Cómo decorar una boda al aire libre en 5 pasos

Estás planeando tu boda y has decidido cumplir uno de tus sueños: ¡casarte al aire libre! Pero, en el momento de afrontar la partida, descubres que no es lo mismo decorar un gran salón que un espacio como el que tienes en mente. ¿Te ha pasado?

Si no sabes cómo hacer todo esto, ¡tranquila! Descubre cómo decorar la boda al aire libre en tan solo cinco pasos y aprovéchate de las magníficas oportunidades que ofrece.

1. Elegir el espacio de celebración

2. Aprovechar los elementos del entorno

3. Preparar el espacio de la ceremonia

4. Acondicionar la zona del banquete y la fiesta

5. Elegir los mejores detalles

1. Elegir el espacio de celebración

Una boda al aire libre se entiende por una boda en el exterior, no en un espacio cerrado. Vale, hasta ahí todos de acuerdo. Pero, ¿qué imaginas exactamente? Normalmente, este tipo de bodas se celebran en amplios jardines que suelen venir adheridos a las fincas contratadas, ya sean hoteles, caseríos o masías, sobre la naturaleza o enlosados. Pero no siempre es así. El concepto “aire libre” engloba muchas posibilidades, y con el paso de los años, las opciones se multiplican.

Los espacios ajardinados son los que más se solicitan y suelen acoger el banquete y la fiesta, así como la ceremonia, pero las playas están de moda, siempre y cuando se soliciten los permisos que en ocasiones son realmente difíciles de obtener. También los bosques, los acantilados, e incluso los parques temáticos. ¿Y si la pareja es aficionada al baloncesto? Hoy en día, no hay límites, y esos novios seguro que podrían organizar sus nupcias en plena cancha de basket. ¡Echa a volar tu imaginación!

Iván Valle Fotografía
Foto: Iván Valle Fotografía

También es importante aclarar si deseas una ceremonia al aire libre, solo el banquete o ambas. En ocasiones, se hace un mix o se organiza una ambientación a medias, con la ceremonia al aire libre y el resto de actividades en un espacio techado pero abierto al exterior: masías, graneros, fábricas, casas de campo… Piensa primero lo que quieres y busca el espacio que te garantice lo que deseas, sin la necesidad de que te tengas que adaptar tú al lugar.

Por otro lado, no te olvides de un asunto realmente importante: ¡piensa en un plan B! Intenta que el lugar de celebración o la zona en que festejes tu boda al aire libre ofrezca opciones para colocar espacios techados (carpas, cenadores) o, directamente, algún salón en el que ubicar los eventos. Seguro que no es tu ilusión, ya que te has esforzado en organizar una boda en el exterior, pero mejor prevenir que curar. No vas a cancelar la boda, ¿no?

2. Aprovechar los elementos del entorno

El entorno en sí pondrá a punto una buena parte de tu escenario de boda. Sin embargo, hay trabajo por hacer, incluso a la hora de utilizar los elementos naturales. Y no, no te pedimos que te cargues el medioambiente, sino que lo uses de una manera respetuosa.

Los árboles llenan jardines y bosques y en tu boda crearán una sensación acogedora única. Además, son realmente prácticos, pues pueden servir para colgar guirnaldas de luces y flores, bombillas, cintas y lazos, además de acoger una decoración propia de cara al gran día. La sensación mística que crean los árboles en la naturaleza es espectacular, siempre y cuando no se abuse y se traten con el mayor cuidado posible.

Foto: Crazy Love Shots

La naturaleza, además, ofrece superficies mucho más auténticas a base de tierra, hojas, paja y frutos que ayudan a aumentar el ambiente bucólico y encantador. Y, repetimos, dentro del respeto hacia el medio ambiente.

Las flores también vienen de la naturaleza y sugerimos que se mantengan en su carácter más natural y salvaje, tanto adheridas al entramado natural como en jarrones y centros de mesa, dispuestas de manera irregular y consiguiendo arreglos a su propio modo. También las frutas, piñas, hojas, ramas, arbustos y elementos que generalmente rellenan un espacio natural y más o menos salvaje.

La playa es otro de esos escenarios naturales que ganan enteros en las bodas al aire libre, aunque es mucho más difícil de conseguir por culpa de los permisos y la legislación de cada punto geográfico. Pero, en cualquier caso, aquí la naturaleza habla por sí sola y ofrece todo su potencial sin que tengas que hacer demasiadas cosas. El mar está ahí, presente, fresco y espumoso; la arena, viene con el mar de serie, así como las piedras, y sirven como superficie de ensueño para una boda única. Si hay vegetación y rocas alrededor, así como acantilados en los que rompen las olas, perfecto, pues todo ello contribuirá a enriquecer el espacio. Finalmente, destacar la importancia de elegir una playa interesante, tanto a nivel emocional como visual, y organizar la ceremonia en el espacio que mayores prestaciones estilísticas ofrezca.

3. Preparar el espacio de la ceremonia

En los últimos tiempos, las ceremonias civiles (más que las religiosas, normalmente reservadas a templos, aunque siempre hay excepciones) se han celebrado regularmente al aire libre, aunque el banquete se organice bajo una gran carpa o en un salón. Y es que, aprovechando épocas como la primavera y el verano, es un lujo poder casarse a plena luz del sol. ¡Incluso en otoño y en invierno!

Para ello, existen elementos maravillosos capaces de subir el encanto en tu boda. En la ceremonia, coloca pérgolas con cortinas para evitar el viento y decorarlo al gusto; arcos de madera o rústicos sobre los que cuelguen ramas, flores y pequeñas luces; o pequeñas carpas para ubicar a los novios y decoradas con flores y plantas. Además, utiliza telas para acondicionar tu boda en la playa o en un jardín. La cortinas sobre pequeñas estructuras reflejan un estilo vintage a la par que glamuroso.

Finca Najaraya | Foto: Crazy Love Shots

Si es necesario, coloca caminos que lleven hasta el espacio destinado a los novios, ya sean de madera o de tela, o pétalos de rosa diseminados en ese especial tramo. Allí, el mencionado altar, podrá estructurarse, mesas, muebles vintage, plantas, flores y todo lo necesario para que el oficiante case a los novios. Acompaña el camino de flores, frascos, puntos de luz y los detalles que concuerden con el resto,

Para las sillas en las que se sienten los invitados, prepara lazos, flores o pequeños frascos con velas que acompañen sobre todo los asientos de los extremos. Junto con la alfombra o madera, la estructura del altar y la ambientación natural, conforma un todo coherente y prepárate para disfrutar.

4. Acondicionar la zona del banquete y la fiesta

Aunque el espacio en sí promete dejarte la mitad del trabajo hecho, tienes que acondicionarlo para que pueda utilizarse en el contexto de una boda. Y, antes de ello, ten en cuenta que los banquetes y fiestas que se desarrollan al aire libre suelen disfrutarse en primavera o en verano (o en climas que inviten a ello). Además, es importante recordar que tanto las bodas civiles como las religiosas pueden gozar de esta posibilidad, independientemente de lo sucedido durante la ceremonia.

Así, considera en la ecuación de tu boda que el mejor momento para ubicar el convite es por la tarde-noche, cuando la temperatura es mucho más agradable y el sol no se encuentra en su cenit. En este sentido, hay que contar con la presencia de la luna y de la noche, por lo que las luces son elementos estrella que, además de prácticos (¿quién quiere cenar a oscuras?), pueden ayudar en la decoración. Hay muchas opciones, todas ideales para sembrar esa sensación romántica y natural, como de cuento de hadas, que surge en las bodas al aire libre. Utiliza guirnaldas que vayan de un árbol a otro, lámparas que cuelguen de cenadores y pérgolas, farolas, farolillos y velas entre los árboles y junto a las paredes, lámparas de corte asiático, antorchas, velas y bombillas que acompañen a los centros de mesa… ¡Lo que mejor pegue en tu estilo de boda!

Raquel Broza
Foto: Raquel Broza

En cuanto a las mesas, las bodas al aire libre incluyen muchas más opciones que en otras tipo de celebraciones. Y es que el modo campestre lleva años en el candelero y no ha muerto, hasta el punto de seguir en alza las bodas tipo boho, de tinte bohemio, rústicas, industriales o, incluso, folk. En todas ellas, se han incluido mesas de todo tipo en las que se han empezado a obviar los manteles. Hablamos de mesas largas en las que comen un buen número de personas, como en las cantinas alemanas, o redondas, utilizando caminos en lugar de manteles, o unos simple bajoplatos en lugar de largas telas. Se decoran con abundante material silvestre, aprovechando la magia del entorno, con flores, hojas, ramas y frutos secos como elementos dominantes, así como veleros, centros de mesa rústicos y bombillas con luz muy tenue. Todo ello contrasta con el color de la madera, generando una atmósfera auténtica, campestre y muy natural.

Por otro lado, una boda de estas características, si se celebra en un jardín, suele venir acompañada de una piscina o de un pequeño estanque. Aunque no se utilice, la mayoría de los invitados reparará en ella, por lo que no puede quedar descuidada. Así, utiliza adornos exclusivos como pétalos de rosa que floten en el agua, velas y luces que rodeen la piscina o, incluso, velas flotantes que recorran la superficie en un suave ejercicio de gran potencia visual. La estampa será bella y espectacular.

5. Elegir los mejores detalles

Toda boda de la actualidad va más allá de las partidas de turno, ni qué decir una celebración al aire libre. Los jardines, playas y bosques en una boda dan a entender que los novios están a otro nivel en cuanto a estilo y sofisticación. Se nota su experiencia en la vida, su espíritu aventurero, su curiosidad y su originalidad. Por ello, los detalles de la boda, en los que algunos novios siguen sin reparar, son esenciales.

Para ello, lo más importante es crear ambientes. Todo ellos vendrán marcados con pizarras, más o menos rústicas dependiendo de la boda, pero ideales para estructurar los espacios y orientar a los invitados. Estas pizarras, elaboradas artesanalmente, ayudarán a señalizar los espacios a la par que enriquecerán visualmente el conjunto. Se colocan sobre fardos de paja, láminas de madera o atriles, dando más vida al ambiente rústico generado.

Los detalles de papelería también son de lo más interesantes en este tipo de bodas. La invitación debe adelantar la filosofía de la celebración, en este caso al aire libre y con gran aportación de la naturaleza, ya sea en la playa, en una granja, en un jardín o en un bosque. Al mismo tiempo, el seating plan, los menús, los meseros y demás elementos en papel deben seguir la misma estructura, respetando las tipografías sencillas y delicadas, los detalles naturales y los colores tenues que enriquezcan aún más el espíritu de la boda.

Nanuk
Foto: Nanuk

Cuando una boda se celebra al aire libre, casi siempre adquiere un toque retro gracias al mobiliario y los objetos vintage que se manejan, así como el aspecto envejecido y los colores pasteles de los muebles. Así, no es extraño ver repartidos artículos como bicicletas antiguas, máquinas de escribir, barriles, cajas y cajones de madera con flores, fardos de paja, o puestos de madera para estaciones como el candy bar.

En algunas bodas celebradas al aire libre, sobre todo si están situadas cerca de la costa y son un poco más desenfadadas, se organizan zonas de picnic en las que se colocan mantas, hamacas y pufs para crear un ambiente más distendido. Y, siguiendo un concepto parecido, espacios chill out con sillones, colores blancos y negros, luces tenues y plantas para los momentos menos exigentes.

Quizás también te interese:

 Cómo decorar mi boda en 5 pasos

Cómo decorar la mesa de los niños en la boda en 5 pasos

Cómo decorar el banquete de mi boda en 5 pasos

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Escribir un comentario

Cómo decorar el banquete de mi boda en 5 pasos | Foto: Hannah Arista Photography
Cómo decorar el banquete de mi boda en 5 pasos
¿Tienes que decorar tu celebración nupcial? Elige en un estilo decorativo y ten en cuenta una serie de aspectos. ¡Conseguirás un espacio diez!
Cómo decorar mi boda en primavera en 5 pasos
Cómo decorar mi boda en primavera en 5 pasos
La personalidad de las estaciones influye directamente en las decisiones de una boda, sobre todo en decoración. Y, en primavera, los colores, los olores y la alegría se filtran por doquier.
Cómo decorar la mesa de los niños en la boda en 5 pasos
Cómo decorar la mesa de los niños en la boda en 5 pasos
La mesa del banquete será el lugar en el que pasen más tiempo y su decoración, basada en el entretenimiento, es clave para conseguir su distracción y disfrute. Descubre cómo decorar la mesa de los niños en tu boda en tan solo 5 pasos.

Crea gratuitamente una página web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información