¿Por que el príncipe Harry y Meghan Markle han roto con el protocolo de las bodas reales?

¿Por que el príncipe Harry y Meghan Markle han roto con el protocolo de las bodas reales?

Los duques de Sussex han cambiado la dinámica de las bodas reales con una celebración repleta de detalles únicos y revolucionarios.

  • Actualidad
  • International
  • Celebrities

Desde el sábado pasado, las bodas reales tendrán un antecedente que indica cambio, al menos en la corona británica. Y solo ellos podían hacerlo: el príncipe Harry, miembro díscolo de la familia real en su adolescencia, cercano y querido en su madurez; y Meghan Markle, actriz y feminista declarada. Y no solo se han desmarcado del estricto protocolo real en muchos sentidos, sino que toda la sociedad británica lo ha aceptado y celebrado.

La monarquía británica siempre ha destacado por su sobriedad y tradición, aparentemente inquebrantable a lo largo del tiempo. Sin embargo, esta modernización de la Casa Real Británica que hemos apreciado en los últimos años no depende solo de los recién casados; el príncipe Guillermo y Kate Middleton también han formado parte de esta reforma, tanto en el protocolo de la vida pública como en su vida íntima, alejada de ciertos lujos propios de la realeza. Esto no ha hecho más que empezar.

guardarCordon Press
Foto: Cordon Press

Pero hablando de bodas propiamente dichas, Harry y Meghan lo han bordado. Estas son las diferencias con el resto de nupcias reales:

1. Nadie entregó a Meghan

La tradición de que el padre acompañe a su hija hasta su futuro marido es una de las herencias de una sociedad machista. Porque, hace años, las hijas pertenecían a sus padres y las bodas servían para entregarlas a otro hombre. Ese cambio de manos propiciaba que la chica pasara del padre al marido, encargado de custodiarla a partir de entonces. Un paso de poderes, vaya, que ya no representa lo mismo, pero que queda como recordatorio de las manchas del pasado.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Pero Meghan, no. Una reciente operación del padre impidió al hombre acudir a la cita; aun así, ella no necesitó ese símbolo: acudió hasta el altar con la compañía de diez damas de honor y pajes; Carlos, príncipe de Gales y padre de Harry, la esperaba a mitad de camino solo para acompañarla, sin entregarla como moneda de cambio. Un simple gesto que Meghan pidió personalmente a su entonces futuro suegro y que él, acuciado por la buena relación que se ha gestado entre ambos, no dudó en aceptar.

guardarCordon Press
Foto: Cordon Press

2. Boda multicultural

Debido a la restrictiva tradición de algunas monarquías, situaciones normales en la vida real resultaban impensables en el universo de la realeza. Hasta ahora, por supuesto. Porque, si ya se habían casado americanas con ingleses en la corte británica, así como mujeres alejadas de la nobleza, lo de Meghan Markle va mucho más allá. La madre de la duquesa de Sussex, Doria Ragland, afroamericana y trabajadora social, muy alejada de la alta sociedad que siempre ha rodeado a Harry, fue una de las figuras más relevantes durante la velada. 

Hace años, la mezcla de mundos tan dispares habría sido un escándalo por los prejuicios, la falta de conciencia social, el fuerte poder de la tradición y la intolerancia del pasado. Hoy, ya no. Descendiente de esclavos, la mujer se convirtió el pasado sábado en una de las estrellas durante una boda real en Reino Unido, hecho que ejemplifica el relajamiento de los corsés de la Casa Real Británica y el trabajo de los nietos de la Reina Isabel II por propiciar el cambio. Como ya se ha comentado, el asunto de la raza ha tomado una nueva perspectiva gracias a esta boda.

guardarCordon Press
Foto: Cordon Press

3. Discursos y música

La ceremonia fue conducida por tres pastores diferentes, todos ellos anglicanos. Para desarrollar la ceremonia tradicional, el encargado fue el deán de Windsor, David Conner, tal y como ya habíamos anunciado en artículos previos a la gran boda del año. También sabíamos que el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, sería el oficiante de los votos matrimoniales. Pero la sorpresa llegó de la mano del tercer pastor, Michael Curry, de Chicago y primer obispo afroamericano en lo más alto de la iglesia Episcopal. 

El obispo Curry no solo se encargó de resaltar la importancia del matrimonio entre los miembros de dos culturas diferentes, sino que se convirtió en un destacado participante al subrayar la importancia del amor, la figura de Martin Luther King y gesticular intensamente durante su sermón, tal y como acostumbran los pastores afroamericanos y a diferencia de los sacerdotes británicos, mucho más comedidos y sobrios. Todo ello fue recibido con alegría por parte de los invitados y los curiosos, así como la canción Stand by me que sonó tras la homilía en las gargantas de un coro góspel. Un hito para una boda real británica, sin duda.

guardarCordon Press
Foto: Cordon Press

4. Se acabó el “obedecer”

Hasta este sábado, las bodas reales no habían variado apenas su contenido. Mientras que en el pasado la mujer juraba “obedecer” a su esposo durante el intercambio de votos, en esta ocasión, los ya duques de Sussex se han jurado “amar, consolar, honrar y proteger”. Meghan Markle ha destacado siempre por su activismo en pos de la igualdad de género y, cómo no, su influencia se tenía que notar en un momento tan importante a nivel personal y social. El tema de “obedecer”, con una palabra tan estricta y autoritaria, ha sido interpretado como un mal vestigio del pasado, por lo que no se ha mencionado durante el gran día.

guardarCordon Press
Foto: Cordon Press

5. Invitados de todo tipo

Aunque en las bodas reales siempre se ha visto a algún invitado del mundo del espectáculo o del deporte (David Beckham siempre acude sin dejar indiferente a nadie), esta vez ha habido un desembarco mucho mayor de personas alejadas de la realeza. Entre ellos, muchos actores y actrices cercanos al círculo ‘hollywoodiense’ de Meghan Markle, pero también del mundo de la música o del deporte. Destacan, aparte del mencionado Beckham y su esposa Victoria, Oprah Winfrey, la tenista Serena Williams, Elton John y su marido, David Furnish, George y Amal Clooney, James Corden, James Blunt o Idris Elba. La realeza empieza a abrir sus puertas al resto de universos.

guardarCordon Press
Foto: Cordon Press

Estos pequeños detalles son realmente importantes, más de lo que pudieran parecer. Guillermo y Harry, junto a Kate Middleton y Meghan Markle, están intentando cambiar la seriedad y restricciones de la corona británica por una mayor tolerancia y reducción del elitismo. Hablamos de un comienzo que se verá reflejado a nivel general; estamos ante el acercamiento de diferentes mundos que empiezan a limar sus fronteras.

Quizás también te interese: 

El príncipe Harry y Meghan Markle: todos los detalles de la boda más importante de 2018