7 planes especiales para hacer con tu pareja en primavera y verano

¿Te has quedado sin ideas? Aprovecha esta primavera para disfrutar de actividades y experiencias lejos de casa. ¡Sal y que te dé un poco el sol!

7 planes especiales para hacer con tu pareja en primavera y verano
Miguel Hernández
  • Vida en pareja
  • Consejos

Entre estornudo y estornudo, la primavera es tiempo de salir a la calle y no entrar en casa, de disfrutar del buen tiempo, todavía alejado del achicharramiento veraniego. En lugar de pasaros las mañanas del domingo frente al televisor, o las tardes de los miércoles actualizando el estado de Facebook (“harto/a del trabajo”;”maldita alergia”), coged a vuestro chico o chica y disfrutad de tiempo juntos fuera del hogar. Tranquilos, seguirá allí cuando volváis:

1. Pasear

Salir a la calle y caminar sin rumbo no es un ejercicio reservado a jubilados o a señoras que pasan las horas muertas en pueblos perdidos de Extremadura. Olvidarse del metro, del coche y del autobús no solo es beneficioso para los pulmones y las piernas, sino que abre la mente y permite descubrir lugares y sensaciones que se hallaban ocultas. Una tienda nueva, un parque reformado, un concierto de cuerda en mitad de la calle, rutas especiales de cada ciudad: ¡las opciones de descubrimiento son abundantes para alumbrar la rutina diaria! De esta forma, nos sentiremos parte de la sociedad, de su diversa y abundante población, y respiraremos el aire puro (o semi-puro) que necesitamos para darle una nueva oportunidad al planeta.

2. Excursiones

No seas vago/a. Móntate en el coche e investiga los misterios de la naturaleza. ¡Visita los pantanos, ríos y parques naturales de la zona! El campo está magnífico en esta época, con los árboles en flor, los prados verdes como alfombras salvajes y toda la flora expuesta en una bella paleta de colores. La primavera también es el mejor momento para practicar senderismo y otros deportes de aventura. 

Aunque las actividades acuáticas en la montaña suelen tener más sentido en verano, el agua de los ríos está fría SIEMPRE, tanto en enero como en pleno agosto, así que lánzate a la aventura y experimenta el barranquismo o el rafting sin sufrir quemaduras de primer grado por el sol de julio. ¿Te gusta disparar la adrenalina? Paracaidismo, parapente, puenting… No estamos aquí para juzgar tu grado de inconsciencia, sino para proponerte ideas. Eso sí, si optas por cualquier aventura campestre de estas características y sufres las desventuras de la alergia (ojos hinchados, estornudos constantes: piltrafa absoluta), llevaos la carretilla de kleenex pertinente y todo aquello que os permita no aguar la fiesta a vuestra pareja. ¡Lo importante es salir de casa!

3. Escapadas 

Los fines de semana de primavera son perfectos para coger la mochila y alejarse de lo conocido durante unos días. Si vives lejos del mar, coge el coche o el tren y plántate en la playa para comer una buena paella, caminar sobre las rocas o respirar la esencia nocturna de la costa. En esta época, el tumulto playero levantino todavía queda lejos, así como el calor que hierve el agua, la sangre y fríe huevos en el capó del coche. Si te encuentras con el mar cada vez que alzas la persiana por las mañanas, utiliza el mismo sistema, pero rumbo a la montaña o al interior; numerosos pueblos pintorescos e historias te quedan aún por descubrir lejos de tu ciudad.

4. Cultura y bares

Aunque el invierno se postula como el mejor momento para ver todas las obras de Velázquez en el Prado, la primavera crea una simbiosis especial entre cultura y el famoso “tomar algo”. El mencionado Prado, los Reales Alcázares de Sevilla, el Teatro-Museo Dalí de Figueras, el Museo Guggenheim Bilbao, La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia… La lista de museos es larga e incluye disciplinas de todo tipo, desde pintura y escultura hasta automovilismo y espadas samuráis; lo que gustéis. El teatro y el cine son dos opciones para completar una jornada cultural de provecho que, obviamente, merece ser terminada con un helado, una tarta en una cafetería de estilo europeo, un batido, una horchata o, ¡qué demonios!, una jarra de cerveza, un buen tinto de verano o un gin-tonic (ron-cola para los menos cool). Si es con pincho, mejor que mejor.

guardarComaniciu Dan
Foto vía shutterstock: Comaniciu Dan

5. Rutas de tapas

Algunas ciudades españoles no practican el arte de la tapa, pero es un tópico cultural y gastronómico real que no avergüenza a ningún español que se precie. Hartos de la asociación permanente de España con el flamenco, las sevillanas y los toros, comunes solo a algunas zonas de la geografía nacional, la tapa se ha extendido de manera notable, ya sean montaditos, brochetas o pintxos sus representantes. Hacer rutas de tapas incluye, en la mayoría de los casos, beber y comer en terrazas e interiores sin sufrir consecuencias graves en nuestro patrimonio; la primavera es el mejor momento para “soportar” dicha procesión culinaria con una temperatura agradable y una más que agradecida ausencia de moscas.

6. Ruta de terrazas y áticos

No hablamos de tomar unas cañas en la plaza del pueblo, sino de ir un poco más allá y visitar azoteas emblemáticas de la ciudad y terrazas exclusivas. Las vistas de la ciudad, pintadas sobre el cielo crepuscular con tonos púrpura y anaranjados, y una buena bebida en la mano, sujeta a las elaboraciones más creativas de la coctelería, es una mezcla encantadora que no puede escapar de tu tiempo de ocio primaveral. Haznos caso.

7. Parques y bicicletas

La llegada de la primavera supone la conquista de parques por todo el personal urbanita (tildado de ‘dominguero’ en muchas ocasiones). La intromisión en los principales pulmones de la ciudad suele producirse en forma de picnics, paseos, deportes, sesiones fotográficas, ferias del libro, juegos (diábolo, malabares, slackline…) y otras alternativas variopintas. La tortilla bajo un árbol sabe mejor, aunque haya amenaza de hormigas. Por otro lado, las bicicletas salen a la palestra en dichos parques y ofrecen alternativas de ocio y rutas verdes, además de la actividad física y reducción de la contaminación del planeta. Todo son ventajas.

¿Acaso te aburres? Con esta pequeña lista no tienes excusa para quedarte en casa poniendo a punto tu colección de matrioskas. Quita a tu chico el mando de la tele, o a tu chica el libro de Paulo Coelho, y salid a la calle esta primavera. ¡Tu relación puede depender de ello!

¿Te casas en primavera? Apunta las ideas más TOP para decorar tu boda. ¿Qué harás con las fotos? Atiende a estos 10 consejos par conseguir las imágenes más bonitas y románticas en primavera. Y es que, en el fondo, esta estación es especial para dar el “sí, quiero”: el encanto de las bodas de primavera: ¡sabores, olores y lugares mágicos! ¡Echa un ojo a todo lo que tenemos que contarte al respecto!

Selecciona a los proveedores que quieres contactar

Vidyka.es Fotógrafos bodas
Hotel María Cristina Hoteles bodas
Grand Hotel Don Gregorio Castillos y Palacios

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!