ES Inicio
ES

Amor nacido de un Erasmus: la boda de Sandra y Christian

La historia de Sandra y Christian podría servir para dar argumento a una película romántica. Se conocieron mientras ambos cursaban un Erasmus en Noruega en 2006 y lo suyo fue amor a primera vista, tan pronto como sus miradas se cruzaron en la presentación oficial del curso. Desde ese momento, supieron que lo suyo sería especial y no se equivocaban: 9 años después se casaban en una preciosa boda fotografiada por Padilla y Rigau.

Foto: Padilla&Rigau.

Dado que la gran pasión de ambos son los viajes, Christian tuvo muy claro que uno de ellos era el lugar ideal para pedir matrimonio a Sandra. El lugar escogido fue una playa virgen y selvática de Manuel Antonio (Costa Rica). Allí se arrodilló y pidió a una sorprendida Sandra que se convirtiera en su esposa: “En ese instante pensé que estaba bromeando (aunque con algo así no se juega) y no pude parar de reír durante varios segundos ya que estábamos mojados, en bañador en una playa preciosa y solos. Fue entonces cuando me di cuenta que me estaba pidiendo matrimonio y por supuesto mi respuesta fue que sí”, recuerda Sandra.

A partir de entonces, comenzaron a preparar su boda. Lo primero fue elegir el lugar, ya que Sandra es española, Christian alemán y en estos momentos residen en Frankfurt. Finalmente, se decantaron por la tierra de la novia y el lugar elegido para el sí quiero fue la masía Mas Mauri, (Girona).

Foto: Padilla&Rigau.

El día B empezó para esta pareja de un modo muy especial: a solas, en un rincón de la masía, leyéndose un escrito sobre lo que esperaban del futuro, de su matrimonio y lo que había significado para ellos su “viaje juntos hasta ese momento”. “Sabíamos que sería un momento muy íntimo y especial y que habría sonrisas pero también muchas lágrimas (de alegría), así que decidimos no compartirlo con nuestra familia y amigos y mostrar nuestros sentimientos de manera 100% sincera. Fue uno de los momentos más íntimos, sinceros y bonitos que he vivido”, cuenta Sandra.

Foto: Padilla&Rigau.

Encontrar el vestido de novia no fue tarea fácil para Sandra. “El proceso de búsqueda fue duro pues al vivir lejos tenía hacer maratones de tiendas de novias los sábados cuando volvía a Barcelona”, recuerda. A la distancia, se sumaba el que no acababa de verse bien con ningún modelo, una situación que se solucionó cuando entró al taller de Teresa Helbig: “Entendieron claramente lo que buscaba. Tras probarme un diseño muy similar al que llevé, Teresa comprendió de inmediato qué modificaciones había que hacer para que tuviera el vestido que soñaba y lo consiguió. ¡Quedó precioso!”, cuenta la novia.

Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.

Como joyas, Sandra llevó su anillo de compromiso, unos pendientes muy sencillos y una pulsera que sus amigas le habían comprado en la joyería Rabat. Como alianza, el anillo Trinity de Cartier, un modelo diferente con el que ambos se identificaban. Huyendo del blanco tradicional, Sandra apostó por unos zapatos de color oro viejo de Jimmy Choo. El ramo, de Montana el taller, estaba confeccionado con rosas grandes de tonos rosados y blanco roto y algunas ramas que sobresalían. “Quería un ramo romántico pero rural que encajara con la decoración y además que no fuera ni muy redondo ni muy pequeño, algo grande y desestructurado. El resultado fue increíble”, recuerda Sandra.

Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.

Y en el caso de cualquier novia, el maquillaje y la peluquería fueron también determinantes en el look de Sandra, que apostó por Anna Rosillo. Un sencillo semirrecogido y un maquillaje en tonos muy naturales fueron los elegidos para el gran día.

Christian, por su parte, tampoco apostó por lo tradicional y combinó una chaqueta azul con un pantalón claro para su gran día en un look informal y muy favorecedor.

Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.

La llegada a la Masía de Mas Mauri, donde tuvo lugar la ceremonia, fue uno de los momentos más especiales del día.

Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.

Tras la ceremonia, Sandra y Christian, acompañados de los profesionales de Padilla y Rigau, se hicieron sus primeras fotos como marido y mujer. Instantáneas que quedarán para siempre en su recuerdo y que, gracias a la profesionalidad de los fotógrafos, les ayudarán a recordar lo que sentían en esos momentos. “Los chicos de Padilla y Rigau fueron unos de los primeros proveedores con los que cerramos gracias a la recomendación de mi amiga Danae de MissMrs que me ayudó con la decoración de la boda. Habíamos visto varios trabajos de ellos y nos gusta mucho el tipo de fotografía que hacen, muy natural. El resultado fue estupendo”, recuerda Sandra.

Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.

Y es que, en efecto, mientras la pareja se hacía fotos, sus amigos y familiares descubrieron todos los detalles de la decoración que Sandra y Christian habían preparado junto a Danae de MissMrs. Además, sin que los novios lo supieran, sus amigos también habían participado en la decoración de su enlace: “Durante el aperitivo en el jardín descubrí que mis amigas habían preparado un rincón con fotos nuestras “de aquellos maravillosos años” que creo que nadie excepto nosotras ha visto nunca y fue muy divertido recordar momentos de la infancia”, recuerda la novia.

Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.

Y es que, aunque la lluvia hizo acto de aparición y el banquete, previsto al aire libre, tuvo que trasladarse a la carpa, el equipo de Sauleda, el catering escogido para el evento, hizo que todo fuese posible y que saliese a la perfección pese al cambio de última hora.

Finalmente, la lluvia cesó y Sandra, Christian y sus invitados pudieron celebrar la fiesta al aire libre, de la que disfrutaron hasta altas horas de la madrugada, no sin antes emocionarse con el primer baile de la pareja como marido y mujer, un momento muy especial que no podía faltar en esta boda.

Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.
Foto: Padilla&Rigau.

Y es que cuando los novios tienen claro cómo quieren que sea su boda y se implican al máximo para conseguirlo, el resultado es un enlace de ensueño como el que hoy os hemos contado. ¡Enhorabuena a los dos y muchas gracias por compartir vuestra boda con nosotros!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la de Georgina, la wedding blogger de Hortensias Azules, ni la elegante boda rústica de Denise y Albert.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Comentarios (1)

packandthings.com
23/08/2015

que bonita boda y pareja

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información