ES Inicio
ES

Las 7 historias de amor más impactantes del cine

El cine está diseñado para añadir salsa a la realidad. Con material de ficción en su memoria, el ser humano es capaz de idealizar la vida y dar una nueva oportunidad a sus sueños. Por eso, las grandes historias de amor que se toman como ejemplo suelen venir del arte. En esta jugosa selección de parejas cinematográficas, hemos obviado los grandes romances de la literatura adaptadas al cine y nos hemos centrado en otras relaciones, algunas de las cuales beben de pequeñas historias previas.

William Thacker y Anna Scott (Notting Hill, 1999)

“¿Podría la estrella de cine más famosa del mundo enamorarse de un tipo corriente?”, reza su frase principal. Según esta fina comedia romántica británica, parece que sí. En esta película, se intenta humanizar a los famosos por los que todos bebemos los vientos. Son personas reales, como nosotros, y se enamoran de aquellos que más les llenan, sean actores o charcuteros.

El bueno de William, dueño de una tienda de guías de viaje, es el que tiene el poder de cambiar la vida de una persona que, supuestamente, lo tiene todo. La rutina en el barrio londinense de Notting Hill está afincada en la realidad pura y dura, aunque a veces ocurran cosas fuera de lo normal. Y será ella la que ponga los pies en el suelo y vuelva a esa realidad, menos elegante y adinerada, pero mucho más verdadera. Allí se reencuentra con la humanidad pura de las personas, alejada del interés y la apariencia. Allí descubre que tienen más valor una frase ingeniosa, el cariño incondicional y la sencillez que un collar de diamantes o una fiesta en un yate.

Foto: Cordon Press

Adèle y Emma (La vida de Adèle, 2014)

¿Qué es el amor? Estas dos chicas lo demuestran en cada una de sus palabras, movimientos y sentimientos. El amor es pasión, cariño y dolor. El amor es una bala en el corazón, a veces, reconfortante, a veces, desesperante.

Adèle nunca había estado con una mujer. Era heterosexual y quizá lo sea. Pero Emma despierta en ella una fiera, un poder que va mucho más allá de lo físico. Su relación, tormentosa como todas las que son dignas de contar, es una de las más naturales de la historia del cine. Es mejor que un amor de película: es real. Todo sale de dentro y se manifiesta con rabia, pasión y verdad, sin decoro. En alguna ocasión, al director le cuadra si a sus actrices se les escapa la saliva. Tiene que ser así.

Foto: Cordon Press

Jack Dawson y Rose DeWitt Bukater (Titanic, 1997)

Titanic nos cautivó a todos. Leonardo Dicaprio, que ya había sido nominado a un Oscar en 1993, dejó el listón muy alto a los jóvenes de entonces. Igual que Kate Winslet, nominada en 1996 y ese mismo año por Titanic.

Aunque el amor que nace entre Jack y Rose está muy manido (chica de alta cuna se enamora de chico de clase baja), lo cierto es que avivó la llama romántica de una generación. Él caía bien y ella, con el tiempo, nos conquistó a todos tras rebelarse contra el sistema. Su historia es bella y, como todos ya sabemos, trágica, pero perfecta para explicar la magia que puede surgir entre dos personas. Durante su breve relación, magnificada por el extraordinario escenario, se desata un vendaval de pasión y complicidad que deja una cosa clara: el amor no entiende de razas, religiones o posiciones.

Foto: Cordon Press

Vivian Ward y Edward Lewis (Pretty Woman, 1990)

La película de cabecera de todas las jóvenes enamoradizas. Los hombres, aunque no lo reconozcan, también disfrutan de este amor casi imposible. Y es que Richard Gere y Julia Roberts se ponen manos a la obra para llenar el mundo y el amor de posibilidades. ¿Se puede salvar a alguien de un mundo turbio? Sí, más aún si los prejuicios se guardan debajo de la alfombra. Es lo que hace el personaje de Gere, que queda embelesado por el desparpajo y belleza de Vivian, una prostituta tan torpe como encantadora. Una noche juntos trastoca la vida de ambos: ella disfruta de una vida más sofisticada, con la cómica conversión que ello supone, y él, con su apariencia de dandy, derrumba los tabúes de la alta sociedad.

Foto: Cordon Press

Ennis Del Mar y Jack Twist (Brokeback Mountain, 2005)

Otra de las grandes historias de amor del cine. Hace años, algunos amores quedaban ahogados en el pantano de lo prohibido. Quizá, por ello, se desarrollaban con mayor pasión. Ennis Del Mar y Jack Twist son dos vaqueros que coinciden para la realización de un trabajo. Durante el mismo, una chispa prende un fastuoso enciendo en sus corazones. Uno de ellos está prometido a una chica, pero ese fuego les provoca iniciar una aventura.

Tras mantener relaciones y trabajar su amor, se separan y siguen con sus vidas. Ambos siguen adelante, se casan con sendas mujeres y tienen hijos, pero hay reencuentros que, de forma inevitable, despiertan algunas ascuas.

Foto: Cordon Press

Sam Wheat y Molly Jensen (Ghost, 1990)

Ghost es bonita, tierna y fantástica. ¿Hay amores que lo pueden todo? Sí, por supuesto, ¡incluso con la muerte! La historia es pura fantasía, pero es cierto que hay conexiones tan reales como para sentirlas de por vida, a pesar de la ausencia infinita.

Sam y Molly están tan conectados que siguen juntos hasta que el mundo se pone en orden. Él, como fantasma, ofrece su ayuda a su chica: su protección y amor post mortem es vital en el Nueva York más decadente y ambicioso. Ellos pueden con todo y la médium Oda Mae Brown (Whoopi Goldberg) actúa como excelente mediadora para ello. Si añadimos alfarería en pareja al conjunto, el erotismo que despiertan estos dos amantes da mucha más vida a su historia única.

Foto: Cordon Press

Nola Rice y Chris Wheaton (Match Point, 2005)

Una oda a la pasión. Woody Allen se las ingenió para plantearnos dilemas morales cargados de erotismo, fuego y romanticismo. Y es que, por desgracia, el amor, a veces, es de lo más inoportuno. Si Chris se enamora de la novia de su nuevo amigo, justo en el momento en que también se encariña de la hermana del mismo amigo, el guirigay alcanza proporciones bíblicas.

Pero Match Point no es una comedia, sino un drama de los que se escriben con sangre, sudor y muchas lágrimas. Chris y Nola acaban cayendo en las redes de un deseo incontrolable. ¿Funciona? Bueno, el planteamiento tiene jugo como para rellenar un estanque, sobre todo si la suerte entra en juego.

Foto: Cordon Press

Muchas de estas parejas son producto de la imaginación de grandes genios. No obstante, las mejores historias son las que se gestan en la realidad, sin envoltorios. Utiliza éstas para alimentar tus fantasías y pon los pies en el suelo, aunque no te olvides de soñar.

Y hablando del cine, descubre las 27 frases de amor más bonitas del cine y las parejas de amigos más absurdas del cine y de la televisión. ¿Con quién te identificas?

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información