebró el 22 de octubre de 2016 en Valdetorres de Jarama, una iglesia que conquistó a los novios desde el minuto uno por su sencillez, sus originales y grandes columnas y su techos de vigas de madera. Una ceremonia alegre y amena que acabó con hojitas de olivo a la salida de los novios.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

El banquete

El convite tuvo lugar a continuación en la Finca de Soto de Gracia, la primera finca que fueron a ver los novios y la definitiva, ya que les encantó en la primera visita. Les enamoró la espectacularidad del entorno, el personal de servicio, los diferentes espacios que ofrece el recinto, su decoración, el salón amplio que cuenta con grandes ventanales por los que entra una luz maravillosa, el porche con puertas de cristales y hierro donde hicieron las copas y por último, el bodegón principal que hubo en el salón a juego con la decoración de las lámparas. Un espacio rústico y elegante al que no le falta detalle alguno.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

La decoración floral de la finca la realizó Belén de El Invernadero y todo giró en torno al bodegón central que había en el salón que representaba el otoño, realizando diferentes combinaciones de pequeños bodegones otoñales con granadas, piñas y brezo, que fue la flor principal de la boda.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

El catering corrió de la mano de Leal Maese y fue todo un acierto por la originalidad y exquisitez de sus platos. Todos los invitados quedaron muy satisfechos.

En cuanto a la temática de los meseros, los nombres de las mesas fueron bares especiales a los que los novios solían ir con con diferentes grupos de amigos, por los que cada mesa tenía su bar asignado.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

Una boda de lo más divertida en la que no faltó ni un detalle: un cigar bar con cajas de madera, mecheros, cortapuros, botellas de alcohol antiguas…, un mini rincón con cubretacones de diferentes tamaños, maletas antiguas con pashminas de colores, bailarinas plegables, palés pintados con mensajes bonitos y positivos y candy bar que fue obra de una amiga de la novia.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

Baile de los novios

Silvia y José Ramón quisieron evitar ese momento de protagonismo por la ausencia del padre de ella, ya que no quería vivir un momento que siempre había imaginado bailando con él. Pero la música no dejó de sonar en ningún momento de la celebración y sonaron dos canciones muy especiales, una de ellas el tema musical Mr.Brightside del gupo The Killers.

guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes
guardarfotoinstantes
Foto: Fotoinstantes

Una boda en la que cada detalle fue captado por el equipo de Fotoinstantes. Imágenes que hablan por sí solas y que transmiten cierta sensibilidad, instantáneas que destacan por su iluminación y naturalidad, y que muestran todo lo que vivieron ese día tan especial. El vídeo de la boda fue un regalo de sus amigos Good Company y también hicieron un trabajo excepcional.

Silvia y José Ramón, ¡muchas felicidades por vuestra unión y por haber querido compartir vuestro día con todos nosotros!

Lugar de celebración: Finca de Soto de Gracia | Vestido de novia: Cristina Piña | Traje de novio: Sagaz | Complementos de novia: Numinsa| Floristería: El Invernadero | Wedding planner: The big Day | Decoración: Flow-Made Wedding | Catering: Leal Maese Fotógrafo: Fotoinstantes | Videógrafo: Good Company | Maquillaje y Peinado: Paco Palacios |

Quizás también te interese:

Diversión y mucho amor: así fue la boda de Raquel y Arturo

Y comieron perdices: el gran día de Anna y Frederic

Nunca es tarde: la boda de Carmen y Fernando

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Numinsa Joyerías
Cristina Piña Novias Diseñadores de novia
Fotoinstantes Fotógrafos bodas
The Big Day Wedding planners
Finca Soto de Gracia Fincas bodas
Leal Maese Catering Catering bodas
SAGAZ Tiendas novio
Publicidad

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!