¿Qué tipo de luna de miel es mejor para ti? ¡Hay 12 diferentes!

La luna de miel es uno de los momentos más importantes de la boda. Aunque no sea una partida de la propia organización, es uno de los premios finales para superar el estrés. Y con la felicidad del gran día, la cita se afronta con mucha más emoción.

Pero, antes de empezar a preparar este gran momento, es importante saber que no todas las lunas de miel son iguales. De hecho, hay tantos tipos de viajes de novios como clases de parejas. Por ello, cada una de ellas debe escoger la que más se amolde a su personalidad e intenciones. ¿Cuáles de las siguientes conoces?

Martin Valigursky
Foto vía Shutterstock: Martin Valigursky

Viaje de compromiso

En la vida, cualquier momento es digno de celebración. Por eso, tras el “sí” del novio o de la novia a la petición de matrimonio, ¿por qué quedarse en casa? No hay nada como celebrar el amor, más si acaba de iniciarse un compromiso, aunque sea un finde de relax o un viaje con todas las letras. Aún queda tiempo para la boda y seguro que un gasto de estas características es factible.

Peter O'Toole
Foto vía Shutterstock: Peter O’Toole

Preluna de miel

Un viaje antes de la boda, ya sea grande o pequeño, para calmar los nervios previos al gran día y aligerar el estrés tras la ardua organización. En este sentido, lo mejor es un viaje de relax, con spas, playas, piscinas y buen tiempo como protagonistas. Son viajes ideales para la puesta a punto, por lo que los masajes y demás tratamientos no están de más.

Luna de miel de aventura

En este tipo de luna de miel, la aventura y la naturaleza componen la columna vertebral de la experiencia, apoyada en las diferentes actividades que sirven para darle movimiento. Pero, antes de nada, conviene saber que el equipaje no tiene por qué ser una mochila como para recorrer a pie las Montañas Rocosas, aunque no está de más llevar una para los momentos de excursión. Los lugares para hospedarse surgirán en medio de selvas, bosques y desiertos, por lo que se conocerán de primera mano los alojamientos autóctonos con todas sus ventajas e inconvenientes.

Así, entrando en materia, en este viaje de novios destaca el espacio natural de lugares como Vietnam, Nepal, Costa Rica o Tanzania, donde caben actividades como el trekking, el buceo, el rafting, el barranquismo o la espeleología. Los recuerdos se cuentan por cimas alcanzadas, kilómetros recorridos o especies de peces avistados.

kovop58
Foto vía Shutterstock: kovop58

‘Babymoon’

Un bebé está en camino y este viaje llega como el último de la pareja como tal, al menos de momento. Depende mucho del estado de la embarazada, pues variará según la cercanía del día del nacimiento. Si se encuentra en los primeros meses, el turismo es factible e incluso pueden venir bien a la madre y al bebé; si está en los últimos meses, quizá haya que obviar el avión y optar por unas vacaciones de relax total.

Luna de miel con amigos

Ideal para las parejas más abiertas, que adoran la independencia y cuyos amigos son un pilar fundamental en su vida, mucho más que de costumbre. Y aunque parece típico en las parejas jóvenes, lo es y mucho en las que deciden casarse tarde. Son viajes con un aire bohemio muy interesante en el que no falta de nada al mismo tiempo.

Esta luna de miel, cómo no, combina el turismo con muchos momentos de relax, baños, comidas y pequeñas fiestas. En este tipo de viajes, es muy común alquilar barcos y fondear en diferentes calas, hacer cenas a bordo, roadtrips y, en definitiva, celebrar el amor y la vida.

Halfpoint
Foto vía Shutterstock: Halfpoint

Luna de miel cultural

La cultura centra el viaje de novios, ya sea por el tipo de turismo o por la idea de asimilar la cultura de un país concreto, sobre todo si es muy diferente a la propia (africana y asiática en el caso occidental). La aventura se desarrolla entre arquitectura, escultura, pintura, música y tradiciones a través de edificaciones, museos y espacios destinados al aprendizaje y a la transmisión cultural. Se completa con buenas comidas, degustando platos y delicatessen locales, así como del vino, muy típico en las lunas de miel englobadas en lugares como España, California, la Provenza o la Toscana.

Luna de miel familiar

Aunque no es obligatorio, es genial para los recién casados que ya tienen hijos. La luna de miel sería el momento perfecto para unas vacaciones con más presupuesto y un horizonte mucho más amplio para viajar.

TravnikovStudio
Foto vía Shutterstock: TravnikovStudio

Luna de miel múltiple

¿Por qué limitarse a un viaje? En lugar de gastar todo el presupuesto en unas vacaciones al fin del mundo, la solución de esta opción es dividir el viaje en varios, con todas las posibilidades que ello conlleva. Evidentemente, cada uno de ellos será menos ambicioso, pero con más posibilidades de ambientes, culturas y actividades.

Miniluna de miel

Se produce inmediatamente después de la boda, pero es mucho más corta y el motivo de su organización no es otro que el de hacer menos amarga la espera hasta la luna de miel real. Esta, por algún motivo, como podría ser la coincidencia con las vacaciones  o el aprovechamiento de la temporada baja, tendría lugar varios meses después, lo cual requeriría una solución a corto plazo. ¡Un miniviaje, claro que sí!

Preluna de miel en solitario

Consiste en un viaje de relax previo a la boda, pero realizado en solitario, sin la compañía de la pareja. En estas ocasiones, muchos novios aprovechan el viaje para llevarse a amigos y familiares con los que relajarse antes de dar el gran paso de sus vidas.

Day2505
Foto vía Shutterstock: Day2505

Luna de miel diminuta

Consiste en alargar la estancia en la ciudad en la que se ha celebrado la boda, siempre y cuando esta esté fuera del lugar de residencia de la pareja. Se dilata la sensación de boda y se descubre con mayor intensidad un lugar, con la llama del amor crepitando más que nunca.

Luna de miel unplugged

El término unplugged, que literalmente significa “desenchufado”, se utiliza para las sesiones musicales que interpretan los grupos sin instrumentos electrónicos, limitándose al sonido en acústico y a una atmósfera muy intimista. Da título a numerosos discos de bandas míticas y, para vuestra luna de miel especial, podéis coger el apelativo, siempre y cuando estéis totalmente desenchufados de la tecnología: ni móviles, ni tablets, ni televisión, ni Internet. Nada de nada.

Mila Supinskaya Glashchenko
Foto vía Shutterstock: Mila Supinskaya Glashchenko

¿Con cuál te quedas? Puedes hacer varios viajes o, simplemente, optar por el viaje de siempre en el que mezcles la esencia de todas estas lunas de miel. ¡Seguro que lo pasáis en grande!

Quizás también te interese:

Cómo elegir el destino para el viaje de novios en 5 pasos

Los destinos de moda para tu luna de miel

Los 5 mejores lugares desconocidos para el viaje de luna de miel

Escribir un comentario

Hay 10 tipos de abrazos y todavía no sabes todo lo que dicen sobre tu relación de amor o amistad
Hay 10 tipos de abrazos y todavía no sabes todo lo que dicen sobre tu relación de amor o amistad
Los expertos no guían en esta aventura por el universo del abrazo para descubrir todo el significado que guarda en su interior.
9 destinos poco turísticos perfectos para hacer una escapada en pareja
9 destinos poco turísticos perfectos para hacer una escapada en pareja
Lugares desconocidos donde tú y tu media naranja podréis disfrutar en la intimidad. ¿Cuántos de estos sitios conoces?
Las mejores rutas de senderismo del mundo para una luna de miel diferente
Las mejores rutas de senderismo del mundo para una luna de miel diferente
Sumérgete en los paisajes más espectaculares del mundo con un viaje de novios repleto de aventuras emocionantes.

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información