ES Inicio
ES

Amor 24 horas al día: la boda de Miriam y Xavi

Muy pocas parejas pueden decirlo: “compartimos las 24 horas del día”. En el caso de Miriam y Xavi es cierto. Se conocieron en el trabajo y desde que surgió el flechazo entre ellos (“Yo, más lanzada, él con sus ojos verdes y yo con mis ganas de abrazarlo”) no se han separado. La boda que hoy os contamos, con la ayuda de las fotos de Raquel Puras, de 3 deseos y medio, es la culminación de esta bonita historia y de su particular “Open 24 horas”, como Miriam define cariñosamente su relación.

Foto: 3 deseos y medio.

Después de compartir vida amorosa y profesional, para Miriam el verdadero compromiso llegó cuando ambos se fueron a vivir juntos. Por ello, la idea de casarse llegó como una prolongación natural de su historia, una forma de celebrar su amor junto a su familia y sus amigos. “Teníamos claro lo que queríamos: una celebración civil solo con padres y hermanos y luego una fiesta para celebrar con todos que íbamos a pasárnoslo muy bien”, explica Miriam.

Foto: 3 deseos y medio.

Pese a la aparente sencillez de su propuesta, como cualquier novia, Miriam dedicó buena parte de sus esfuerzos a la búsqueda del vestido. “No sabía por dónde empezar a buscar. Soy muy especial y para ese día quería llevar algo que fuese único. Tenía mil ideas en mi cabeza, pero un solo nombre bailaba en mis pensamientos: Lia Lee Barcelona. Ella es única, diferente, encantadora y sabe entender a la perfección lo que siento y lo que quiero expresar. Fue entonces cuando la llame y la dije: ¿Te atreves a que hagamos una cosa juntas?”, recuerda la novia.

Dado que Miriam no quería ser una novia convencional, Lia y ella empezaron a trabajar sobre la idea de crear algo diferente. ¿La propuesta ganadora? Crear un vestido de noche con un toque vintage y vestirlo con joyas para crear un diseño único. “De esto surgió un concepto maravilloso, elegante, sencillo, delicado, radiante y sobretodo muy diferente y atrevido. Estaba muy contenta del trabajo y sabía que encantaría a todo el mundo, porque la elección fue solo mía”, cuenta Miriam.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

Una vez listo el vestido, la elección del calzado vino condicionada por el entorno rural y catalán en el que Miriam y Xavi querían celebrar su enlace. “Se nos ocurrió que los invitados vinieran con espardeñas y que nosotros haríamos lo mismo. Ese fue el calzado que tanto Xavi como yo, en mi caso un diseño en color beige de Tony Pons, lucimos en nuestra boda”.

Foto: 3 deseos y medio.

El ramo fue otro de los elementos que Miriam eligió con cuidado: una propuesta salvaje y diferente de Flores by Bornay, las encargadas también de confeccionar la corona de flores que Miriam llevó en su gran día y de parte de la decoración del enlace.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

Buscando la sencillez, la única joya que lució la novia fue su alianza, un aro de oro rosa creado por Salvadó Mallol. El maquillaje y la peluquería fueron obra de Junior Queirós quien apostó por la naturalidad: un maquillaje en tonos neutros y la melena de Miriam suelta con ondas tan solo adornada por la corona de flores.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

Xavi, por su parte, tampoco se rindió a las tradiciones y buscó un atuendo alternativo más en línea con lo que ambos querían para su enlace: un traje azul hecho a medida, una camisa amarilla y una pajarita blanca con topos azules como complemento. “¡Era el novio más guapo del mundo!”, recuerda Miriam.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

La ceremonia, tuvo lugar en Can Piferrer, una masía idílica que acogió también el convite. “La idea de poder celebrarlo todo en un entorno único y unidos nos encantaba”, cuenta Miriam. Los hermanos de los novios fueron los encargados de oficiarla, dando un toque mucho más personal e inolvidable al sí quiero que se remató con la lectura de los votos por parte de los novios. “Fue un momento muy especial. Xavi no es muyu de palabras, pero sus votos me llegaron al corazón. Fue súper súper bonito”, recuerda la novia.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

Tras el enlace, los novios se hacían sus primeras fotos como marido y mujer junto al equipo de Raquel, de 3 deseos y medio, una elección que Miriam tuvo clara desde el principio “Su sensibilidad me conquistó al momento y al ver su trabajo pensé: “Esto es lo que quiero”.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

Mientras, los invitados descubrían todo lo que las wedding planner de “Fueron felices” habían preparado para ellos, al tiempo que degustaban el cóctel servido por el cátering Monserrat, también responsable del convite.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

La comida dio paso a la fiesta, precedida por el baile de los novios, al son de Batiskafo Katiuskas” de Antonia Font, la primera canción que les unió. Pero no con ello se acabaron las sorpresas ya que, siendo una boda de mañana y teniendo claro los novios que querían que la fiesta se prolongase hasta el amanecer, el momento cena fue también muy especial: “El instante en que llegó la furgoneta de “Frank and The Butis” fue otro de los instantes para el recuerdo ya que los invitados no tenían ni idea de lo que les esperaba y les encanto ver que en esa preciosa furgo les esperaban unas butifarras riquísimas como cena”, cuenta Miriam.

Foto: 3 deseos y medio.
Foto: 3 deseos y medio.

Y es que cuando unos novios se plantean su boda como una fiesta para celebrar su amor con sus amigos, el resultado se nota, tal y como cuenta la propia novia: “Sobre todo, buscamos la esencia, la idea, lo importante. ¡Que un invitado me diga un año después, esto se tendría que celebrar una vez al año, me hace llorar de emoción!” ¡Nuestra enhorabuena a los dos y muchas gracias por compartir vuestro gran día con nosotros!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la boda de Georgina y Willi, en medio de viñedos ni la de Natalia y Nacho, una boda boho de lo más elegante.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Comentarios (2)

Miriam
07/08/2015

Gracias por relatar de esa manera ese día tan especial…no tengo palabras para describir todos mis sentimientos!

Responder
Patricia Olivares
11/08/2015

Gracias a ti Miriam por compartir tu historia y tu preciosa boda.

Un saludo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información