ES Inicio
ES

El sujetador no siempre fue como hoy lo conocemos

Sujetador, sostén, Wonderbra, brassier o incluso corpín son palabras que describen este elemento tan indispensable en la lencería femenina. Esta prenda no siempre ha sido tal y como se conoce hoy en día, ha evolucionado a lo largo de la historia amoldándose a las necesidades de la mujer y la moda en cada tiempo.

Hacen su aparición en la época egipcia, sin embargo no es hasta 1907 cuando es mencionado en algún medio, concretamente en la revista Vogue. Aunque pueda parecer sorprendente, en la época romana… ¡No gustaban los pechos grandes!, por lo que las mujeres intentaban ocultar su busto. Más tarde, surge el afamado “corsé“, cuya función era potenciar de manera extrema la figura en forma de reloj de arena. En los años treinta aparece el primer sujetador con aros, y en los cincuenta aparece el “Bullet Bra“, que hacía los pechos parecer picudos. Madonna volvió a poner de moda este modelo en los noventa. En los locos años sesenta, durante el movimiento hippie, aparece el “sujetador no sujetador“. Sin aros, sin costuras, semitransparente… ¡Como si no llevara nada! El “sostén pezón” llega con los setenta y creaba un look frío y sensual. La firma Victoria’s Secret intentó traerlo de vuelta, pero no obtuvo el éxito esperado.

¿Quieres saber más sobre los predecesores de los sujetadores que hoy conocemos? ¡Dale al play y cuéntanos qué te parece! ¿Te vas a casar y aun no tienes lencería para la boda? No te puedes perder las 8 mejores tiendas de lencería para novias en Madrid.

 Fuente: Kornhaber Brown.
¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información