ES Inicio
ES

Amor viajero: la boda de Carolina y Dave

Él nacido en Canadá y ella en Madrid, se conocieron en Nueva York, pero su relación no fue fácil. Tras finalizar sus estudios en la ciudad estadounidense, Carolina se trasladó a Londres a hacer un máster y después volvió a su ciudad natal. ¡Siempre que podían se veían, pero no era suficiente! Ambos sabían que querían estar juntos pasara lo que pasara, por eso, Dave aprovechó una visita de Carolina para confesarle que deseaba casarse con ella y no volver a separarse jamás.

Foto: Carmen Ríos

Y así fue. La boda se celebró el 19 de julio de 2015 en la Finca Aal Cachucho de San Agustín de Guadalix (Madrid), un lugar realmente especial. Carolina confió para su gran día en Miguel Crespí y apostó por un vestido sencillo con caída, corte a la cintura, espalda abierta y pequeños y delicados encajes en la parte delantera y en la cola, ¡un modelo con el que lucía súper elegante! Cuenta que le costó encontrar el vestido de sus sueños pero encontró a Miguel y éste entendió a la perfección cuáles eran las pretensiones de la novia.

Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos

Como complementos llevó unos pendientes de perla de su abuela y la alianza de boda, del taller de Irene Zaera, que ellos mismos hicieron. “Ella nos dio el lingote de oro blanco y nos guió a lo largo de todo el proceso, enseñándonos a utilizar las máquinas (todo de forma artesanal), el soplete, el abrillantador… Él hizo la mía y yo la suya. ¡Fue una experiencia única que recomiendo a todo el mundo! Tardamos una mañana en hacerlas, pero es un recuerdo que llevaremos siempre con nosotros”, confiesa la novia.

Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos

En cuanto al ramo, lo hizo también ella misma, la mañana de la boda con flores naturales de la floristería Natural Bouquets, rositas en miniatura color rosa palo y fucsia y ramilletes de hojas verdes. ¡Quedó precioso!

El maquillaje corrió a cargo de Natascha Lefebvre y el peinado fue obra de Yolanda Parrila, dos grandes profesionales que consiguieron crear en la novia un look muy especial con el que estaba guapísima.

Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos

La fotógrafa de boda que escogieron fue Carmen Ríos y, sin duda, acertaron de pleno. Cuentan los novios que esta fotógrafa “hace todo muy personalizado y te da muchas opciones para el reportaje. Durante la boda no notamos su presencia apenas, pero no se perdió detalle. Hace unos días recogimos el reportaje entero y ahora no paramos de ver las fotos y recordar cosas de ese día tan especial. ¡Nos han encantado las imágenes!”.

Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos

La ceremonia tuvo lugar en la Finca Aal Cachucho, en una zona con unas vistas impresionantes y una puesta de sol maravillosa. Tras vivir unos momentos muy emotivos y, quizás, los más importantes de sus vidas, Carolina y Dave, junto a sus invitados pasaron a degustar un delicioso banquete de la mano de Catering El Laurel. Los novios apostaron por un estilo bufet muy desenfadado para la cena con una selección exquisita de cremas frías, carnes, pescados y arroces. ¡Todo presentado con un toque boho-chic!

Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos

Los novios tenían claro que no querían ni salones ni mesas redondas, ¡nada formal!, sino todo lo contrario. Carolina y Dave apostaron por una decoración rústica muy cuidada con una decoración floral espectacular de Búcaro que encantó a los invitados. “Nosotros nos planteábamos la boda más como una fiesta con amigos que como una boda tradicional y todo salió como esperábamos”, confiesan los novios.

Foto: Carmen Ríos
Foto: Carmen Ríos

Además, los novios prepararon para los invitados un fotomatón muy original de FotoSorpresa con atrezzo para que todos se hicieran fotos muy divertidas. “Los invitados se llevaban una copia de las fotos y a nosotros nos entregaron al final de la fiesta un álbum precioso lleno de fotos y dedicatorias de los invitados. ¡Muy recomendable y un recuerdo genial! La verdad es que fue un exitazo y nos lo pasamos como enanos”, explican los novios.

Foto: Carmen Ríos

Y, como baile, Carolina y Dave decidieron que no querían un baile nupcial convencional, sino bailar junto a sus invitados desde el primer momento.

Sin duda, una boda alejada de cualquier tradicionalismo y haciendo lo que realmente los novios querían en cada momento, cumpliendo su sueño y empezando una nueva vida en la que han prometido que jamás volverán a separarse.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información