Decoración de boda: todo lo que necesitas saber

Para guiaros, tened en cuenta estos cinco pasos vitales que os permitirán conseguir lo que queréis de manera más sencilla y lograr una decoración muy especial en la boda.

Decoración de boda: todo lo que necesitas saber
Foto: Strawberry Fields Wedding Planner
  • Estilos de decoración
  • Decoración banquete
  • Decoración ceremonia

Cuando pensáis en vuestro día, sin duda, una de las cosas de la organización de la boda que más se os viene a la cabeza y que también es la razón que más os quita el sueño, es la decoración. Es un día para recordar. El que será uno de los días más importantes de vuestras vidas y por ello, queréis que todo salga perfecto y que cada detalle hable de vuestra personalidad, vuestros gustos y vuestra historia como lo haríais vosotros mismos. Pero, lejos de acabar siendo un quebradero de cabeza, la elección de la decoración puede ser una de las partes más divertidas y más interesantes de todo el proceso. Una parte que, sin lugar a duda, también recordaréis porque es ahí donde podréis dar rienda suelta a vuestra creatividad y vuestro estilo.
Es un día para lucirse, brillar y también para llevar a cabo todas esas pequeñas ideas con las que habéis soñado o habéis imaginado durante tanto tiempo. Ten en cuenta estos consejos para elegir la decoración.

1. Estilo de los novios

En ocasiones, dar con el estilo que más se adapte a vosotros o “pulir” esa maraña de ideas que en un principio se tienen, puede parecer un trabajo largo y difícil. Nada más lejos. Nuestra recomendación como organizadores de bodas es empezar a buscar aquellas ideas que mejor plasmen vuestro estilo, vuestros gustos y vuestra personalidad ayudándonos de canales como Instagram o Pinterest y creando carpetas o tableros en los que volquéis todo aquello que, en un principio parece ser inconexo pero que, sin lugar a dudas, reflejará posteriormente vuestro estilo.

Buscad, guardad y repetid como un mantra, cuando tengáis un hueco, cuando estéis dándole vueltas o cuando tengáis una idea rondándoos la cabeza. Aunque en un primer momento pueda parecer que todas las imágenes que buscáis y encontráis no tienen mucha relación entre sí, esto sirve para encontrar aquellos elementos que se repiten. Esos detalles que, por alguna razón inconsciente, os llaman la atención y siempre están ahí. Esos elementos son los que mejor definirán vuestro estilo. Una cortina de luces, una mesa de madera sin mantel, o esos vasos de color azul que siempre se repiten… Los mismos colores, los mismos lugares al aire libre,… Os daréis cuenta de que hay un nexo común que se convertirá en elemento indispensable el día de vuestra boda.

Descubre los 10 estilos de boda principales y encuentra el tuyo.

guardarDecoracion y novios
Foto: Strawberry Fields Wedding Planner

2. El presupuesto

Todo presupuesto es adaptable y este es otro de los puntos que más os quita el sueño. Teniendo en cuenta lo primero, debéis de saber que, una vez encontrado vuestro estilo y aquellos elementos que no pueden faltar en vuestra boda, el presupuesto puede adaptarse en base a eso. Si por ejemplo soñáis con una boda en mitad de la noche, bajo el cielo estrellado y con una iluminación de infarto y, por otro lado, no le dais tanta importancia a las flores, podéis destinar parte del presupuesto de estas últimas a que la iluminación sea perfecta y acorde a aquello que estáis pensando.

Si el aspecto económico no es un problema para vosotros, trabajaos una decoración que refleje exactamente lo que buscáis, pero no caigáis en el exceso y la combinación excesiva de estilo por falta de conocimientos sobre el tema. En ese caso, siempre es positivo contar con el consejo de profesionales para llevar a cabo vuestra idea y así ver qué parte de vuestro presupuesto de boda irá dedicado a la decoración.

3. Estación del año, lugar y entorno

Si bien es cierto que la mayoría de las bodas se celebra en verano, cada vez son más comunes las bodas de primavera y de otoño, e incluso, de invierno. Cada estación cuenta con un estilo y unas necesidades diferentes y, si habéis escogido ese día es porque sin duda, la estación también acompaña a vuestro estilo.

  • En invierno, la Navidad puede contextualizar la boda, así como la nieve, los pinares, las casas de madera en mitad de la montaña, las piñas…
  • En primavera, las flores pueden cobrar especial protagonismo y llenar la celebración de frescor y color, aprovechando los espacios abiertos y los paisajes henchidos de vida.
  • El verano, al igual que la primavera, otorga especial importancia a los eventos al aire libre, especialmente por la noche, con el aroma de los plantas y los árboles, decoración tenue y los jardines repletos de elementos decorativos.
  • En otoño, los colores vuelven a tomar la delantera, esta vez más cálidos y perfectos para colocar mobiliario en espacios abiertos entre árboles o en interiores con madera y objetos vintage o campestres.

El lugar, el entorno y la estación van de la mano y por ello, debéis de tener en cuenta estos tres puntos a la hora de definir el estilo, escoger la decoración y los elementos que la acompañarán. Ten en cuenta estos tips:

  • Es complicado que el lugar encaje 100% con vosotros
  • Intentad adaptaros al lugar para decorar vuestra boda pero sin olvidar la personalización.
  • El lugar está estrechamente relacionado con el entorno en el que se sitúa.
  • Diseñar una decoración acorde es una buena idea para mimetizarse con el panorama.
  • Entorno, lugar y estilo personal forman un todo que pone las bases de la decoración final.

No es lo mismo una boda de estilo “toscano” al aire libre y en pleno verano, (que puede realizarse en exteriores casi sin problema), que una boda en noviembre en el norte de España. Esta última opción requerirá de un salón o localización interior o bien de alguna carpa o elemento que permita realizar la ceremonia, el cóctel y el banquete a salvo de las inclemencias metereológicas.

guardarnovia en el bosque
Foto: Strawberry Fields Wedding Planner

En cualquier caso, disponer de un “plan B”, (y a veces también C y D), resulta fundamental y en especial, cuando se trata de una boda alejada del clima “más estable” del verano. Los estilos que acompañan más a las estaciones cálidas juegan con colores también cálidos. Aunque este punto no tiene por qué ser la norma. En noviembre podéis crear un estilo de boda en tonos igualmente cálidos, teniendo en cuenta que si la boda es en interior, no debemos de sobrecargar la zona donde nos vayamos a encontrar.

Siempre resulta más fácil decorar o rellenar espacios más pequeños, cerrados o con ciertos puntos focales que un exterior donde no podemos dejar que los elementos y los detalles se alejen mucho entre sí, (ya que perderían el efecto deseado).

4. Proveedores

Otra parte fundamental y que generalmente, también os suele preocupar mucho, es la búsqueda de los proveedores necesarios para ese día. Sin lugar a duda, los proveedores deben de conectar con vosotros y vosotros de igual manera con ellos. Deben de captar vuestra esencia, vuestra idea y lo que queréis y necesitáis para ese día. De igual manera, deben ser proveedores que encajen en vuestro presupuesto o estén dispuestos a aportaros ideas y alternativas que a vosotros puedan encajaros mejor. En este sentido, hay un sinfín de proveedores con los que podéis contar en vuestra boda, sin embargo, atendiendo a la decoración, podríamos decir que los principales serían:

  • Floristería: Un eje muy importante en cualquier boda, tanto si os gustan las flores como si no, y tanto si queréis una gran decoración floral como si sólo necesitáis unos pequeños detalles y los centros de mesa. Las flores y los maestros florales juegan un papel fundamental ya que, una buena decoración y una buena elección de la flor para los distintos rincones, le dará ese toque especial a vuestra boda. Será la guinda en lo alto del pastel del estilo que escojáis para vuestra boda y por ello, es muy importante que este proveedor entienda, sepa captar y recrear aquello que necesitáis y estáis pidiendo. Que se adapte a vuestro estilo y sepa buscar alternativas.
  • Menaje, mobiliario, carpas… Aquí entrarían varios proveedores muy diferentes, y es que, deberéis de tener en cuenta si vuestro estilo necesita un tipo de menaje específico o un mobiliario más apropiado…Y aquí también juega un papel fundamental el tiempo y el lugar que escojáis para vuestro día. ¿Será al aire libre?, ¿contáis con carpa?, ¿la ceremonia está alejada del banquete?. Son puntos a tener en cuenta a la hora de contar con estos proveedores y sobre todo, a la hora de escoger decoración tanto dentro como fuera de los lugares escogidos y en los caminos que vayan hacia ellos.
  • Luces, fotomatón… Podríamos resumir esta parte en “audiovisual y multimedia”… Esto también forma un gran mundo a parte de colores y opciones muy variadas, todas siempre adaptadas al tipo de boda que queréis tener: Una boda de día a penas necesitará velas o luces y sin embargo, una boda de noche, en exteriores, pedirá a gritos unas luces bonitas. El fotomatón puede ser otro elemento de decoración, que haga las veces de lugar de reunión para los invitados: Por ejemplo: el clásico chester decorado con flores de fondo, nunca falla
  • Wedding planner: y por último…¡nosotras! Formamos una parte fundamental en la organización y coordinación de vuestro día pero, también en el asesoramiento y la elección de vuestro estilo a la hora de decorar y escoger rincones. Contar con una persona que te ayude y te guíe, no solo en el día de la boda si no también en los meses previos, puede significar una gran diferencia en cuanto a tiempo y esfuerzo invertido buscando y pensando en qué ideas pueden encajar en según qué espacios. Una wedding planner os dará las pautas necesarias para poder llegar a ese estilo que quizá vosotros aún no tengáis definido pero que está ahí y además, os ayudará y guiará por los distintos pasos a llevar a cabo, tanto en la búsqueda de proveedores necesarios como en la decoración más apropiada para los espacios del entorno escogido.
guardarMesa decorada
Foto: Strawberry Fields Wedding Planner

5. Partes a decorar

En cuanto a decoración, no existe un guion establecido. Vuestro estilo será el que defina y marque aquellas partes que a vosotros os resulten más atractivas o llamativas a la hora de decorar. Aquellos puntos focales que serán el blanco de todas las miradas y aquellas zonas que para vosotros, puedan carecer de más importancia.
Así, encontraréis un sinfín de rincones en los que poder deleitaros y dejar volar vuestra imaginación. Desde la decoración de la ceremonia (un indispensable, siempre adaptado a vuestro estilo), pasando por pequeños rincones en el cóctel, en el banquete o incluso, a la entrada del lugar o entorno que hayáis escogido para la ocasión.

Puede que vuestra boda sea íntima y familiar y por ello, decidáis que los espacios a ocupar en el banquete sean de libre elección y no necesitéis un seating plan donde cada uno busque su sitio. Y sin embargo, podéis estar deseando tener una gran mesa de dulces donde la gente pueda reunirse para hablar, sacar fotos, picar algo y deleitarse con la vista y el gusto. Los rincones son, como el presupuesto, adaptables, y cada espacio puede tener el “peso” y la importancia que vosotros decidáis darle.

Como veis, una boda posee un sinfín de posibilidades y vosotros, sois los encargados de darle vida y magia a ese día con cada elemento y cada detalle. Para que cada rincón, respire y hable de vosotros.

¡Descubre cómo decorar tu boda con este sencillo test!

¡Descarga el ebook “Cómo organizar tu boda“!

Selecciona a los proveedores que quieres contactar

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!