Una novia convertida en ninfa de los bosques para una preciosa boda rústica

Una novia convertida en ninfa de los bosques para una preciosa boda rústica

Todas las bodas tienen su encanto pero cuando se celebran en pequeños pueblos en un ambiente mágico para los novios y sus invitados, ese encanto se dispara e impregna cada recuerdo y cada imagen. Así fue la preciosa boda de Yolanda y Nacho, ¡descubridla!

  • Real weddings

Todas las bodas tienen su encanto y eso es algo innegable, pero cuando se celebran en pequeños pueblos de la geografía española, en un ambiente rural y mágico para los novios y sus invitados, ese encanto se dispara e impregna cada recuerdo y cada imagen. Eso fue precisamente lo que sucedió en la boda de Yolanda y Nacho, una pareja que escogió para su enlace el pequeño pueblo de Valdeprados  y la finca Aldeallana, ambos en la provincia de Segovia.

guardar
La boda de Yolanda y Nacho se celebró en un ambiente rústico. Foto: Imaginart fotografía.

Deseosos de contar con el buen tiempo a su favor, Nacho y Yolanda decidieron darse el sí quiero en pleno mes de junio. Para la realización de su reportaje de boda escogieron al equipo de Imaginart fotografía que llegó dispuesto a captar cada detalle del gran día de esta joven pareja.

guardar
El equipo de Imaginart fotografía fue el encargado de captar cada detalle de este enlace. Foto: Imaginart fotografía.

Como lugar de celebración, Yolanda y Nacho optaron por una pequeña y romántica iglesia en la que el novio esperó impaciente la llegada de su chica que se hizo esperar antes de hacer su aparición en un coche antiguo propiedad de su tío.

guardar
Yolanda llegó en un coche clásico propiedad de su tío. Foto: Imaginart fotografía.

En ese momento se desvelaba uno de los secretos mejor guardados de todo enlace: el vestido de la novia. Yolanda estaba preciosa con un vestido de Iván Vaz Pilo al que ella misma había dado forma con ayuda del diseñador. “Desde el principio quise que el vestido fuese mágico”, explica Iván Vaz. Y sobre esa idea trabajaron mano a mano hasta dar lugar a un espectacular vestido realizado en gasa, organza y crep de seda, con el que la novia parecía una verdadera ninfa de los bosques.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

guardar
El vestido de novia de Yolanda estaba diseñado por Iván Vaz. Foto: Imaginart fotografía.
guardar
Como en todas las bodas, el vestido de la novia fue uno de los secretos mejor guardados hasta su llegada a la iglesia. Foto: Imaginart fotografía.

La parte superior, de corte lencero con escote en la espalda, hacía que el vestido fuese más fluido y relajado. El escote de la espalda iba rematado con dos pequeñas capas que simulaban las alas de las ninfas. Las hombreras se realizaron a mano con pedrería, al igual que el cordel a la cintura. Y como colofón, una preciosa cola que caía en degradé simulando las hojas de los árboles caducos. ¡Más de 60 metros de tela se emplearon para el vestido!

guardar
La cola del vestido caía en cascada simulando hojas de árboles. Foto. Imaginart fotografía.

La corona de flores con la que Yolanda remató su look y el ramo con flores silvestres de diferentes tonalidades le daban ese toque de dulzura y romanticismo que toda novia busca para su gran día.

guardar
Yolanda dejó su pelo suelto con una corona de flores. Foto: Imaginart fotografía.
guardar
El ramo de la novia completaba su look de ninfa. Foto: Imagnart fotografía.

Tras la ceremonia llegó el momento de encontrarse de nuevo con los amigos y familiares, de recibir las felicitaciones y de trasladarse hasta la finca Aldeallana (Segovia), el lugar elegido para el convite y en cuyos jardines se realizó la sesión de fotos de los novios.

guardar
Tras la ceremonia, los novios recibieron las felicitaciones de sus invitados. Foto: Imaginart fotografía.
guardar
Los novios se desplazaron hasta la finca en el coche utilizado por Yolanda. Foto: Imaginart fotografía.
guardar
Los jardines de la finca Aldeallana fueron el escenario de la sesión de fotos de Yolanda y Nacho. Foto: Imaginart fotografía.

Si hasta el momento cada detalle de la boda se había cuidado al máximo, la finca no decepcionó. Una combinación de tradición rústica y modernidad se daban la mano en su decoración con detalles tan encantadores como la puesta de sol en el horizonte, mientras uno de los árboles de la finca, decorado con bombillas iba poco a poco iluminándose.

guardar
La finca Aldeallana cuidó todos los detalles de la decoración. Foto: Imaginart fotografía.
guardar
La decoración rústica de la finca combinaba a la perfección con el espíritu de la boda. Foto: Imaginart fotografía.

Y finalmente, llegó ese gran momento en el que los novios se lucen por primera vez como marido y mujer, el del baile, unos instantes en los que Yolanda y Nacho se dejaron llevar por la música y la felicidad que contagiaron rápidamente a todos sus invitados.

guardar
En el baile los novios se dejaron llevar por la felicidad del momento. Foto: Imaginart fotografía.

Y es que, para Yolanda y Nacho, el día de su boda fue un momento mágico que compartir con sus invitados y, ahora, con los lectores de Zankyou. Una boda rústica con encanto que seguro que os servirá de inspiración si estáis preparando vuestro gran día.

¿Os ha gustado esta boda? No os perdáis las fotografías de una boda en la que no faltó detalle y las de una impresionante novia vestida por Lorenzo Caprile.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Finca Aldeallana Fincas bodas

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!