La vida comienza en París: la boda de Maider y Asier

La vida comienza en París: la boda de Maider y Asier

Luis Mejías Fotógrafo fue el encargado de contar esta historia de amor a través de sus imágenes artísticas.

La vida comienza en París: la boda de Maider y Asier
  • Foto y vídeo
  • Sponsored

Cada historia de amor es única, independientemente del tiempo, del lugar y de los protagonistas. Sin embargo, hay algunas que son verdaderamente especiales, que llegan hasta lo más profundo. La de Maider y Asier es una de esas historias que huelen a final feliz y, por el momento, sigue su curso hacia el mejor cuento posible. Luis Mejías Fotógrafo se encargó de evidenciarlo a través de sus fotografías, regalando momentos únicos para el recuerdo de sus novios.

guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo

Amistad y París

Toda historia tiene un principio y la de Maider y Asier empieza por la amistad, uno de los sentimientos más puros, auténticos y transparentes. Hace años, los dos protagonistas de esta aventura unieron sus vidas siendo amigos, una relación que duró años hasta que el destino les permitió dar un paso más allá. Fue durante una noche de luna llena, como si la propia vida les hubiera preparado un escenario perfecto para enamorarse. Ante semejante panorama, los amigos se embarcaron en una nueva relación, esta vez alcanzando nuevas cotas de amor.

Y funcionó, porque la llama que se encendió aquella noche de luna llena siguió brillando durante años, sobre todo en la Ciudad del Amor. Sí, porque París fue el siguiente lugar que se cruzó en la historia de Maider y Asier, con el fin de completar todas las expectativas románticas. Allí se materializó la pedida de Asier a Maider, pero no fue ni en un lugar ni en un momento normales: la pareja fue a París a pasar la Nochevieja, un momento mágico que ambos subieron de nivel. Con uvas y champán como maestros de ceremonias, y el Arco del Triunfo como escenario, contemplando la belleza arquitectónica y urbanística parisina, Asier le pidió a Maider que se casara con él. Los Campos Elíseos fueron los protagonistas de este fin de año, que en el caso de la pareja coincidió con el principio de una nueva vida juntos.

“Una aventura increíble”

Con esas palabras resume Maider la aventura que ha supuesto su boda desde el día de la pedida hasta el último baile de la fiesta. Y tiene razón: la boda es un todo que incluye un día maravilloso de celebración del amor con las personas más allegadas, pero también un sinfín de momentos de emoción, de risas y de lágrimas, de dudas, presión, nervios, felicidad inesperadas, besos, organización, descubrimientos, estilos y un largo etcétera que cada pareja siente como único.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Pero en cuanto al Día B se refiere, todo comenzó con una bella puesta a punto para los novios. Maider quedó impecable con su vestido y sus zapatos de Jimmy Choo, rematada con el buen hacer de Leire Quintana (Peluquería Sihlei), y conjuntada con su ramo de novia, obra de Flores para Venus. En cuanto a Asier, Sastresia Foraster fue el elegido para preparar su traje de novio. En el lugar de la ceremonia les esperaban las alianzas de Eguzkilore.

guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías Fotógrafo Pide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo

Ceremonia y flores

El “sí, quiero” se desarrolló en torno a un festival de flores obra de Bexclusive Event y Flores para Venus. Maider y Asier unieron sus vidas y, acto seguido, fueron a celebrarlo con todos sus invitados. A la salida, les esperaba un séquito de folklore de la zona y diferentes construcciones florales que aportaron la originalidad necesaria a la celebración. Tras abandonar la nube de pétalos, se introdujeron en Volkswagen Beetle e iniciaron la travesía hacia su siguiente destino: el lugar de celebración.

guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo

Campo y vida

El lugar escogido para celebrar su boda fue el restaurante Aboiz Jatetxea (Garai, Bilbao). El espacio es fruto de la renovación del caserío Arroitabeiti, y su espíritu pervive en la forma de su edificio principal, en la esencia que se respira en cada uno de sus rincones y, por supuesto, en la magia que se despierta alrededor. Se trata de un espacio inscrito en el verde más pulcro del País Vasco, en plena naturaleza, creando un paisaje idílico que recuerda a un mundo de fantasía y misterio. Auténtico hasta decir basta, en sus jardines se percibe la vida rural que vio nacer el complejo. Y sus instalaciones, abiertas al exterior por medio de fenomenales cristaleras, permite que la boda vaya más allá, con un telón de fondo incomparable.

guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo

Una boda, una fiesta

La boda de Maider y Asier triunfó por basarse en la diversión y el “buen rollo”. El espíritu desenfadado de la pareja contribuyó a desatar la alegría desde que los novios pusieron un pie en Aboiz Jatetxea, desatando la efusividad de todos los invitados. Y es que, tanto en la cena como en el baile, la complicidad de los novios con los invitados fue total, transmitiendo ese sentimiento verdadero que surge en las fiestas.

Cámara en mano, Luis Mejías no se perdió ningún detalle, introduciéndose en la boda como un invitado y más, mostrando al mundo la autenticidad de la boda. Tras la celebración, el fotógrafo mostró su arte en postproducción, un logro de sombras, luces y colores que impregnaron de personalidad cada una de las imágenes. Disparos repletos de arte y belleza al servicio de una boda que regaló extraordinaria materia prima.

guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo
guardarLuis Mejías FotógrafoPide cita para tu día a Luis Mejías Fotógrafo
Foto: Luis Mejías Fotógrafo

La boda de Maider y Asier fue un éxito porque ni ellos ni su celebración perdieron un ápice de personalidad propia. Desde la decoración hasta el lugar de celebración escogido, pasando por sus looks, todo el conjunto hablaba su idioma y así se lo transmitieron a sus invitados. Y, sobre todo, la pareja transmitió toneladas de diversión para poner su boda a la altura de las expectativas. Por suerte, Luis Mejías Fotógrafo estaba ahí para atrapar cada uno de esos momentos y ofrecer también su toque personal. Hoy, el recuerdo sigue vivo y así seguirá por siempre.

Selecciona a los proveedores que quieres contactar

Luis Mejias Fotógrafo Fotógrafos bodas