ES Inicio
ES

Experimenta una luna de miel en Croacia con sabor medieval y mediterráneo

Croacia está de moda, quizá por sus aguas turquesas, su exuberante vegetación, su sensacional clima y sus espacios insólitos, tanto urbanos como naturales. Definitivamente, es un milagro que el país balcánico no se haya colocado en el candelero mucho antes. Así pues, lee con detenimiento, embriágate con el contenido de las palabras y, poco a poco, descubre por qué Croacia es un destino de altura para lunas de miel exquisitas.

Split. Foto: xbrchx

Así es Coracia

Croacia lo tiene todo para enamorar. Forma parte de la península de los Balcanes y tiene el privilegio de remojarse en las aguas del mar Adriático, masa acuática perteneciente al mar Mediterráneo. Allí habitan la friolera de 1185 islas, repartidas a lo largo de la costa Dálmata, de 1700 pintorescos y azulados kilómetros. Como pieza importante del engranaje que mueve el sur de Europa, su clima es suave y agradable, gracias a la fórmula secreta que cocinan la brisa marina y el sol, este último máximo representante del cielo croata. En todos los puntos del país se respira la paz, la tranquilidad y el dulzor de la esencia mediterránea.

La historia de Croacia es rica y apasionante y casa sin fisuras con los movimientos vanguardistas de los últimos años, presentes en los núcleos cosmopolitas. Consiguió la independencia de la Segunda Yugoslavia en 1992 y, desde entonces, lucharon por alcanzar la democracia, culminada en 1999 con las primeras elecciones totalmente democráticas. En 2013, consiguieron, tras un profundo y satisfactorio lavado de cara, uno de sus grandes objetivos: ingresar en la Unión Europea. Zagreb es su capital.

Pula. Foto: OPIS Zagreb
Dubrovnik. Foto: Ajan Alen
Dubrovnik. Foto: Gaspar Janos

Confort en la costa

Sus 1185 islas y 1700 kilómetros de costa son ideales para visitar en barco, quizá el mejor aliado para disfrutar al máximo de tu viaje de novios en Croacia con la cálida luz del Mediterráneo. Surcar las aguas del Adriático implica entregarse con satisfacción a las diferentes tonalidades del azul. A bordo, sus aguas simbolizan interminables obras pictóricas pintadas por la Madre Naturaleza; nadando y buceando, la sensación es pura y reconfortante, como un abrazo fresco y reparador dibujado en turquesa. La playa Raduca, cerca de la ciudad de Primosten, es una de las más hermosas del país.

Playa de Brela. Foto: lukaszimilena

Las islas son los principales atractivos del país. Hvar apunta a convertirse en lugar de peregrinación del mediterráneo, gracias a la mezcla de playa, lavanda y hoteles de infarto, como el Adriana Hvar Spa Hotels y el Amfora Hvar Grand Beach Resort. En Brac, la playa de Zlati rat, junto a un bosque de pinos y una antigua villa romana, es su reclamo más importante, con forma cambiante por el ajetreo de sus aguas. En la zona, el Hotel Bol es uno de los más populares.

Asimismo, Korkula, amurallada y cuna de Marco Polo; Cres, conocida por su plato estrella a base de cordero; y Rab, con actividad costera y un casco medieval de cuento, son otros tesoros isleños que destacan por su belleza, entre el maravilloso conjunto de islas de museo. En la mayoría de éstas, el agua cristalina de sus playas se funde con la pálida paleta de colores de la arena. Como ejemplo, la playa de Stiniva, escondida entre las rocas. En la isla de Ciovo, el Hotel St. Cross Villa Saint Cross y el Hotel Bol te esperan con los brazos abiertos.

Foto: Adriana Hvar Spa Hotels

La península de Istria, dentro del propio país, también ofrece lo mejor de la costa, con hoteles de lujo como el Lone, de diseño exclusivo, varias piscinas y spa; o el Monte Mulini, que mezcla la belleza de sus jardines con su impresionante piscina y la cocina de vanguardia. Ambos, al igual que muchos resorts de la zona y otros cuantos de Vrsar, pertenecen a la prestigiosa cadena hotelera Maistra Hotels & Resorts.

Foto: Hotel Lone

También en Istra, Umag es otra de sus referencias costeras y es la cadena Istatourist la encargada de ofrecer excelentes alojamientos. Así, en el Hotel Meliá Coral destacan sus múltiples zonas de piscina y su centro de bienestar asiático, mientras que el Hotel Sol Aurora, también afincado en el lujo, es considerado el primer hotel croata comprometido con el medio ambiente.

Foto: Hotel Meliá Coral

Naturaleza mediterránea

El sello mediterráneo se extiende por los principales paisajes del país, haciendo uso del verde clorofila para empapar sus estampas naturales. De hecho, Croacia es uno de los países europeos con mayor biodversidad, colocando cuatro grandes ecorregiones (Mediterráneo, Alpino, Panonia y Continental) en los que vive todo tipo de flora y fauna.

Los bosques mediterráneos y los templados de frondosas son sus ecosistemas por excelencia, hogar de la mayoría de plantas y animales que pueblan Croacia. No obstante, en todo el territorio se estiman entre 50000 y 100000 especies, 1000 de las cuales son consideradas endémicas. Además, humedales, praderas, ciénagas, pantanos, matorrales y entornos costeros y marinos completan el grueso natural croata. Para tu luna de miel, la oferta de excursiones a través de la naturaleza es un regalo de bodas inolvidable y auténtico.

Parque Nacional de los Lagos de Plitvice. Foto: Creative Travel Projects

El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice es uno de los grandes reclamos del país. Se trata de un paraíso de 16 lagos turquesa, cascadas, rocas y un bosque de vegetación inconmensurable, perfecto para recorrer en pareja y coleccionar las mejores fotos del viaje de novios. Asimismo, el Parque Nacional Krka constata la importancia de los espacios naturales y los ecosistemas protegidos. Éste incluye Skradinski buk, una piscina natural surcada por impresionantes cascadas.

Parque Nacional de los Lagos de Plitvice. Foto: mpaniti

Grandes y encantadoras ciudades

Zagreb, considerada la “pequeña Viena”, es la capital del país y un reducto de encanto desconocido por muchos habitantes del mundo. La oferta cultural es variada e ideal para rellenar los días de un viaje de novios muy europeo. Los vestigios del imperio austrohúngaro siguen adheridos al conjunto de la ciudad, en avenidas, parques y edificios emblemáticos. Además, el ciudadano de Zagreb disfruta en cualquier estación el año de la actividad al aire libre en terrazas, parques y plazas. Descubre la Ciudad Baja, viaja al pasado en la Ciudad Alta, visita la plaza Trg Josipa Jelacica, el cementerio Mirogoj, sus bellos jardines y la imponente catedral.

Zagreb. Foto: Dreamer4787

Otra de sus joyas es, sin duda, Dubrovnik, una ciudad mágica de ambientación medieval. Conserva muchas piezas de esta época, como la muralla del siglo X, aunque tanto ésta como muchos de sus tesoros han tenido que ser restaurados. De hecho, Dubrovnik ha sido una ciudad muy maltratada por las guerras y los desastres naturales, pero ha sabido preservar su encanto de antaño gracias al trabajo de sus conservadores.

Hoy en día, es una ciudad deliciosa, diseñada con perfección y con apariencia de la Edad Media, hasta el punto de haberse convertido en uno de los escenarios principales de Juego de Tronos. Toma nota de la muralla de la ciudad (sus 16 torres regalan fantásticas panormámicas), de la calle Stradun y de la Plaza de la Luza, que alberga el Palacio de Sponza, la Torre del Campanario e la Iglesia de San Blas. También destaca por sus playas de piedra, tanto las de la ciudad (no te piedras Gradska Plaz) como las que se encuentran en isla de Lokrum, a la que se puede acceder en ferry. Dos ambientes perfectos para una luna de miel completa.

Dubrovnik. Foto: Mila Atkovska

Split completa el trío de las ciudades croatas más célebres, aunque hay otras muchas que merecen atención. En este caso, hablamos de otro espacio con fuerte influencia medieval, en la que toman importancia sus palacios, restos romanos y el exquisito pueblo marítimo. Por todo ello, Split ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad tiene su centro en el Palacio de Diocleciano, una imponente estructura con torres, portas (Aurea, Argentea, Ferrea…) y la Catedral de Split como principales puntos de interés. Sin embargo, la ciudad en sí es un maravilloso entramado de calles en el que perderse y disfrutar, culminando con el bello Paseo Marítimo.

Split. Foto: xbrchx

Centros culturales e históricos

La especialidad que actualmente envuelve Croacia tiene que ver con su convulso pasado histórico. Uniones, escisiones, períodos monárquicos de gran importancia (Habsburgo y Austria-Hungría), comunismo, guerras e independencias determinan el devenir de cualquier ciudad. Por ello, han quedado estigmas de su pasado y se pueden contemplar en construcciones como la muralla de Ston, una de las más largas de Europa, o el castillo de Trakoscan, a lo alto de un precioso lago.

Dos ciudades de gran importancia histórica son Varazdin, sembrada por iglesias y monasterios que dan vida a su encantador casco histórico, y Primosten, sita en una islote, con el regalo para sus novios de extraordinarias playas.

Castillo de Trakoscan. Foto: iascic
Primosten. Foto: OPIS Zagreb
Primosten. Foto: Gaspar Janos

Croacia es un pequeño paraíso en mitad de Europa. Hoy en día, con su mejora del turismo, es una excelente oportunidad para descubrir sus encantos. Disfruta de una luna de miel divertida, variada y especial, con la esencia mediterránea como bandera.

Descubre, además, cómo sería una luna de miel en Isla Mauricio o un viaje de novios en México.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información