Cómo elegir los colores para decorar mi boda en 5 pasos

Cómo elegir los colores de mi boda en 5 pasos
Cómo elegir los colores de mi boda en 5 pasos | Foto: Marta Etxebarría

Poniendo las grandes partidas de una boda sobre la mesa, encontramos pequeñas subsecciones con más importancia de la que creíamos en un primer momento. Algunas, incluso, pasan desapercibidas para muchos novios y al final no reparan en ellas, lo que acaba siendo un gran error. Porque, aunque los colores de una boda no parezcan un asunto relevante, cobran importancia para las celebraciones con verdadero estilo propio.

Los colores son clave en la decoración de una boda, ya que actúan como guía de la misma, y están sujetos a muchas circunstancias. Las estaciones del año, por ejemplo, componen la sintonía cromática de muchas bodas, aunque depende mucho de los novios y de las wedding planners.

1. Aprovechar la época del año

2. Seguir la temática

3. Establecer un tipo de boda

4. El lugar de celebración

5. Las tendencias

Sigue leyendo para saber cómo elegir los colores para decorar tu boda en 5 pasos.

1. Aprovechar la época del año

Como ya te hemos contado en múltiples ocasiones, la decoración de una boda está estrechamente ligada a las estaciones del año. Desde las invitaciones hasta los centros de mesa, todos los detalles suelen beber de las fantasías de cada estación. Y, para ello, hay que tener en cuenta los colores que dan vida a cada una de ellas, ya que su poder es especialmente significativo.

Cada estación tiene sus colores estrella, aunque muchos de ellos cambian según la temporada. En términos generales, el otoño se viste de granate, ocre, verde bosque, mostaza y marrón, con pequeños guiños al morado. En invierno, los blancos, negros, azules, morados y marrones (la naturaleza invernal, la leña, el bosque nevado…) reconfortan la estación fría del año, añadiendo magia en Navidad con la incursión del rojo y el verde, ya asociados al propio invierno. En primavera, reinan el verde, el turquesa, el amarillo limón y el blanco, y algunos más llamativos como el fucsia; son tonos alegres, frescos, que invitan a pensar en el buen tiempo, en el día a día al aire libre, en las horas de luz. En verano, los colores pastel: el rosa, el lavanda, el amarillo, el bermellón, el azul claro y el verde menta están conectados con el sol, la playa, el mar, la naturaleza y las vacaciones.

Limbela
Foto: Limbela

2. Seguir la temática

La temática de la boda viene muy bien para empezar a dar pistas sobre la decoración. Y los colores tienen mucho que decir a este respecto, pues son perfectos para ambientar contextos. Igual que las películas que vemos nos dicen algo sobre la época o el género según sus colores, tu boda tiene que aportar la misma sensación.

Si tu temática es el cine, no es lo mismo el clásico, donde prima el blanco y negro, que el de los 80, mucho más llamativo. Si tu boda sigue una época, como la medieval, los sesenta o tiene un encanto futurista, los colores también cambiarán sobremanera.

Por ejemplo, las bodas marineras sienten especial predilección por los tonos azules, especialmente del mar y del cielo, aunque también el blanco y el crema de los uniformes, la arena, las barcas o las cuerdas. Las bodas vintage, por su parte, están protagonizadas por tonos pastel como el rosa y el malva junto al blanco, al amarillo y al verde.

Con ese aporte especial de los colores, establecerás unas guías maestras que podrás seguir para acometer el resto de la decoración. Rápidamente, cualquier detalle cobrará un sentido gracias a la temática.

Boda Condal
Foto: Boda Condal

3. Establecer un tipo de boda

Aunque cada vez existe más libertad en las bodas, hay protocolos adscritos a determinados estilos que suelen respetarse más o menos. Las bodas más formales no suelen estar abiertas a tantos experimentos y entregan sus encantos a los tonos más sobrios y elegantes, como el blanco, el negro, el plateado y el dorado. En el otro extremo, las bodas de estilo boho, generalmente más informales, inciden en los tonos pastel y están sujetas a variaciones que pueden sorprender mucho más, aunque quizá en exceso. Siempre es positivo mantener el equilibrio dentro de la propia inmersión en los colores, ya sea muy básico o muy extravagante.

Existen combinaciones de colores más elegantes que otras. En este sentido, ganan enteros la gama de los azules, blancos y marfiles, que son además idóneos en cualquier época del año. El rojo y blanco también son perfectos para la decoración de bodas.

Uno de los consejos que te damos es que, independientemente del estilo de boda que hayas escogido, esta no debe superar los cuatro colores: deja dos centrales y que el resto hagan la función de tonos complementarios a su alrededor, creando una sintonía capaz de enriquecer todos los rincones.

Miss Little Things
Foto: Miss Little Things

4. El lugar de celebración

La temática y la época del año son importantes, pero estos factores casi siempre vienen determinados por el lugar de celebración. Teniendo este como referencia, se arremolina todo a su alrededor, también los colores de la boda, que se asocian con el espacio escogido y con el ambiente que impera en la zona. De hecho, el lugar suele aclarar mucho a los novios a la hora de decorar su boda y elegir los colores.

Así, las bodas en interior y exterior cambian sobremanera e influyen en la paleta cromática escogida. En las celebraciones de interior, las estaciones no son tan importantes, pero sí el estilo del espacio escogido. Existen lugares más informales y otros muchos más elegantes, sujetos a una forma de vida más tradicional o sobria. Todo debe tenerse en cuenta. Puede tratarse de un caserío, una mansión, un granero, un cortijo, una masía o una antigua iglesia y cada uno de estos emplazamientos incluir dentro de su naturaleza colores dispares. Estos lugares están insertados en una temática específica, rematada con los colores propios de sus estancias y decoración. Utiliza esos colores para reforzar el estilo de la boda y del lugar, evitando que estos se enfrenten y creen un desbarajuste cromático y estilístico.

Seven Weddings
Foto: Seven Weddings

El el caso del exterior, es mucho más fácil adaptarse al estilo del espacio escogido, ya sea en un entorno abierto o en un jardín. Muchas bodas de primavera o verano se ubican en la playa. Esta no da lugar a colores extremadamente estridentes, sino a blancos y pasteles, en consonancia con los sentimientos que inspira un lugar de calma, tranquilidad, con tintes bohemios y hippies.

En plena naturaleza, la montaña, con el verde adherido a valles y colinas, despierta una temática más natural gracias a los árboles y al resto de vegetación, con las tonalidades verdosas como principales referencias, pero también los marrones del bosque, los amarillos y los rojos. Sin embargo, en una zona más rural y seca, los amarillos y los colores tierra combinados con el blanco toman importancia.

Lo más importante es conseguir la armonía del espacio y los colores, experimentando, pero combinando con buen gusto y sin demasiadas estridencias.

5. Las tendencias

Todo lo que te hemos explicado hasta ahora debes tenerlo muy en cuenta, pero hay un asunto que colea lo suficiente como para que, dependiendo del caso, le prestes mucha atención: ¡la moda! Eso depende de si te gusta seguirla o de si prefieres “hacer la guerra por tu cuenta”. Las tendencias son importantes si quieres tener una boda con el estilo que predomina en el momento, pero no es obligatorio.

En el caso de que te guste seguir las tendencias, contrata primero a una buena wedding planner que estará al tanto de todas las novedades en materia nupcial. También de los colores, por supuesto, muchas veces ligados a la moda en general. ¡Ella te aconsejará mejor que nadie!

Para este 2018, la empresa de identificación cromática y creadora del estándar de colores, Pantone Inc., ha revelado cuál será el tono de moda durante el 2018, de acuerdo con su habitual estudio sobre las diferentes características del color. El elegido ha sido el ultravioleta (Ultra Violet: 18-3838) y promete llenar las bodas de este año de esa sensación tan pura.

Il Capperino
Foto: Il Capperino

En este sentido, el color ultravioleta destaca en elementos como las flores, que cogen especial fuerza en esta tonalidad. Pero este no solo llenará los detalles de decoración, sino también los vestidos de las invitadas, las joyas de la novia y los complementos. Cuando se sigue la moda nupcial a nivel cromático, este color tiene una importante representación en una boda.

Sigue las tendencias de cada año, tanto en estilos como en colores, y ahorra trabajo; o siéntete libre de experimentar. ¿Qué prefieres?

Quizás también te interese:

Cómo elegir las flores para decorar la boda en 5 pasos

Cómo decorar mi boda en verano en 5 pasos

Cómo decorar mi boda en primavera en 5 pasos

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Escribir un comentario

Cómo decorar tu boda en verano en 5 pasos | Foto: Lirola & Cussó
Cómo decorar mi boda en verano en 5 pasos
Cada estación regala sus propias especialidades, sus propios y bellos detalles. Y el verano los tiene a raudales. ¡Te ayudamos a aprovecharlos!
Cómo decorar mi boda en primavera en 5 pasos
Cómo decorar mi boda en primavera en 5 pasos
La personalidad de las estaciones influye directamente en las decisiones de una boda, sobre todo en decoración. Y, en primavera, los colores, los olores y la alegría se filtran por doquier.
Cómo elegir la mantelería para mi boda | Foto:
Cómo elegir los manteles para mi boda en 5 pasos
Hay detalles que no deben pasarse por alto, sobre todo los pequeños que son los que marcan la diferencia, ¿sabes ya qué mantelería usarás el día de tu boda? ¡Te ayudamos a elegirla!

Crea gratuitamente una página web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información