ES Inicio
ES

El mejor día de sus vidas: la boda de Raquel y Julio

Raquel y Julio se conocieron en Madrid, lugar en el que él vivía mientras ella estaba en Galicia. Después coincidieron en Vitoria y, más tarde, en Santiago de Compostela. Fue en ese lugar donde comenzaron su historia de amor.

La pedida de mano fue muy emotiva y original. Julio escribió un libro en el que recopilaba gran parte de sus primeros mensajes y en los que se veía cómo iba naciendo todo poco a poco. Al final del libro le pedía que se casara con él para poder continuar la historia. Raquel, como no podía ser de otra forma, dijo que sí y la fecha elegida para celebrar su enlace fue el 31 de agosto de 2013, en la misma ciudad de la pedida: Santiago de Compostela.

Foto: Noire et Blanche

Los novios

El vestido de novia que lució era un diseño de su propia firma, Raquel Ferreiro. Constaba de dos partes, ya que le apetecía llevar un vestido largo y vaporoso y, a la vez, le encantaban los mini-vestidos. Así que, decidió no renunciar a ninguna de estas opciones. En la parte superior llevaba un vestido de manga larga de muselina de seda con una falda vaporosa. Debajo estaba el mini-vestido de lentejuelas de diferentes tamaños en un tono entre dorado y plateado.

Raquel tenía claro que los zapatos del día de su boda tenían que ser de color marfil. En Brancucci encontró aquellos con los que tanto había soñado. En cuanto a las joyas, la novia llevó el anillo de pedida y un solitario de brillantes y platino.

Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche

Además optó por una pulsera antigua como algo prestado con la que se casó su madre. Del maquillaje y de la peluquería se encargaron Silvia & Guy, optando para el peinado por una sencilla diadema y el pelo suelto, y luego un maquillaje sencillo.

Raquel buscaba un ramo de novia de flores silvestres y confió en el buen gusto de Rebeca Senra para llevarlo a cabo. La combinación del ramo con el original vestido de novia era espectacular.

Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche

La ceremonia

La ceremonia y el banquete se celebraron en el mismo lugar: el Pazo do Faramello, un lugar natural y arquitectónico de ensueño. Al ser una boda al aire libre pusieron sombrillas de papel, para el sol, y mantitas blancas, para el fresco de noche. Al terminar la boda los invitados podían llevárselas si querían.

De la decoración floral también se encargó Rebeca Senra. Raquel y Julio eligieron algo que fuera natural y silvestre, a juego con el ramo de ella y basada, sobre todo, en tonos verdes más que en flores, ¡y así fue!

Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche

El banquete

Para el banquete escogieron a Siro González. A los novios les encantó la calidad de sus materias primas, su forma de presentarlo, de cocinarlo y su atención a cada detalle.

En una mesa imperial sentaron a todos sus invitados para que les acompañasen. En ella, a lo largo, tenían un centro de mesa a modo de guirnalda. Todos los meseros, minutas, planos e incluso las invitaciones de boda fueron diseñadas por la propia Raquel, ya que había hecho con anterioridad trabajos de diseño gráfico, ilustración y acuarela.

De las fotografías se encargó Noire et Blanche, un equipo de profesionales que se caracterizan por su talento, creatividad y experiencia. Las imágenes representan a la perfección los momentos vividos tan emotivos.

Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche
Foto: Noire et Blanche

En la mayor parte del evento la novia lució su maravilloso y original vestido de dos piezas confeccionado por su propia firma, Raquel Ferreiro: para la ceremonia, el aperitivo, la comida, el baile y la cena. Una vez servido el buffet cena se quitó la parte de muselina y se quedó solo con el mini-vestido para disfrutar del baile con todos sus amigos, familiares y su ya marido.

Los encargados de realizar el vídeo de boda fueron A&Y Vídeo, cuyos trabajos tienen una estética muy cuidada, un montaje medido al milímetro y sienten la pasión por plasmar los pequeños detalles. Para finalizar el gran día, los novios cantaron Come what may, de la banda sonora de Moulin Rouge. Julio y Raquel recuerdan su enlace como “el mejor día de sus vidas”.

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas el reportaje de Sara y Javi o de Laura y Rubén.

Vestido: Raquel Ferreiro | Zapatos: Brancucci Novias | Maquillaje y peluquería: Silvia & Guy | Ramo: Rebeca Senra | Fotografía: Noire et Blanche | Vídeo: A&Y Vídeo | Lugar de celebración: Pazo do Faramello

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información