Se casa con un robot y celebra la boda del año en China

Se casa con un robot y celebra la boda del año en China

Un ciudadano chino da el "sí, quiero" a una robot. ¿Será este el futuro de las bodas?

  • Actualidad

Se llama Zheng Jiajia, tiene 31 años y estaba cansado de la presión a la que la sociedad china y su familia le sometía ante la idea de no casarse. Esta es la curiosa historia de lo que podría llamarse “la boda del año“.

Así es. Este ciudadano chino ha decidido tomar una iniciativa singular y que da un paso más en las bodas y en lo que a tecnología se refiere, creando un robot y casándose con ella. Zheng Jiajia es ingeniero y nadie mejor que él para crear a su mujer perfecta.

La ceremonia se celebró el pasado viernes y a ella asistió su madre y amigos y compañeros de la universidad. Fue sencilla pero “creíble”, ya que hasta la novia lució el típico velo rojo, propio de las chicas que se casan en el país asiático y propio de su cultura. Después pasaron a la posterior celebración en la que hubo banquete y la pareja también tuvo regalos.

¿Tiene o no validez legal? Pues la verdad es que no, al menos, aún.

guardarFoto: Zankyou
Foto: Zankyou

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Según detallan los medios, tras varios fracasos amorosos, el ingeniero decidió apostar por su formación y experiencia, creando a finales de 2016 un androide femenino al que llama Yingying. Él es experto en inteligencia artificial y diseña y crea robots en la ciudad de Hangzhou, cerca de Shanghai.

Podría decirse que “su relación” tiene una duración de dos meses, pero este no ha sido impedimento, ya que se han dado el “sí, quiero”. Y es que son muchas las personas, hombres y mujeres, que en China sienten la presión de la sociedad ante la idea de casarse a partir de los 20 años. El ingeniero ha contado que optó por fabricarse su propia esposa después de que su familia y amigos llevaran tiempo presionándole para que se casara y no ser capaz de dar con su media naranja.

La robot es capaz de hablar mediante una conexión a un ordenador con textos y archivos de audio almacenados, además puede reconocer fotografías y objetos. Uno de los inconvenientes que no puede andar, ya que aún no está programada para ello y Zheng Jiajia tiene que cargarla en brazos. Su peso es de 30 kilogramos. Para el futuro, el ingeniero se plantea dotarle de nuevas funciones que en un futuro que le permitan pasear y realizar otras tareas.

Como siempre decimos, ¡felicidades pareja!

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!