¿Por qué nos seguimos casando?

Pensemos en una pareja que lleva 7 años junta y conviven desde hace 5 años. Un buen día deciden casarse y tú te preguntas: ¿para qué si en la práctica es como si estuvieran casados? Pues precisamente de eso queremos hablarte, del por qué, a pesar de llevar una vida estable en pareja, nos seguimos casando.

Compromiso social

Años atrás, el matrimonio era básicamente una obligación. Ahora ha dejado de serlo y se ha convertido es una opción como otra cualquiera. Casarse ya no es un acto conservador sino que es una decisión madura tomada por una pareja cuando deciden comprometerse legalmente el uno con el otro y no temen anunciarlo públicamente. Descubre cómo nos casábamos antes, cómo lo hacemos ahora y cómo nos casaremos.

Only Love Photo
Foto: Only Love Photo

Felicidad en alza

Científicos sociales sostienen que las personas casadas tienden a ser más felices. Un estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica, señala que las personas, entre 30 y 40 años principalmente, reflejan mayor felicidad cuando están casadas. Una razón fundamental para explicar esto sería el rol de la amistad dentro del matrimonio. Y aquí viene la conclusión central del estudio: “quienes genuinamente consideran que su pareja es su mejor amigo, alcanzan alrededor del doble de satisfacción junto a su pareja, en comparación con los demás”. A fin de cuentas, la investigación llega a una conclusión optimista: las personas tienen la posibilidad y la capacidad de incrementar sus niveles de felicidad y evitar las crisis encontrando en su pareja a un amigo, no solo a un compañero sentimental. 

Otro estudio realizado por una universidad australiana, muestra que las personas casadas tienen un 135% más de probabilidades de presentar una alta puntuación de felicidad que las personas solteras. El matrimonio ofrece una estabilidad, seguridad y protección que todos necesitamos para sentirnos felices, y esto ayuda en gran medida a tener más éxito en nuestra vida cotidiana.

Lucía Romero
Foto: Lucía Romero

Mucho mejor entre dos

Como cualquier experiencia vital, cuando tenemos la posibilidad de compartirla con alguien, su valor se multiplica por dos. Como seres sociales por naturaleza, necesitamos compañía no sólo para ser más felices, sino para dar y recibir, superar los malos momentos cicatrizando antes las heridas, recordar los buenos momentos vividos junto a nuestra pareja haciendo aflorar los mismos sentimientos vividos anteriormente… En definitiva, cuando compartimos nuestra vida con alguien, le añadimos más fuerza, ganas y un mayor bienestar. 

¿Reloj Biológico?

No, no se te pasa el arroz ni hay que ir a la desesperada (¡no mezclemos conceptos!). Sabemos que la vida funciona por etapas. Llega un punto en el que es necesario pasar al siguiente nivel, lo sientes, no hay vuelta de hoja. Necesitas un cambio a nivel profesional, te planteas si cambiar de casa, ya no te riges por las mismas reglas que hace un tiempo y comienzas, poco a poco, a sentir una necesidad inexplicable de cambios; y, tal vez, llegará un punto en el que el matrimonio te parecerá el siguiente paso natural a tomar. La “metamorfosis” es tan natural como necesaria. No somos estáticos, vamos evolucionando y lo que queríamos a los 20 no es lo mismo que queremos a los 30. Quien diga lo contrario miente (o se ha quedado anclado en un punto de no retorno).

Carlos Lucca
Foto: Carlos Lucca

El significado de AMAR

Has tenido historias más o menos serias, de mayor o menor intensidad, pero es inútil negar la evidencia: cuando sabes que la persona que tienes a tu lado es (aunque suene a topicazo) el hombre o la mujer de tu vida, no puedes frenar el deseo de ese “algo más”, de gritarle al mundo tu amor, de cogerle de la mano y saber que os une mucho más que un despertar, una casa o unos hábitos. Os une algo invisible y mucho más poderoso que cultivaréis día a día. No olvidéis nunca que “ENAMORARSE es amar las coincidencias, mientras que AMAR es enamorarse de las diferencias“. Ahí lo dejamos. Descubre por qué nos sentimos atraídos hacia nuestra pareja según la ciencia.

Estabilidad con todas sus letras

Cuando nos casamos, no sólo se estabiliza nuestra vida, sino que ese “colchón económico” que nos hace sentirnos más libres se hace realidad y la estabilidad financiera llega a nuestra vida. Juntos seréis los mejores administradores y la preocupación por posibles deudas o gastos inesperados se verá rebajada notablemente gracias a esa estabilidad económica que os ayudará a establecer prioridades y a invertir con cabeza en vuestro presente y vuestro futuro.

Alarga la vida

Hay estudios que demuestran que las personas que están felizmente casadas suelen vivir más que aquellas personas que son solteras. Por ejemplo, un estudio de 2006 realizado por la Universidad de California sostuvo que las personas solteras tienen cinco veces más probabilidades de morir de enfermedades infecciosas, casi el 40% más de probabilidades de morir de enfermedades del corazón y el doble de probabilidades de morir por accidente. Otros estudios sugieren que la tasa de mortalidad entre los hombres solteros es 250% más alta que entre los hombres casados. El matrimonio no te hace inmortal pero, como ves, ¡te ayudará a vivir más tiempo!

Alicia Nacenta
Foto: Alicia Nacenta

Envejecer juntos

¿Alguien quiere hacerse mayor y sufrir los achaques de la edad? No hace falta que respondáis… Pero cuando estás con la persona a la que amas profundamente, a la que has elegido tú libremente y pasa el tiempo, vuestra piel, vuestro cuerpo… todo irá cambiando, pero lo que no cambiará es lo que habéis ido construyendo y, sobre todo, si hay algo que no cambia (incluso mejora) es la mirada: ese brillo no lo perderéis nunca. Sabréis reconoceros en lo que fuisteis y en lo que sois ahora.

Formarás una familia

Según la psicóloga Ana Cantarero: “ya no existe esa presión social para casarse si hay niños de por medio y al desaparecer esa obligación o sentir que tienen que hacerlo por el bien de los niños, las parejas toman la decisión libremente y con más ganas. Se hace porque se quiere y cuando se quiere, con plena libertad”.

Según un estudio realizado por Stephen McKay y Harry Benson, de la Marriage Foundation (Universidad de Lincoln. Reino Unido), “tener un hijo antes de pasar por el registro incrementa las probabilidades de que el matrimonio termine en divorcio hasta en un 70%”. Los datos de la investigación determinaron que solo el 24% de las parejas que esperaron a casarse para tener un hijo se separaron, frente al 56% que primero tuvo un bebé y luego se casó. La conclusión a la que llegaban ambos investigadores es que formar un hogar exige un compromiso verdadero en la pareja, pero tener un hijo no debe ser la razón para mantener la relación.

Si cuando una pareja se casa aún no ha tenido hijos, lo más probable es que más tarde o más temprano la familia se amplíe. La mayoría de las personas, independientemente de su sexo, desean ser padres algún día y el matrimonio sigue considerándose el entorno ideal para formar una familia sana y estable.  

Bamba&Lina
Foto: Bamba&Lina

Mejora personal

Si eres una persona inteligente, que sabe lo que quiere y que no juzga a su pareja sino que la quiere tal y como es, escogerás a una persona que saca a la luz la mejor versión de ti misma. Te sentirás amada, deseada, protegida… Además, a través del matrimonio aprenderás el verdadero significado del sacrificio, del compromiso, de la tolerancia… y esto te hará -sin ninguna duda- mejor persona. 

Y ahora que has descubierto por qué nos seguimos casando, quizá te interese descubrir por qué nos besamos

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Escribir un comentario

Foto: Álvaro Sancha
Por qué nos sentimos atraídos hacia nuestra pareja según la ciencia
Todos sabemos que la atracción es diferente para cada cual. Pero debemos entender que hay dos niveles de atracción: biológica y psicológica.
Las 100 cosas que SÍ y que NO nos gustan de una boda
Las 100 cosas que SÍ y que NO nos gustan de una boda
Los detalles marcan la diferencia en un día tan importante como el de tu boda. Muchas parejas, a veces, no los tienen en cuenta. No seáis una de ellas y sin dudarlo conoced los SÍ y los NO para vuestro gran día. ¿A qué esperáis?
11 mentiras que las películas nos cuentan de las bodas
11 mentiras que las películas nos cuentan de las bodas
Muchas de las ideas que tienes sobre las bodas gracias a las películas pueden no ser del todo ciertas...

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información