ES Inicio
ES

Hasta que nos encontremos de nuevo en España: la boda de JP y Chloe

La novia de esta historia, Chloe, aunque por su nombre no lo parezca, curiosamente, nació en Gibraltar, pero se fue a vivir a Estados Unidos. Regresó allí pasados los años como becaria en un conocido bufete de abogados. Y fue allí donde conoció a John Paul. Hay que decir que en un principio no se cayeron del todo bien, pero como quien no quiere la cosa se fueron conociendo y, al final, surgió el amor.

Foto: The Love Hunters

JP le hizo la esperada pregunta en la Bullring, un puesto de observación militar en la parte sur del Peñón de Gibraltar, pero las sorpresas no habían hecho más que comenzar cuando Chloe dijo “sí”. La futura novia no sabía lo que le esperaba y se despertó ese día y arregló para ir a la oficina como un día más. A medida que pasaba el día, se encontró con cientos de globos de un color verde azulado y varios mensajes secretos que la llevaron a través de diferentes lugares. En todos ellos ella y JP habían compartido sus momentos más especiales.

“Sorprendí a Chloe con un vuelo a Nueva York y nos alojamos en el Library Hotel. Después de un desayuno rápido fuimos a la mítica joyería Tiffany’s para elegir su anillo de compromiso”, cuenta el novio orgulloso.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

El 11 de septiembre de 2015 se dieron el “sí, quiero”. Celebraron una ceremonia informal en el Patio Grontal de Casa La Siesta en Vejer dela Frontera, en Cádiz. Cuentan los fotógrafos The Love Hunters, elegidos para una ocasión tan especial que que la energía del sol había comenzado a desvanecerse y una neblina suave cubrió el cielo, para deleite de los invitados que temían por el calor.

Foto: The Love Hunters

La firma de Aire Barcelona fue la seleccionada para el vestido de novia. Se trataba de un vestido de corte princesa, compuesto por un cuerpo con escote de corazón y malla ilusión con pedrería, de tirantes y cuello a la caja. ¡Unos detalles preciosos para el diseño!

El calzado que Chloe eligió para el gran día eran unos zapatos de salón abiertos por detrás con tacón cuadrados de Asos, llamados Sycamore. Tenía un brillo especial en tono rosado y llevaban pedrería grande y elegante en la parte delantera.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

El maquillaje fue realizado por Liza Mayne, una gran profesional y experta del sector, que aceptó el reto de hacer también el peinado de Chloe debido a una cancelación de última hora de su peluquero. La novia lució radiante gracias a un maquillaje muy natural y un recogido bajo y sencillo, con algo de tupé y alguna trenza que le daba un toque aún más chic.

Foto: The Love Hunters

En todo momento Chloe estuvo acompañada de sus dos damas de honor, las cuales lucieron unos vestidos rosas iguales acompañados de unas corona de rosas blancas que daban un aire muy romántico. Brindaron con champán mientras las tres eran peinadas y maquilladas. ¡Unos momentos muy divertidos!

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

Tanto el anillo de compromiso como la alianza de la boda fueron joyas elegidas en Tiffany’s. El primero un solitario con diamante y su anillo con nombre propio, Jazz Band, está compuesto por una fila de diamantes brillantes de talla redonda y engastados en platino. ¡Ideal!

Acompañó su look también con unos pendientes de diamantes en forma de mariposa, los cuales fueron heredados de su madre, Sharon. El día de la boda, ya vestidos, pero sin verse, Chloe se escondió detrás de una gran puerta de madera para entregarle a JP un reloj IWC Portuguese Chronograph, ¡justo unos minutos antes de la ceremonia!

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

John Paul por su parte lució un par de zapatos marrones de Paul Smith que se compró en Covent Garden, en Londres. Para la boda eligió un traje de chaqueta en tono azul marino que acompañó de complementos originales que le dieron un toque diferente, como los tirantes, también en azul marino y la pajarita en un tono azul cielo. Además de unos graciosos gemelos y un boutonnaire confeccionado por paniculata, como los ramos de las damas de honor.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

El padre de Chloe, Ronnie, la acompañó por el pasillo y luego leyó los votos que JP había redactado meses atrás. En un principio Chloe pensó en utilizar a un maestro de ceremonias profesional para el gran día, pero finalmente le pareció más natural contar con alguien más próximo a sus corazones para llevar a cabo un papel tan importante durante la ceremonia.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

Además, el hermano de Chloe leyó una cita del famoso libro de Los Miserables que dejó a todos con la boca abierta. Ronnie guió entonces con calma a la pareja hacia su intercambio de votos y anillos. Los novios se situaron de cara al público para que los invitados pudieran contemplar sus emocionados rostros. ¡Algo precioso!

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

Tras ello procedieron a acompañar a sus invitados al lugar del cóctel, brindar y después continuar realizando una bonita y natural sesión fotográfica con los profesionales de The Love Hunters, mientras sus seres queridos se lo pasaban en grande, charlaban y disfrutaban de un delicioso aperitivo.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

Cuando meses antes de la boda buscaban fotógrafo, Chloe se quedó fascinada por el espectacular uso del color y la calidad artística de The Love Hunters. Después de “cotillear” su web y redes sociales, los futuros novios concertaron una cita con Marcos en su estudio en Guadacorte, donde, como ellos mismos aseguran, “descubrimos impresionados la pasión implacable que sentía por su trabajo”. Y desde entonces estaban seguros de que él sería quien documentase la boda.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

La boda se extendió durante tres días y tres noches en el pequeño hotel boutique que acogió a los 20 invitados, que llegaron la noche anterior a la boda y cuando celebraron una barbacoa. Durante el gran día, el banquete, a la hora de la cena, se compuso por tres platos preparados por el excelente personal de la cocina de Casa La Siesta y servido en una estrecha mesa imperial colocada en el patio. Ello flanqueado por un cuarteto de jazz que dejó que la noche fuera cayendo para disfrutar bajo la luz de las estrellas.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

Chloe dispuso una larga mesa con un mantel de color gris brillante suave. En el centro había colocados adornos confeccionados con flores que resistieron las altas temperaturas, además de unos frascos con baby’s breath. Las sillas fueron decoradas con telas de arpillera que rodeaban los respaldos, excepto las de los recién marido y mujer de las que colgaban unos divertidos carteles con las iniciales Mr y Mrs.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

La madre de JP, Lily, también preparó el pastel de bodas. Un bizcocho suave con un glaseado blanco crujiente y flores como detalles decorativos. La tarta fue presentada en una mesa de postres junto con tarros caseros de dulces y galletas.

El libro de visitas fue un globo retro que Chloe consiguió en Etsy y que fue firmado con rotuladores permanentes por cada uno de los invitados a esta especial boda. ¡Un detalle de lo más original!

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

¿Su primer baile? Chloe y JP bailaron al son de Frank Sinatra y Fly me to the moon, un tema interpretado por la banda de jazz Ian Green’s Marbella Big Band. La novia y el novio estaban rodeados por sus invitados que dejaban escapar pompas de jabón de los pomperos repartidos previamente para después incorporarse rápidamente a la pista de baile, donde permanecieron hasta altas horas de la madrugada acompañados de la música de un DJ.

Foto: The Love Hunters

“Un momento divertido durante el baile fue cuando los fotógrafos y videógrafos se sumaron a nosotros en la pista de baile y participaron en la competición de limbo”, narran los novios. Para JP fue emocionante cuando todos los invitados se cogieron de la mano y bailaron junto a la banda de jazz.

Foto: The Love Hunters
Foto: The Love Hunters

¡Os deseamos lo mejor desde España Chloe y John Paul! Y si lo deseas no pierdas detalle de la boda de Laura y Rubén o la de Noe y Dani. Todas, ¡amores de película!

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información