ES Inicio
ES

Una fiesta Erasmus fue el comienzo de una bonita historia: la boda de Alberto y Adela

Alberto y Adela se conocieron gracias a un amigo en común “en una fiesta de esas que parecen las naciones unidas y que se montan en pisos compartidos por Sénecas, Erasmus, y gente trasladada por temas de trabajo”, cuenta la pareja. ¡Fue un flechazo! Sólo dos meses después ya vivían juntos y dos años más tarde se prometieron amor eterno.

Foto: David Luque

Alberto le pidió matrimonio una bonita noche en Salou, recreando la primera cita, pero esta vez con una cena en el torreón de una antigua casa colonial reconvertida en restaurante, Villa Alexander. Llegado el momento del postre, el camarero subió una tarta donde ponía “Alberto SÍ Adela” y le dejó caer una cajita envuelta. Así le pidió matrimonio.

Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque

La boda se celebró un caluroso 27 de junio en la Hacienda La Andrada, en Alcalá de Guadaira, Sevilla. Para el gran momento la novia escogió un vestido de Pronovias con corte griego, escote trasero de pico, cinturón dorado y falda lisa.

Como complementos, lució un reloj Michael Kors en oro rosado que Alberto le regaló en la pedida, unos pendientes de Swarovsky de oro con cristal en el interior y unos zapatos de Lodi en color blanco roto con un tacón muy alto. El ramo era de peonías rosadas y paniculata, sencillo pero precioso.

Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque

La ceremonia civil se celebró en el jardín de la hacienda, oficiada por el cuñado de la pareja, que consiguió dirigir una boda muy especial llena de momentos únicos, recogidos por el objetivo de David Luque, el fotógrafo que los novios contrataron para capturar cada uno de los instantes de su gran día. “Lo conocimos en la boda de nuestros amigos Ángel y Carmen, y cuando vimos su trabajo, no nos planteamos otra opción”, confiesan los novios. ¡No tuvieron ninguna duda!

Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque

Tras una ceremonia de lo más emotiva, dieron paso al banquete, celebrado en la propia Hacienda, donde degustaron un delicioso menú a prueba de los paladares más exigentes. ¡Estuvo lleno de sorpresas! Los novios prepararon para las invitadas un pequeño tiesto con un cactus y una banderita con una caricatura que hizo Alberto de ellos mismos, y para ellos, una botella de vino tinto Renè Barbier con una tarjeta de agradecimiento.

En cuanto a la decoración del evento, optaron por ramos de paniculata, jaulas blancas envejecidas, velos blancos y velas sobre candelabros de madera. ¡Consiguieron un escenario mágico para su sí, quiero!

Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque
Foto: David Luque

Para el baile de novios escogieron, escogieron una sevillana de Las Soles: “Y tú te mueres por mi”. ¡Mucho arte en una boda de lo más especial! Así fue el gran día de Alberto y Adela, querían vivir momentos inolvidables juntos y, sin duda, lo consiguieron. ¡Muchas felicidades pareja!

Si te ha gustado esta boda, no te pierdas la de Elena y Daniel o la de Bea y Diego, conoce su peculiar historia y cómo fue el día más importante de sus vidas. ¡Te sorprenderá!

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información