• Menús desde: 90 €
  • Standing: Precio medio-alto

Con 14 años de experiencia celebrando eventos y bodas, La Finca La Peña del Agua debe su nombre al paraje donde se encuentra. Ubicada en la vega del río Tajuña, se asienta sobre los terrenos del Molino Camacho, uno de los cuatro existentes entre Morata de Tajuña y Chinchón. Fue ajardinada después de la guerra civil española por el pintor Gregorio Montes, natural de Chinchón, que durante cuarenta años, fue esculpiendo y plantando lo que hoy día es un vergel.

Consta de tres espacios bien definidos: Jardín de 10.000m2 totalmente arbolado, donde destacan entre sus más de cuarenta variedades los álamos canadienses y las palmeras. Existe un segundo espacio en el que se ubica una elegante carpa rodeada de césped, la rosaleda y una zona de frutales. Por último, al final de la finca y cerca de la peña que le da nombre, se encuentra el aparcamiento, los huertos y la zona de cultivo para la finca.  

La Peña del Agua quiere ser un referente en cuanto a conservación del paisaje natural que alberga. Por tal razón hemos dotado a la finca de una instalación solar con la que producir energía limpia para abastecer los eventos haciéndolos más sostenibles. Todos los residuos generados durante los mismos son retirados por las empresas de caterings.

Visita, reserva u opina sobre Finca La Peña del Agua y gana hasta 10.000 €

Marca como visitado, reservado o deja una opinión para participar. Más información

Opiniones sobre Finca La Peña del Agua

4.5 3 opiniones
Por Elena
Utilicé este servicio en mi boda

Escogimos el sitio porque era precioso, y realmente es lo único bueno que tiene la finca. Hemos escrito un texto muy largo. Si te estás pensando coger esta finca, léelo por favor. Ojalá no haya más personas que se equivoquen, como hicimos nosotras. El paisaje es espectacular, pero no merece la pena el infierno por el que te hacen pasar.

Les enviamos la señal antes del confinamiento y tardaron 2 meses en devolvernos el contrato firmado, cuando les escribimos ya preocupadas. Entendemos que pudo ser fruto del momento, pero luego vino todo lo demás que nos hizo darnos cuenta de que todo iban a ser problemas.

En septiembre me contactaron por whatsapp que querían hablar con nosotras, quedamos en que nos llamarían y fijamos hasta 3 fechas. Yo esperaba toda la tarde y la que se "encargó" de nuestra boda, que se llama Belén, me dejó tirada en 3 ocasiones. Lo que querían era pedirnos 1000 euros más de señal, porque sí, después de tener la reserva hacía casi un año. Nos negamos a hablarlo por teléfono y se quedó pendiente para la prueba de menú. Por supuesto en ningún momento me dieron explicaciones ni se disculparon por dejarme tirada una y otra vez.

La prueba de menú no la haces en la finca, sino en un restaurante en un polígono, por lo que no tenéis esa oportunidad de verla de nuevo o llevar a vuestra familia. La prueba de menú estuvo bien. En ese momento nos informaron que ya no iban a pedir más dinero de señal. De nuevo, sin dar explicaciones ni motivos.

Como unos 3 meses antes de la boda nos convocaron a la finca para elegir la minuta y las flores. Acudimos seguras de que Belén iba a hablar con nosotras de todos los detalles que quedaban por fijar. Ilusas. Fuimos con un documento impreso con cómo queríamos gestionar los espacios, etc. Ni nos lo cogió. Habían contactado con absolutamente todas las parejas que se casaban este año y estábamos todos como pollos sin cabeza dando vueltas por la finca rellenando un papel que cubría sólo cómo queríamos las mesas del banquete.  De hecho, nos quedamos fatal porque había una pareja que se casaba ese mismo fin de semana y la carpa-cenador donde se hace el banquete no tenía techo. Lo había tirado Filomena… tres meses antes y seguía sin arreglar, imaginaros sus nervios.

En ese día de la elección de flores, hablas con el jefe de sala y con el DJ. Absolutamente a todo te dicen que sí, que no hay ningún problema, que todo perfecto, pero no toman nota. Luego te das cuenta de que no toman nota porque van a pasar de todo lo que pides y acuerdas ese día. Ese es el momento que tienes para ver la finca y elegir donde pones las cosas, porque no te van a dejar ir en otro momento. Si insistes mucho, igual puedes llevar a alguien de tu familia el día de antes.

Hasta unos 10 días antes de la boda no se "reúnen" contigo y lo hacen por teléfono. Nos costó un triunfo que fuera una llamada a tres (vivimos en dos ciudades y era imprescindible). Ya te avisan de que no te van a dedicar todo el tiempo que necesites en la llamada, como máximo una hora. De nuevo fuimos con un documento con lo que necesitábamos y fue la reunión más difícil de mi vida (en nuestro trabajo tenemos reuniones internacionales complicadas a menudo, y aun así esta fue peor). Todo lo que nos habían dicho que sí el día que habíamos ido a la finca, ahora Belén decía que no, que imposible. No pedíamos nada del otro mundo, sino que nos dejaran unas mesas (en total eran 6, pero habíamos preguntado antes si era posible y nos habían dicho que sí) para hacer una mesa de bienvenida, el photocall, esas cosas. Pedimos colocar las sillas de la ceremonia de una manera específica, les dimos un mapa. Tras mucho pelear accedió (spoiler: el día de la boda no estaban colocadas así, las tuvo que colocar mi madre). También tuvimos que pelear que las mesas no fueran obligatoriamente de 8-10 personas: ¡¡en medio de una pandemia!! ¡cuando se había pasado meses diciendo que podíamos hacer mesas de 4 si era necesario para no mezclar núcleos de convivencia! A una semana de la boda, os podéis imaginar que teníamos todas las mesas distribuidas ya con las cantidades que se habían pasado un año diciendo (entre 5 y 9 personas) y, además, nosotras queríamos hacer nuestro propio sitting plan, así que todo estaba ya construido y cerrado. Tuvimos que pelearlo todo: cuánto duraba nuestra ceremonia, cuándo empezaba el cóctel, qué poner, cuándo ponerlo, cómo tratar a las personas con problemas alimentarios… Todo.

De todos modos, ahí no acaba la cosa. Al día siguiente nos llega un whatsapp: todo lo que había dicho que sí en la conversación, ahora era que no (tuvimos que volver a pelear hasta el número de personas en las mesas).

La semana antes de la boda hubo un brote de covid en la familia de mi mujer y mucha gente no pudo ir, no nos han dado ni una facilidad, al revés, metiéndonos prisa. Entiendo que ellos no pueden perder todos los menús, pero en ningún caso nos ofrecieron una facilidad o una palabra de comprensión. Al final tuve que pedir que dejaran de escribirme mensajes por whatsapp porque era recibir a altas horas de la noche mensajes muy desagradables. Nos dijo que en nuestra boda iba a estar hasta el inicio del cóctel porque estaba de baja por maternidad (sí, nos dijo no debería estar trabajando, lo que no sabemos si es verdad o no) y que el jefe de sala se encargaba de todo. Nuestra experiencia estaba siendo tan horrible que nos metimos en bodas.net a ver qué habían escrito otras parejas que se habían casado ese año antes que nosotras. Cual fue nuestra sorpresa cuando vimos fotos de la boda del fin de semana anterior en las que Belén estaba en medio del banquete... Así que tuvimos que quejarnos a la administración de la finca que nos prometió que todo había sido un malentendido y que por supuesto iba a estar en la boda. Nos llamó después para pedirnos disculpas, eso también hay que decirlo.

Pagamos todo antes de la boda y con mucho esfuerzo conseguimos que el jardinero nos abra la finca el día de antes para dejar las cosas de la decoración. La finca estaba sucia de la boda de la semana anterior: baños, suelos, basura... todo hecho un asco. Recogimos cosas que encontramos tiradas y las metimos en una caja dejándola en la puerta de la caseta, para que lo tiraran.

El día siguiente, día de la boda, mi mujer se vestía en la finca, le dijeron que podía llegar desde las 9. Cuando llegó se encontró la finca todavía sucia, con los baños con el suelo que te quedabas pegado, la sala donde se iba a vestir con el suelo manchado de cubatas y con el confeti por el suelo (tenemos fotos), la pista de baile con vasos perdidos entre los árboles y solo el jardinero por allí. La caja que habíamos recogido el día anterior con los restos de la boda anterior seguía allí. La señora de la limpieza llegó con la boda ya iniciada…. Al jardinero, el único dispuesto a ayudar, no le habían dicho cómo queríamos las sillas así que un grupo de amigos que llegó antes y mi suegra se pusieron a colocarlo todo, vestidos de boda, ayudando al jardinero.

Belén, según lo que habíamos pagado la “wedding planner”, no aparecía y cuando llegó a las 11.30 (la boda empezaba a las 12.30), fue para enseñar la finca a una pareja. Mientras mi mujer se estaba vistiendo apareció una pareja perdida que había quedado con ella. En lugar de organizar el inicio de mi boda estuvo prometiendo lo bien que les iban a tratar y lo bonito que era todo. Imaginaros la cara de la pareja viendo a la novia en bata dando órdenes a nuestros amigos que iban cargando con sillas y mesas con vestido largo y traje o con la escoba, organizando cosas de las que la finca era responsable.

Cuando llegó el DJ nadie le había dicho que necesitábamos dos micrófonos (¿os acordáis del documento que hicimos? pues ahí estaba escrito además de decírselo a Belén las 2 veces que habló con nosotras). Así que en la ceremonia teníamos que ir arrastrando el micrófono de cable de un sitio a otro.

Belén se quedó en la ceremonia y se escapó después del coctel (fue tan triste que la vio mi cuñada salir por la zona de cocinas camino de su coche para volver después a medio banquete para “despedirse” de nosotras). El jefe de sala, Juan, (uno diferente al que habíamos conocido el día que nos reunieron a todas las parejas en la finca, porque, obviamente, sólo ellos pueden tener problemas de covid y soluciones) hizo lo que pudo, pero es que estaba solísimo. La comida estuvo bien, pero cosas que nos habían prometido, jurado y asegurado que iban a hacer, como avisarnos cuando sacaran la recena, no las hicieron.

El DJ, Víctor, nos había dicho que la lista del baile era 100% personalizable. Por ello invertimos un montón de horas en hacer una playlist, de la que no sonó la mitad de lo que habíamos puesto y nos puso reggeaton y tecno. Ni siquiera sonaron la mitad de las canciones que le habíamos marcado como imprescindibles porque eran nuestros bailes con los padres, padrinos, nuestro baile lento o similar. Además, y eso es lo que más rabia nos dio, no avisó de que empezaba el baile nupcial, por lo que la mitad de los invitados no nos vio bailar, y puso una versión diferente a la que le dimos de la canción, lo que descuadró nuestro baile. Un nuevo horror.

Al acabar la boda dejamos todo recogido porque nos dijeron que había un evento al día siguiente y podíamos ir el lunes a buscar nuestras cosas. Cuando llegamos el lunes la finca estaba igual de sucia, con restos de nuestra boda: pegatinas con nuestros nombres, en la sala del banquete parte de nuestra decoración, manualidades que habíamos usado que de noche no se veían al recoger, pero de día sí… Cosas que se habrían tirado si alguien limpiase con frecuencia. Me quedé con la sensación de que la gente que había ido al evento del día anterior había convivido con los restos de mi boda porque nadie lo había limpiado, un poco lo que me habría pasado a mi si mis amigos no se hubieran dedicado a quitar vasos de cubata de la pista de baile y barrido el confeti del suelo de la casita.

En resumen, os puedo decir que el sitio es precioso, pero es lo único que tiene. Está tremendamente mal gestionado y te tratan bastante mal. Si tú quieres hacer su boda prefabricada con sus tiempos y demás, y no te importa que esté sucio en medio de una pandemia, pues igual te conviene. Si buscas algo en el que te escuchen y personalizar mínimamente tu boda, mejor no te cases en la Peña del Agua.

Notificar abuso
Por Irene
Utilicé este servicio en mi boda

Nos casamos allí hace poco más de 4 años, habían realizado mejoras en la finca, habían cambiado los cerramientos de la carpa, el suelo de la entrada... y todo estaba precioso. 

Nos ayudaron muchísimo en la decoración de todos los espacios, Pablo es un tipo genial. La boda es aún recordada por lo especial que fue, el sitio no es un sitio de lujo, nosotros no queríamos algo muy "peripuesto", es un espacio verde, es un paraje precioso que a la gente que le guste la naturalezza le va a entusiasmar, todo lleno de vegetación, es un sueño! 

Nada más entrar a la finca supe que me casaría allí y la verdad es que la elección fue muy acertada. 

Hicimos el banquete con el catering Innkiper y fue estupendo. 

Además la ambientación con las luces de la discoteca, todo iluminado, con muchísimo gusto... un lujo!

Notificar abuso
Por Carmen
Dieron servicio en una boda en la que estuve invitado

La boda de mi prima estuvo maravillosa. La comida, el ambiente y el servicio de lujo. Lo recomiendo ampliamente para bodas y eventos. Yo lo tendré presente para la mía :D.

Notificar abuso

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las características más relevantes de las instalaciones?
Jardín, Carpa, Pista de baile, Parking, Zona de juegos infantiles, Acceso minusválidos
¿Qué número máximo de invitados puede acoger en una boda?
275
¿A partir de qué precio se puede contratar el menú?
90
Gama de precios del servicio
Precio medio-alto
¿Están incluidos el mobiliario y la decoración al contratar el espacio?
Sí, el mobiliario está incluído al alquilar el espacio
¿Disponéis de catering/restauración propio?
Catering con empresa asociada
¿Cuál es la hora límite de fin de la celebración?
5:00
¿Pueden los novios llevar su propia tarta de boda?
La pareja puede traer su pastel de boda
¿Pueden los novios llevar las bebidas de la celebración?
La pareja no puede traer sus bebidas para la recepción
¿Cómo funciona la barra libre?
Barra libre incluida en el menú
¿Celebran más de un evento al día?
Uso exclusivo, sólo un evento al día
¿Cuáles son las condiciones de pago?
Se hace reserva de la Finca con 750€. El Catering también se reserva con otros 750€.
¿Qué curiosidad o característica especial resaltarías sobre tu negocio?
Exclusividad de la finca(un evento por día), Cocktail de recepción, Banquete, Barra libre con Recena, Amenización musical durante en todo el evento, Ceremonia con Oficiante, Discoteca 4 horas.
¿En qué año iniciaron esta actividad?
1999
¿Qué tipo de bodas se ajustan más a tu lugar de celebración?
Jardín - Rústica
¿Disponéis de un espacio dedicado a realizar la ceremonia de boda?
Espacio para ceremonia civil
¿Dónde se puede realizar el banquete de la boda al aire libre en un jardín o terraza?
Banquete al aire libre
¿Es posible que los novios contraten su propio DJ y/o Fotógrafo?
¿Dónde se puede realizar el cóctel de la boda al aire libre en un jardín o terraza?
Cóctel al aire libre

Dirección

Ciudad: 28370

Proveedores relacionados

Finca Las Olivas Top
Fincas bodas | Ciempozuelos
Responde
rápido
1

A 30 minutos de Madrid se sitúa la Finca Las Olivas es una  esta finca  en el campo, situada en el Sur de Madrid. En ella se realiza una sola celebración al día, en exclusiva, para garantizar la independencia e intimidad de la pareja y sus invitados. Dispone de un salón con capacidad máxima para... Ver +

Fincas bodas | Chinchón
Responde
rápido
2

Hacienda Campo y Olivo es un singular espacio para celebrar tu boda al estilo boho - chic vintage. O entre tú y yo, una boda diferente y original. Se encuentra muy cerca de Madrid capital, a menos de veinte minutos por la carretera de Valencia, y eso hace que el campo y los olivos los tengas a la palma... Ver +

La Quinta de Illescas Muy recomendado
Fincas bodas | Madrid
Promo -10% ZIWA
WINNER
Responde
rápido
7

La Quinta de Illescas es una espectacular finca para bodas situada en la carretera de Toledo, a 20 minutos de Madrid y de Toledo. La finca cuenta con tres hectáreas de jardínes, porches, salones y fuentes para vuestro evento. Es un lugar de ensueño con capacidad para celebrar bodas religiosas, ceremonias... Ver +

La Huerta del Marqués Top
Fincas bodas | Chinchón
Responde
rápido

La Huerta del Marqués es una finca de 1910 ubicada en un agradable entorno natural, en el pueblo madrileño de Chichón a 350 metros de unas de las plazas mas bonitas de la Comunidad de Madrid. Su amplio espacio abierto resulta ideal para la celebración de una boda. Su extenso terreno cuenta con un... Ver +

Fincas bodas | Madrid
Responde
rápido
5

La finca Venta del Toro es un lugar ideal para la celebración de bodas en Madrid. En esta finca se dedican exclusivamente a la preparación y organización de bodas. Su boda será personalizada según su gusto para que este día sea único e incomparable. En definitiva, las bodas en Venta del toro son... Ver +

Palacio del Negralejo Muy recomendado
Fincas bodas | Rivas-Vaciamadrid
Responde
rápido
8

Palacio del Negralejo es un lugar con historia y mucho encanto, un rincón especial en el que celebrar tu boda a solo 15 minutos de Madrid. En sus orígenes fue una noble finca de recreo a orillas del río Henares, y de esa época conserva el aire aristócrata y exclusivo, a la vez que rural y romántico. En... Ver +

Fincas bodas | Chinchón
Responde
rápido
1

A 38 km de Madrid y camino de Chinchón, encontramos el  Molino del Manto, un molino del siglo XVIII en un entorno sorprendente en el que se produce una simbiosis mágica entre la antigua edificación y su jardín romántico del s. XIX. El ramal principal del río Tajuña los recorre y atraviesa,  formando... Ver +

Palacio de Aldovea Muy recomendado
Fincas bodas | Torrejón de Ardoz
ZIWA
WINNER
Responde
rápido
18

Situado entre Torrejón de Ardoz y San Fernando de Henares, este palacio es el lugar perfecto para una celebración mágica. La construcción del Palacio de Aldovea data del siglo XVIII y desde entonces ha sabido mantener su estilo clásico en la arquitectura y el diseño de los espacios. Se encuentra dentro... Ver +

Tags relacionados:
  • Fincas bodas
  • Jardín
  • Carpa
  • Pista de baile
  • Parking
  • Zona infantil
  • Acceso minusválidos
  • Catering externo
  • Medio-alto
  • Uso exclusivo
  • Jardín - Rústica
  • Espacio para ceremonia civil
  • Banquete al aire libre
  • Cóctel al aire libre