ES Inicio
ES

10 cosas imprescindibles que tienes que hacer con tu pareja antes de casaros

El amor es un camino repleto de curvas y badenes. Cuando la llama se prende, a veces arde a fuego lento, como un baile de ritmo relajado. Otras, en cambio, se disgrega en descomunales lenguas de fuego desde el minuto uno. En ambos casos, es conveniente manejar la situación con coherencia una vez que la pasión baja sus incontrolables armas. Es entonces cuando se han de colocar los ladrillos que configuren el edificio que empezasteis a construir desde vuestra primera cita. Antes de dar pasos importantes, debéis atender a 10 imprescindibles que os harán saber si vuestros caminos siguen la misma dirección. Después, el “sí, quiero” (o lo que surja) es todo vuestro.

Foto: ARSFoto

1. Viajar juntos

No es lo mismo quedar de vez en cuando que convivir. Si este contexto se aleja de la rutina, también se pondrá a prueba la capacidad de adaptación a diferentes situaciones. Viajar juntos es una de las mejores dinámicas para testar vuestra conexión. Hablamos de compartir una habitación desconocida, de la adaptabilidad en el viaje, de hacer turismo al mismo nivel, de disfrutar de cosas similares y, sobre todo, de aprender a sentir de la misma forma. Cada persona se emociona de una forma especial (un monumento, la diversidad, las fotografías, la comida típica, un escaparate pintoresco) y es esencial sintonizar con tu pareja. El comportamiento en los viajes determina muchas relaciones y, en cierta medida, muestra las verdaderas inquietudes de las personas.

Quinta los Rosales es un lugar sensacional para escaparse un fin de semana en Toledo. Sus exteriores están vestidos de belleza y elegancia natural, y guardan exquisitos rincones para descubrir. También destaca su gastronomía, a cargo del célebre Javi Chozas. 

Foto: Cherry Waves

2. Sexo

Nuestros abuelos siempre pusieron todo tipo de trabas a este apartado: candados, pestillos, cadenas, corriente eléctrica… Las personas de hoy, sin embargo, no solo atribuyen importancia a estos momentos por lo obvio, sino por la compatibilidad. ¡No te preocupes si al principio no fluye! A veces, pasa y, sin embargo, os espera una montaña rusa de sensaciones que dibujarán emociones nuevas en vuestro interior.

Foto: People Producciones

3. Conocer a la familia

Cada persona viene con un manual de instrucciones (más difíciles que los de Ikea) y una familia debajo del brazo. La familia, que más que manuales trae enciclopedias ilustradas, es la cama elástica sobre la que tu pareja afronta la vida sin caer. Por eso, ambos debéis ‘curraros’ a la familia política y convertiros en miembros más del círculo. ¡Ya está bien de los tópicos que colocan a las suegras como ogras y a los suegros como monstruos! Las relaciones entre padres e hijos suelen ser saludables y tú eres el elemento extraño que viene a modificar las cosas, por lo que ciertas actitudes son compresibles. Pero tú estás para cambiar el paradigma y establecer un vínculo que merezca la pena. El respeto y la amabilidad son claves, pero también la personalidad y el carácter (sin ser soez). Por allanarte el terreno, te contamos las 5 cosas que tienes que conocer de tu familia política antes de casarte.

Foto: PhotoLOVEgraphy

4. Llevarse bien con los amigos de tu pareja

Los amigos de tu pareja son otra familia más, algo más pequeña y menos sólida, pero igual de beneficiosa como círculo social. En este sentido, es conveniente confraternizar con todos, aunque no seas santo de devoción para cada uno de ellos. No hace falta crear una conexión eterna ni preparar rituales de amigos de sangre; no queremos que nadie salga herido. Lo que si queremos es que seas abierto, que no juzgues de antemano y que te sumes a los planes del grupo. De esa forma, entrarás en ‘la familia’ sin roces ni salpicaduras: como la seda.

Foto: Jose Cortes Cortejarena

5. Compras

¡Alerta! ¡Alerta! ¡Compras!¡Nooo! Coge aire. ¿Ya? ¡Ir a comprar puede ser divertido! El prototipo de mujer compradora y hombre sentado mirando el Facebook debería enterrarse por el bien de la sociedad. El hombre del siglo XXI es tan coqueto como las chicas de su mismo siglo y, por consiguiente, podéis convertir esta actividad en un momento más para compartir vivencias en pareja.

Por otro lado, este apartado también incluye las compras del día a día. En este sentido, contamos con otros dos prototipos: el carro de las chicas, lleno de productos de higiene femenina; y el de los chicos, atestado de cerveza, pizzas y revistas… de jardinería. Esto ya no se estila. Hombres y mujeres saben comprar por separado y deberían poder hacerlo juntos, aceptando los gustos de la pareja sin poner cara de uva-pasa y remar hacia el bien común. Debéis aprender a establecer presupuestos y comprar productos que faciliten la viabilidad de la convivencia.

Foto: ARSFoto

6. Conocer las peculiaridades de cada uno

Todos tenemos nuestras manías y hábitos. Muchos de éstos suelen sacar de quicio al personal que convive con nosotros, ya sean nuestros padres, hermanos o compañeros de piso. ¿Tú también te tiras 45 minutos en el baño? ¿Tocas el trombón a las tres de la mañana? ¿Haces yoga en ropa interior sobre la encimera de la cocina? Cualquier cosa, por rara que sea, debe ser conocida por nuestra pareja, por eso de evitar sorpresas. Con el tiempo, las personas aprenden a convivir con las rutinas ajenas, pero “el saber no ocupa lugar”, por lo que haz una lista de excentricidades de tu pareja, toma aire y asimila cada una de ellas.

Foto: Cherry Waves

7. Descubrir sus aficiones y las que podéis tener en común

Las aficiones son esenciales para diseñar la personalidad de cada uno. ¿Fotografía? ¿Viajes? ¿Espeleología? ¿Puzzles? Lo que sea. Tus hobbies deberían ser sagrados pero, ante la falta de tiempo, a veces hay que ceder, siempre y cuando se mantenga el quid pro quo. No obstante, y aunque cada uno debe conservar su personalidad, es interesante adaptarse al otro, beber de sus aficiones y, sobre todo, crear hobbies comunes cuando se dé la ocasión. De esa forma, vuestra relación se convertirá en un juego continuo. Por ponerte un ejemplo, te recomendamos 10 ejercicios en pareja: ponerse en forma nunca fue tan divertido.

Foto: Carlos Lucca

8. Ir a una boda juntos

Este momento puede alargarse considerablemente si lleváis saliendo mucho tiempo. No obstante, tarde o temprano acaba llegando, ya sea en el ámbito familiar o en tu círculo de amigos (ellos también empiezan a casarse, aunque no te lo creas). En estas situaciones, difíciles al principio, es posible descubrir los gustos del otro de cara a estas celebraciones, desde el tipo de boda (civil o religiosa) hasta el estilo de la misma, que hoy circula a lo largo de un gigantesco abanico. Las bodas ajenas también sirven para conocer las intenciones del otro en estas lides y, en caso de coincidir, atreverse a dar el paso.

Foto: McClure

9. Emborracharse juntos

Sí, como lo lees. Tomarse unos ‘copazos’ con tu pareja nunca viene mal y no solo por las risas que provoca la dulce llamada de Baco. En estado de embriaguez, muchos se muestran tal y como son, sacan a luz ese lado de la personalidad que suele vivir escabullido entre las sombras. Tras unos tragos, descubrirás otra faceta más de esa persona tan especial y, ya de paso, bucearéis juntos en el divertido universo que ha abierto la desinhibición. Hablamos de una forma de conexión que implica un nivel subconsciente. Si también os compenetráis así, no habrá muchos obstáculos en vuestro camino.

Foto: Carmen Olmos

10. Si es posible, vivir juntos

En los tiempos que corren, casi todas las parejas dan este paso antes de dar el “sí, quiero” y, en cierto modo, es muy beneficioso para su relación. Quizá sea el momento que determine si estáis hechos el uno para el otro. En este escenario, entran en juego las idiosincrasias inherentes a cada persona, su nivel de paciencia, su forma de llevar la rutina, su nivel de responsabilidad… Sin una convivencia sana no hay matrimonio posible. Lo importante es que os llevéis bien en todos los ámbitos de la vida, también en los que implican algo de trabajo sucio, como limpiar el retrete. En este sentido, echa un ojo a las 20 cosas que las parejas descubren cuando se van a vivir juntos.

Foto: Sergio Gisbert

Si has cumplido con éxito siete o más de estas directrices, creemos que estás preparado para amar a tu pareja en la salud y en la enfermedad, ya nos entendéis. ¡Adelante! Llegado el momento, serás consciente de las 20 cosas que nadie te cuenta sobre las bodas y que descubres cuando te casas.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información