Publicidad

Un amor sencillo y muy romántico: la boda de Anna y Jordi

Tras dos años de amistad, Jordi y Anna decidieron darse una oportunidad como pareja que acabó en una romántica boda. ¡No te la pierdas!

  • Real weddings
  • Princesa
  • Decoración banquete
  • Ceremonia civil
  • 2014
  • España
  • Barcelona
  • Rosa Clará

Dos años. Fue el tiempo durante el cual Jordi y Anna fueron amigos, antes de darse cuenta de que la química entre ellos era tal que se merecían una oportunidad como pareja. No se equivocaron. Tras varios años de relación, su historia de amor acabó en una romántica boda llena de detalles retratada por el equipo de Visual Foto.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
Publicidad

Decidido a conquistar a su chica también con su pedida de mano, Jordi lo preparó todo para que esta fuese perfecta. Fue en su propia casa, en la terraza, a la luz de las velas, después de una cena “íntima y sencilla” que siempre recordarán como una de las más especiales de su vida.

Los novios

Para la ocasión, Anna confió en Rosa Clará. El vestido, realizado en seda rústica, con un gran lazo delante, la espalda abierta y con corte asimétrico que permitía lucir los zapatos, fue un flechazo a primera vista. “Tiene cierto aire a los vestidos de los años 50, con un cuello redondo bastante cerrado, cintura muy ceñida y falda con volúmen y tablas. Me enamoró lo mucho que yo me identificaba con el vestido, por cómo soy y cómo visto, sólo tenía este en mente!”, recuerda Anna.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

Las joyas pusieron el toque sentimental a su look de novia, ya que apostó por unos pendientes que habían pertenecido a su abuela y que había llevado su madre el día de su boda. Una pulsera regalo de su y el anillo de pedida, un solitario talla princesa de Suárez, completaban su joyero para este día tan especial.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Fanática reconocida de los zapatos, Anna tuvo claro desde el principio que no serían blancos y se decidió por unos peeptoe de color plata sin plataforma de Jimmy Choo. “¡Los compré incluso antes que el vestido!”, recuerda. El ramo, al igual que el resto de la decoración floral de la boda, fue elaborado por Flowers by Bornay y estaba basado en los tonos azules, malvas, rosa empolvado y toques de plata sobre fondo blanco, los colores de la boda. Las flores usadas fueron principalmente hortensias, rosas austin, craspedias, peonias, claveles y hojas de magnolias pintadas. Precisamente, la entrega del ramo a la novia por parte del equipo de Bornay fue uno de los momentos más especiales del día para Anna. “Llevaba una llave de mi abuelo y un botón de mi abuela, para poder recordarles en un día tan especial, y ver el ramo, con el botón, la llave y el trabajo de Bornay… Fue como un sueño hecho realidad”.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

El maquillaje, a cargo de Bobbi Brown, la peluquería de la mano de Guillermo, de Crearte Perruquers y un velo de estilo francés, terminaron de conseguir ese toque elegante, romántico y sencillo que Anna estaba buscando para su gran día.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

El novio, por su parte apostó por la elegancia de un traje negro que combinó con una pajarita del mismo tono y un prendido a juego con el ramo de la novia. Unos gemelos en color rosa pálido de Louis Vuitton y el reloj de pedida, de Tag Heuer complataban su look.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

La ceremonia

Para darse el sí quiero, los novios escogieron una boda civil que tuvo lugar en el claustro de la Seu Vella de Lleida. Allí, los invitados pudieron descubrir el rompedor diseño que los profesionales de Flowers by Bornay habían creado para la decoración floral: “Utilizamos un concepto más rompedor, que contrastase con las arcadas góticas de la catedral, con lo que usaron grandes vasijas de cristal para ganar altura y presencia, papel pintado y flores y hojas de magnolia pintadas”, recuerda Anna.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

En la ceremonia se vivieron, además instantes de complicidad entre los novios, de risas y emociones que no pasaron desapercibidos para las cámaras de Visual Foto.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

Tras el sí quiero y ya convertidos en marido y mujer, Jordi y Anna se hicieron sus primeras fotos como recién casados. Las imágenes de Visual Foto son uno de los mejores recuerdos que los novios tienen del gran día. “Nos hicieron un reportaje que supo captar los sentimientos y momentos especiales. Nos emocionaron”, aseguran.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

El banquete

Mientras tanto, los invitados se desplazaban hasta La Boscana, la finca en la que se celebró el convite. Allí descubrieron todos los detalles que el equipo de Flowers by Bornay había creado para decorar el lugar. “En el lugar del banquete, quisimos, dentro de la misma línea de color, cambiar un poco el concepto y dar un efecto un poco más bucólico y romántico. Usaron peceras transparentes y plateadas como centros de mesa y pequeños recipientes antiguos de color azul, plata y transparente para completar la decoración floral de la mesa”, explica Anna.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

“Los manteles eran grises, las minutas y los meseros, los diseño Moniquilla, acordes con la decoración floral de Flowers by Bornay y con los tonos de la boda. Los meseros los pusimos sobre libros antiguos, y llevaban nombres de ciudades que eran especiales para nosotros”, añade la novia.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

El baile

Y como en todas las bodas, uno de los momentos más especiales llegó tras el banquete, cuando Jordi y Anna bailaron por primera vez convertidos en marido y mujer al ritmo de LOVE de Nat King Cole. El sello perfecto para un día que nunca olvidarán.

guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.
guardarFoto: Visual Foto.
Foto: Visual Foto.

Y es que si algo no faltó en la boda de Anna y Jordi fueron el amor y los detalles, con los que sin duda han conseguido que su enlace se convierta en un momento inolvidable para todos sus invitados. ¡Enhorabuena a los dos y muchas gracias por compartir vuestro gran día con nosotros!

Si te ha gustado este post, no te pierdas la perfecta boda de invierno de Inma y Andeka, ni la boda de Mireia, la boda de las zapatillas plateadas.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Rosa Clará - Barcelona Tiendas de novia
Crearte Styling Peluquerías novias
La Boscana Fincas bodas
Bobbi Brown Maquillaje novias
Jimmy Choo Zapatos novia
Bornay Flores
Moniquilla - papelería Invitaciones de boda
Visual Foto Fotógrafos bodas
Publicidad

Escribir un comentario