¿Qué harías si tu jefe te pagara la boda? ¡A este chico le pasó! ¡No te pierdas el vídeo!

¡Los jefes son imprevisibles! Muchos de ellos son la comidilla en las típicas reuniones de amigos y familias, ¡tanto por razones buenas como por menos buenas! Pero el protagonista de hoy es Chieh Huang, el CEO de la empresa Boxed, un portal basado en el envío de la compra diaria a domicilio.

En este caso, las conversaciones que este jefazo suscitó fueron positivas, ¡muy positivas! ¿Quieres saber lo que hizo?

Boxed
Foto: Boxed

Chieh Huang convocó a todos sus trabajadores en uno de los grandes almacenes de su empresa. Como compañía importante en el sector de ventas al por mayor en Estados Unidos, el espacio era enorme y estaba lleno de cajas y maquinaria. Y sus empleados llegaron. El grupo era fantástico, multirracial y muy joven. En su cara se veía claro: querían comerse el mundo. Todos ellos estaban muy nerviosos por esa convocatoria que ninguno entendía.

Con un lenguaje desenfadado, el CEO empezó un discurso protocolario que guardaba un as en la manga: “Ha sido un camino complicado para todos nosotros, todos habéis comenzado a formar parte de esta familia. Así que empezamos a pensar qué más podríamos hacer por vosotros y qué más podríamos ofrecer a nuestra gente“. ¿Qué, Chieh Huang? ¿Qué nuevas les traes a estos chicos?

En mitad del speech, el jefazo mencionó a Marcel, uno de sus trabajadores. El chaval se colocó junto a Huang y el CEO contó su historia. Marcel llevaba tiempo trabajando siete días a la semana y con turnos dobles para poder pagar su boda. Además, su madre estaba enferma y la situación había incrementado su grado de dureza. Mientras Huang hablaba, ninguno de los asistentes pudo reprimir las lágrimas, incluso el orador, que tuvo que frotarse los ojos varias veces con la manga. La novia de Marcel, que se encontraba entre el personal, se unió a su chico en ese momento tan especial. Todos lloraban. El escenario se había convertido en un hervidero de emociones. Brutal.

Y, de repente, Huang soltó la bomba: “Nos encantaría pagar vuestra boda”. Marcel, que ya tenía el corazón en un puño, recibió la noticia de una forma especial: se dio un paseo para asimilar la noticia y reprimir la cascada de lágrimas y emociones que estaba a punto de desatarse. Todos aplaudieron y Marcel abrazó a su jefe.

Pero aún había tempo para más. Dirigiéndose a toda la sala, Huang siguió hablando: “Vamos a pagar las bodas de todos vosotros. Así que, mucha suerte en encontrar a la persona ideal para casaros con ella“. Los vítores y los abrazos se multiplicaron. ¿Acaso resulta extraño? ¡A nosotros no!

¿Qué fin había detrás de todo esto? No queremos saberlo. Lo único claro es que Marcel y su chica podrán cumplir su sueño sin sufrir. A veces, ¡un poco de ayuda no viene mal!

Quizás también te interese:

¿Qué harías si te robaran la boda? ¡A esta pareja le pasó!

“¿Puedo ser tu padre?” Así se declaró este chico a la hija de su novia

Cómo organizar una boda paso a paso: cuenta atrás desde 12 meses antes

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información