¿Qué se siente cuando te enamoras?

Aunque parezca el tema más trillado del mundo por su cotidianidad, enamorarse no deja de ser uno de los sentimientos más placenteros y excitantes que una persona pueda experimentar a lo largo de su vida. Lo vemos por todas partes: el amor está en el aire, y las canciones, las películas y cientos de poemas nos recuerdan que el enamoramiento existe y que disfruta muchísimo volviéndonos locos. 

ARSFoto
Foto: ARSFoto

Distintas formas de sentir

Todos tenemos amigos o conocidos que se enamoran con la misma facilidad con la que se desenamoran, y es precisamente esta condición efímera la que nos lleva a pensar que el enamoramiento está siempre en un precipicio dispuesto a saltar al vacío en cualquier momento.

Hay personas que casi no pueden dormir. Tienen los ojos como platos y, aun estando cansadas, derrochan una energía desbordante. Otros pierden totalmente el apetito porque en sus estómagos ahora viven oleadas de mariposas que revolotean día y noche. En ocasiones, parece que nos han inyectado un chute de la droga más potente del mundo aplicada directamente en vena y con absorción inmediata. Un estado entre el Nirvana y la apnea que te deja completamente K.O.

¿Una única respuesta?

Somos muchos los que intentamos unir las piezas y conseguir respuestas certeras, pero realizar un “análisis sobre los sentimientos prematuros del enamoramiento” es intentar poner en palabras algo inmaterial que sólo puede vivirse en primera persona.

Tamara Ruibal
Foto: Tamara Ruibal

Cuando se está enamorado

Llegados a este punto, sin negar la subjetividad del asunto, compartiremos con vosotros nuestra forma de entender lo que se siente cuando se está enamorado.

Enamorarse es rendir mucho más, es dormir sabiendo que antes y después de cerrar los ojos, tu cerebro y tu corazón van a estar en total sintonía. Es mirarte al espejo y que, a pesar de tus ojeras matutinas, sientas que la belleza está en tu mirada, en tus gestos, en tu sonrisa. Es convertir el día más frío y lluvioso de invierno en una eterna primavera.

Cuando te enamoras, los cambios se sienten tanto a nivel físico como mental y es difícil esconder lo que estás viviendo. Solemos compartirlo con la gente a la que más queremos poniendo sobre la mesa las dudas, las inseguridades…, pero sobre todo la euforia descontrolada que se siente y la resaca del día siguiente… ¡vale mucho la pena!

El enganche debe ser fácil de manejar. Necesitar a alguien no es estar enamorado. Ser dependiente puede causar mucho daño y a medida que aumentan nuestras expectativas, lo hacen también las posibles decepciones. Hay que practicar – aunque a veces cueste – un enamoramiento sano. Hay que querer bien.

Gio Valdebenito
Foto: Gio Valdebenito

¿Enfermedad no catalogada?

El enamoramiento, como tantos psicólogos dicen, puede considerarse una “enfermedad”. Enamorarse es amar las coincidencias; Es una ceguera completa, un miedo constante al fracaso, un programar tu día en base al objeto de tu amor. Es un acoso a tu smartphone, que recibe más de 200 miradas por si parpadea el Whatsapp y varios cuadros de hipertensión y taquicardia repartidos a lo largo del día.

Pero, ¿sabéis qué? Que para curarse de esta “enfermedad” y que pueda evolucionar sanamente hay un remedio maravilloso: el amor. Si sabes sobrellevar el enamoramiento y consigues salir airoso, llegas a un sitio fantástico donde no hay límites ni barreras. Donde no sólo ves lo que te gusta del otro, sino que aprendes a enamorarte de las diferencias y a quererte más a ti mismo. Lo que antes te atemorizaba, ahora es tu zona de confort, un territorio sembrado y cultivado por los dos.

Martina California
Foto: Martina California

Que nadie te agüe la fiesta

Pienses lo que pienses y sientas lo que sientas, el enamoramiento es el atontamiento más perfecto y maravilloso que puede afectar al ser humano. Es un estado que saca a la luz lo mejor de ti y te ayuda a relativizar todo lo que te hace daño o no te gusta, porque sabes que lo que estás viviendo es único, es tu verdad y te pertenece sólo a ti. Por lo que, si nos permites un consejo, no lo exprimas todo al principio, deja que sigan aflorando algunos síntomas durante la larga travesía que enlaza el enamoramiento con el amor, porque las municiones (en el amor y en la guerra) siempre son necesarias.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Comentarios (9)

Escribir un comentario

Detalles chic de invitadas de boda: cuando la cámara se fija en ellas
Detalles chic de invitadas de boda: cuando la cámara se fija en ellas
Cuando a cualquiera de nosotras nos llega una invitación para una boda, en lo primero que pensamos es en el modelito que luciremos. De hecho, si tenemos varias bodas a las que asistir a lo largo de año intentamos no repetir modelito por nada del mundo y preparar para cada ocasión uno diferente. Algo que no es fácil, ¿a qué no, chicas?
Foto: Mónica Carrera
Cuando los detalles colman de felicidad: la boda de Laia y Edgar
Descubre cómo vivieron estos novios su gran día y la bonita celebración que prepararon. ¡Clásica, romántica y con mucho estilo!
Cuando menos lo esperas: la boda de Estíbaliz y José Antonio
Cuando menos lo esperas: la boda de Estíbaliz y José Antonio
Aunque siempre habían pertenecido al mismo grupo de amigos, hicieron falta unas gafas de sol extraviadas para que Estíbaliz y José Antonio se fijasen el uno en el otro. A partir de ahí comenzó una historia que acabó en una boda llena de detalles. ¡No te la pierdas!

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información