Una gran fiesta de amor en pleno campo: la boda de Marta y Julen

Una gran fiesta de amor en pleno campo: la boda de Marta y Julen

Una celebración alegre y sencilla que se alejó de todo protocolo. Unos novios con mucha personalidad que rompieron con los formalismos para pasar un día único, memorable e inigualable.

  • Real weddings
  • Verano
  • Rústica
  • 2014
  • Barcelona

Cuando Marta y Julen se conocieron, apenas tenían 16 años. Fue gracias a unos amigos en común y desde el primer instante que les presentaron, ambos sintieron un flechazo. Estuvieron juntos cuatro años hasta que por circunstancias de la vida tomaron caminos separados. Pasaron días, meses y años sin verse y el destino les volvió a cruzar por la calle, y fue en ese momento cuando ambos se percataron de que no se habían olvidado. Hicieron falta muy pocas citas para que todo lo que había estado dormido, volviera a despertar con más fuerza que nunca.

Un amor que se manifestó con varias peticiones de mano: en la playa, paseando por las calles de Barcelona, en un McDonalds, en la cama antes de irse a dormir… Y es que cualquier ocasión era buena para que Julen le dijera todo lo que sentía por Marta y los planes de futuro que quería con ella. No hubo un anillo de pedida oficial, pero a Marta le faltan dedos en las manos para llevar todos los anillos de amor eterno.

guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardar Say Cute!
Foto: Say Cute!

Los novios

El vestido de novia de Marta lo firmó Otaduy, un diseño de la casa barcelonesa con escote corazón y leves transparencias delanteras que lució con joyas de la familia, unos zapatos de color nude, un recogido bajo trenzado realizado por su querida madre y un ramo precioso que fue elaborado por jóvenes discapacitados de la Fundación Estimia, Fundación en la que colabora.

guardarsay cute!
Foto: Say Cute!
guardarsay cute!
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!

Julen, el novio, fue de lo más original con su atuendo y sorprendió a todos los invitados con un look diferente y con mucha personalidad. Estaba compuesto por bermudas azules, camisa de manga corta color blanca, tirantes blancos y pajarita de color verde lima.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!

Ceremonia y banquete

Marta y Julen están a punto de celebrar su tercer aniversario de boda, ya que se casaron el 16 de agosto de 2014 en Casa Periques, una masía catalana con vistas a la montaña de Montserrat. Un enclave espectacular que cumplió con todas sus expectativas, ya que buscaban un espacio al aire libre con vistas a la montaña, un lugar donde los niños pudieron correr y jugar sin problemas y donde tuvieran la libertad de organizar la boda a su gusto.

guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!

La boda fue sencilla y se alejó de todo protocolo. Ellos mismos la definen como una gran fiesta de amor en pleno campo. Para la organización de la boda, apostaron por su propio estilo y esencia. Buscaron todo aquello con lo que se identificaban y huyeron de todo lo que no les representaba. Partieron de la base de romper con los formalismos, nada de trajes ni americanas, ni tacones altos con los que sufrir un dolor de pies insoportable, ni mesas con ocho cubiertos y cuatro copas en la mesa. Instalaron banderolas por todo el recinto, flores blancas y verdes por todos los rincones de la finca, hubo sorteos, paella para comer, un vals de confeti y todo lo necesario para pasar un día único, memorable e inigualable.

guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!
guardarsay cute
Foto: Say Cute!

Las mesas tenían detalles muy bonitos como las servilletas de cuadros de colores al más puro estilo campestre, que fueron confeccionadas por la madre de la novia, unas cajas de fresas y unos cuantos botes de conserva. El menú fue diseñado por Julen y tuvo detalles muy originales, como las cámaras de fotos de usar y tirar que había en cada una de las mesas. En la comida, los invitados pudieron encontrar buñuelos de bacalao, jamón, lomo extremeño, paella, dulces caseros y una gran tarta compuesta de bizcocho y Nutella. Y además tuvieron regalos como totebags, complementos de la novia, y tatuajes temporales de Tattonie Temporary Tattoos diseñados por los novios que divirtieron tanto a niños como a mayores.

Baile de los novios

El gran baile nupcial lo bailaron al son de la canción Tecno-Pop, que desató el desparpajo de los invitados más introvertidos, y después contaron con una gran lista de Spotify que hizo que la fiesta se fundiera con el amanecer del día siguiente.

guardarsay cute
Foto: Say Cute!

Un auténtica fiesta en la que todos, mayores y pequeños, disfrutaron como auténticos niños. Y solo hay que ver las fantásticas imágenes de Say Cute! para dar fe de ello.

Lugar de celebración: Casa Periques | Vestido de novia: Otaduy – Barcelona | Fotógrafo: Say Cute!

Quizás también te interese:

Una boda rústica en pleno Toledo: el gran día de Enrique y Pilar

Así de increíble es una boda en el agua, ¡en pleno Mar Caribe!

El campo como testigo de nuestro amor: la boda de Arantxa y Jaime

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Casa Periques Masías bodas
Otaduy - Barcelona Novia Diseñadores de novia
Say Cute! Fotógrafos bodas

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!