White Camera: una vida sin amor, no es una vida

Empático, cercano y con una gran implicación y sensibilidad aguda, el trabajo de White Camera os cautivará desde el minuto uno.

  • Foto y vídeo
  • Sponsored
  • Galleries

Una de las cosas más bonitas de esta vida son las historias de amor que hay en ella. Biografías que narran el transcurso de los años, anécdotas y los diferentes amores que van surgiendo de forma especial, única y espontánea. A todos nos encanta saber y escuchar la historia de amor de nuestros abuelos, cuándo se dieron su primer beso, saber cómo se conocieron nuestros padres y cómo fue la petición de mano o conocer más detalladamente ese amor de verano que ha vivido una de nuestras mejores amigas. Amores pasados, presentes y futuros, amores posibles e imposibles. Y es que una vida sin amor, no es una vida en absoluto, y al equipo de White Camera le apasiona poder inmortalizarlo y contarlo de la mejor manera que conocen y saben hacer: a través de imágenes. Porque como bien dicen ellos, no hay nada más maravilloso que contar historias de amor.

El responsable que está detrás de esta empresa de fotografía, estudió cine en Argentina y España, y poco a poco, empezó de videógrafo para otros estudios. Le encanta acercarse a esas historias de amor que tanto le gustan, genera cercanía y confianza con los novios para que éstos le cuenten todos los detalles de su historia de amor, porque nadie como ellos entienden lo que quieren retratar ese día. Los novios son los protagonistas, por tanto son ‘directores’ de la película y su papel se limita a saber interpretar y entender su visión, su mirada, la historia que quieren contar.

Se identifica con la fotografía espontánea, fresca, detallista y natural, pero también defiende que si hay cercanía en los retratos, también pueden ser bonitos y naturales. Desde la primera toma de contacto, os ofrecerá complicidad, confianza, seguridad, esfuerzo y dedicación, para poder cumplir y superar vuestras expectativas.

Un amante del arte y la literatura, visita varias exposiciones al año, lee muchos libros, va a talleres para formarse y perfeccionarse para seguir descubriendo nuevos horizontes en el mundo de la fotografía.

En una boda encontramos el amor de pareja, de la familia y de los amigos, y la fusión de todos ellos hacen de una boda algo extraordinario. El amor es un sentimiento universal, pero cada amor es único, diferente a los otros. Hay amores más pasionales que son puro fuego, otros más nostálgicos, otros más calmados, más terrenales. Y como es especialista en entender esta premisa, adaptará su mirada a vuestro amor para retratarlo de forma sublime.

Cada momento de la celebración es importante y hay que estar siempre al 100% para no perderse ni un solo detalle, aunque uno de sus momentos favoritos a la hora de trabajar es cuando los novios se están preparando y vistiendo para la gran ocasión. Es una de las escenas más divertidas, tiernas y espontáneas del día, ya que algunos son víctimas de los nervios y recurren a las bromas y a las risas para combatirlos.

Todas las bodas tienen su belleza, pero las ceremonia preferidas de White Camera son aquellas en donde salen a relucir las emociones de los invitados, de los padres y de los propios novios. Reconoce que en más de una ocasión ha tenido que contenerse las lágrimas ante los discursos que sonaban. Empático, cercano y con una gran implicación y sensibilidad aguda, el trabajo de White Camera os cautivará desde el minuto uno.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

White Camera Fotógrafos bodas

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!