Una gran boda vegetariana

El lugar del banquete antes de empezar
El lugar del banquete antes de empezar

Hoy continuamos con la segunda y última parte sobre el relato de Mi gran boda vegetariana… Como los trajes ya estaban en la cabeza, sólo había que materializarlos, el siguiente paso era definir el banquete de bodas… que bien suena eso del banquete de bodas.

Una gran boda vegetariana en plena naturaleza
Una gran boda vegetariana en plena naturaleza

De nuevo la vida, que me ha regalado y regala tantas cosas, me permitió contar con amigos y amigas para todo esto. El menú era un regalo que le hacíamos a nuestros amigos vegetarianos (que siempre son los “diferentes” en estas celebraciones) y una sorpresa diferente para los omnívoros, que suelen encontrarse más o menos lo mismo en todas las bodas.

Lo primero, y dado que era julio, fue una batería de jugos naturales a base de frutas como mango, papaya, melón, piña y fresa, zanahoria y manzana y una limonada con menta de la que nos bebimos decenas de litros.

Algunos de los invitados disfrutando del menú vegetariano
Algunos de los invitados disfrutando del menú vegetariano

Cuando la sed estaba calmada, y no por ello el estómago lleno, sino todo lo contrario, pasearon una serie de tartaletas hechas con tortillas de maíz (como las mejicanas) con “hummus” de diferentes colores que se correspondían con los sabores: calabaza, albahaca, remolacha…; empanadillas de lentejas (qué éxito), parecen de chorizo decían los carnívoros; pan en forma de grisines de diferentes sabores para “dipear”; berenjenas con miel de caña y sésamo; makis vegetales y chupitos de crema fría de melón.

Después de este aperitivo la siguiente tanda de exquisiteces fue de: Pakoras y Samosas hindúes con chutney de tamarindo y raíta; croquetas de setas y trufas; brazo gitano de gorgonzola, nueces y apio y crepes de espárragos verdes. Hhhhuuuummmm se me vuelve a hacer la boca agua recordando estos sabores.

Los recién casados
Los recién casados

A continuación, pasaron brochetas de verduras con diferentes salsas y luego llegó una excelente paella vegetariana hecha en la barbacoa de leña de la finca, que preparaban mientras todos devorábamos los aperitivos y entrantes.

Ahí ya hubo quien desistió de seguir comiendo. Todo esto mientras seguíamos prefiriendo consumir más zumos de los del principio en vez de refrescos u otro tipo de bebida.

Dejamos un poquito de reposo para que digirieran todos los ricos, sabrosos y sanos alimentos vegetarianos para entrar con los postres, como siempre en porciones pequeñas para probar de todo: sorbetes de frutas; mousse de lima con frutos rojos, tatín de manzana y mousse de chocolate negro y blanco. Café e infusiones calientes y heladas.

El momento del vals de los recién casados
El momento del vals de los recién casados

El brindis fue con un fresquísimo cava sin alcohol. Que ayudó a preparar los cuerpos para el baile, el cual comenzó con “Sensa fine” y continuó con la cumbia “Vacación” de Nelly Furtado, para que el aroma de tantos amigos sudamericanos que no pudieron estar presentes con cuerpo físico estuvieran en presencia.

Las Gabrielas, encargadas del menú vegetariano, y la novia
Las Gabrielas, encargadas del menú vegetariano, y la novia

Así transcurrió la comida de nuestra gran boda vegetariana, al atardecer sólo quedábamos la familia más próxima y, por si no habíamos tenido bastante y dado que el baile nos había abierto más el apetito servimos una cenita con:

· Vichyssoise de espárragos blancos y lascas de trigueros y avellanas

· Ensalada tropical: lechugas variadas, piña, zanahoria, mango, tomatitos y vinagreta con cebolla confitada

· Platos de queso, lomo y jamón (concesión para los más desesperados)

· Ragout de rape y langostinos con arroz basmatti a la naranja y almendras (para gourmets)

· Seitán con strogonoff de boletus

· Helado de menta y pistachos; tejas y trufas y para la conversación

· Café e infusiones

Todo ello preparado con mimo por mis amigas Gabriela Tassile y Gabriela Bustamante (entre otras cosas hacen el catering diario del “Hormiguero” en Cuatro) que se esmeraron con todo su cariño porque todo fuera perfecto… y doy fe de que lo lograron.

Los recién casados admirando el atardecer
Los recién casados admirando el atardecer

Y así transcurrió uno de los días más felices de mi vida. La verdad es que todo salió tan bien, tan armonioso, tan auténtico y verdadero… no estaban todos los que son pero por una vez si fue cierto que si que son todos los que estaban.

Si tuviera que empezar a agradecer a todos y cuantos colaboraron de una u otra forma creo que necesitaría dos “posts” más, especialmente a mi esposa, a Juan Carlos Urosas por la música y a todos los hermanos y consortes de El Pilón de la Calleja y a las Gabrielas que materializaron mis sueños… GRACIAS.

Igualmente gracias a Amaya Barriuso por permitirme recordar y contar esta maravillosa experiencia a través de Zankyou.

Ya habéis visto, si queréis escribir sobre vuestra boda, y compartir y recordar con todos nosotros ese día inolvidable, no tenéis más que escribirme.

Más información sobre

Comentarios (3)

Escribir un comentario

Una boda ideal en un bosque de ensueño: el gran día de Samara y Miki
Una boda ideal en un bosque de ensueño: el gran día de Samara y Miki
Toda la vida juntos. La historia de Samara y Miki es una de esas con las que toda mujer sueña. Se conocieron en el instituto y durante un partido de baloncesto surgió la chispa. ¡Todo fue ideal desde el primer momento!, desde el que no se han separado ni un solo segundo.
La magia de una boda a través de la cámara: así vive tu gran día un fotógrafo
La magia de una boda a través de la cámara: así vive tu gran día un fotógrafo
Elegir el momento preciso para hacer las mejores fotos de tu boda es un trabajo para el que se requiere un gran amor por lo que se hace. Eso es lo que consigue cada día las cámaras de Lucía Romero fotografía, una fotógrafa de bodas que hoy nos cuenta cómo vive ella cada enlace detrás de la cámara. ¡No te lo pierdas!
De una boda sale otra: el gran día de Adriana y Juan Luis
De una boda sale otra: el gran día de Adriana y Juan Luis
Dicen que de una boda sale otra y en el caso de Adriana y Juan Luis, el dicho se hizo realidad. Seis años después de conocerse en la boda de unos amigos, ellos celebraran su propio enlace, lleno de detalles. ¡Te lo contamos en este post!

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información