Cómo decorar la mesa de los niños en la boda en 5 pasos

Cómo decorar la mesa de los niños en la boda en 5 pasos

La mesa del banquete será el lugar en el que pasen más tiempo y su decoración, basada en el entretenimiento, es clave para conseguir su distracción y disfrute. Descubre cómo decorar la mesa de los niños en tu boda en tan solo 5 pasos.

Cómo decorar la mesa de los niños en la boda en 5 pasos
Foto: Shutterstock
  • Decoración
  • Niños

En algunas bodas de los últimos tiempos no se percibe la presencia de los niños, pues algunos novios prefieren crear un ambiente más adulto. Sin embargo, a pesar de ello, lo normal es que los pequeños de la casa sigan acudiendo a estas grandes citas, independientemente de la controversia. Y, en estas grandes reuniones, los niños deben portarse bien y contar con el suficiente entretenimiento para que puedan disfrutar tanto ellos como sus padres.

Eva Iglesias de Bodas Colorín recomienda: “Puedes decorar la mesa de los niños consiguiendo que también sea  un recuerdo bonito para los novios. Deja que cada peque decore, dibuje o añada lo que quiera en un tarjetón que será un recuerdo para los novios. En Bodas Colorín hacemos esto en nuestras bodas como sorpresa para los novios y después les hace muchísima ilusión, cuando al final de la cena los niños van con su “proyecto” a la mesa presidencial.”

La mesa del banquete será el lugar en el que pasen más tiempo y su decoración, basada en el entretenimiento, es clave para conseguir su distracción y disfrute. Descubre cómo decorar la mesa de los niños en tu boda en tan solo 5 pasos.

1. Utilizar elementos especiales
2. Incluir kit kids
3. Preparar comida divertida
4. Repartir juguetes
5. Organizar juegos

1. Utilizar elementos especiales

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

A la hora de decorar las mesas, es justo guardarse una licencia especial para preparar la mesa de los niños. Estos se sienten atraídos por los colores, las formas, los movimientos, y todo ello puede utilizarse en tu boda de forma diferente, aunque sin renunciar a la esencia original de la boda (no distorsiones la realidad de tu gran día).

guardar
Foto: Shutterstock

Así, solo para ellos, despliega una vajilla más llamativa, ya sea con colores muy vivos (rojos, azules, verdes o amarillos) o dibujos infantiles (genéricos, de superhéroes, de princesas Disney…). Hoy en día, podemos caer en la tentación de utilizar estos objetos sin por ello renunciar al buen gusto. Consigue una cubertería menos peligrosa o adaptable a los niños, con la que no corran ningún riesgo si deciden jugar.

Utiliza también una mantelería con motivos divertidos, sin recurrir a la sobriedad que suele buscarse en el resto de mesas. Los niños son más inocentes y divertidos y merecen una atención especial. Asimismo, cambia los centros florales por elementos y detalles que hagan referencia a su infancia con ídolos reales y ficticios o referencias a todo tipo de imaginerías; no te olvides de incluir objetos que sirvan también para pasarlo bien, renunciando a la mera decoración. Coloca globos, piñatas y serpentinas para confeccionar un ambiente infantil y festivo, lleno de colores. 

2. Incluir kit kids

Además de todo lo mencionado, los niños necesitan juegos de verdad y los kit kids son una gran alternativa. Son cajas que incluyen actividades para niños con menos de diez años. Estas, sin embargo, están muy vinculadas al desarrollo de la boda, pues todo lo realizado tendrá que ver con ella y servirá para interactuar con los novios e invitados.

Dentro, encontrarán un listado de tareas que el niño de mayor edad leerá y que los demás tendrán que seguir. Entre ellos, dibujos para los novios, que podrán realizarse con los materiales que haya dentro de la caja. Pero también otros juegos: encontrar las siete diferencias, puzles, tres en raya u otros juegos que requieran el uso de mesas, papeles y pinturas. Puedes utilizar el ambiente de la boda o los personajes implicados para preparar los juegos; así, los niños se sentirán involucrados y podrán jugar con su entorno.

Claudia Martín de Entre tontos pastel aconseja: “colorear una fotografía de los novios en blanco y negro hecha como si fuera un dibujo para que luego se la puedan regalar o quedársela como un bonito recuerdo.”

guardarKristyn Hogan
Foto: Kristyn Hogan

3. Preparar comida divertida

El menú de los niños no suele parecerse demasiado al de los adultos, a no ser que los pequeños de la boda sean auténticos gourmets, algo bastante difícil a esa edad. Por ello, su comida ha de ser especial para que se diviertan comiendo. Y no hablamos solo del menú, que no tiene mucho que ver con la decoración, sino con pequeños aperitivos y bebidas siempre disponibles, primero salados y después dulces, aprovechando formas divertidas, sabores chispeantes y colores que llamen la atención. Todo ello no solo divertirá a los niños, sino que ayudará en la decoración de la mesa.

Eva Iglesisas de Bodas Colorín aconseja: “Cuando ubiques la mesa de los niños piensa que los peques comen y salen corriendo rápido. Es una mesa que suele quedar vacía antes del segundo plato de los invitados. Por eso, es mejor que la ubiques en alguna esquina en la que ellos puedan entrar y salir corriendo sin molestar a otros invitados.”

guardar
Foto: Shutterstock

Al mismo tiempo, coloca premios cerca de las mesas, o sobre ellas, que ayuden a los niños a tener un incentivo tras comerse la comida principal. Hablamos de dispensadores de helados, batidos y palomitas, o puestos de chucherías, tartas y galletas, todos ellos expuestos alrededor y decorando la zona infantil. Esto permitirá crear una estancia exclusiva para los pequeños, que se divertirán comiendo y jugando mientras se recrea una estampa basada en elementos con toque vintage, llamativos y repletos de buen gusto.

4. Repartir juguetes

Antes y después de empezar con la pitanza, los pequeños deberían sentirse especiales con diferentes obsequios. Al llegar a la mesa, la recepción, puesta a punto con la decoración mencionada, debe incluir pequeños regalos que sirvan de bienvenida. No hablamos de videojuegos ni otros presentes costosos, sino de puzzles, pequeñas maquetas, cromos, pegatinas, pinturas, botellitas con pompas, chupa-chups…

Después, como premio final por haberse portado bien durante la comida, más cosas para ellos, sobre todo chucherías, que podrán degustar durante la fiesta de los mayores, pero también pequeños obsequios de las mismas características, así como la ambientación de espacios temáticos solo para ellos donde encuentren videojuegos, photocall o photobooth, tiendas de campaña, teatros, baúles con juguetes… Estas zonas quedarían bien cerca de la mesa de los pequeños, no solo para decorar, sino para que los niños alternen la comida con la diversión.

guardar
Foto: Shutterstock

5. Organizar juegos

Durante la comida se puede jugar. Vale que lo importante es comer, pero hacerlo jugando (siempre y cuando no se organicen juegos demasiado frenéticos) es mucho más divertido. Así, determina diferentes momentos para poner en marcha la imaginación de los pequeños, quizá después de cada plato, que suele incluir pequeños momentos de espera. Organiza juegos que sirvan para presentar a los niños de la mesa y para que empiecen a conocerse; para ello, los nombres de los niños tendrán un papel relevante. A continuación, utiliza la mesa y las sillas para jugar a juegos de habilidad, motiva a los niños para cantar y crear historias, prepara juegos con rimas y pruebas para que todos participen, reparte cartas…

Claudia Martín de Entre tonos pastel recomienda: “Los monitores infantiles son un magnífico recurso para poder asegurar que las niñas y los niños lo pasen en grande y estén vigilados en todo momento. Se encargarán de dinamizar los juegos, traer material, controlar que los peques coman durante el banquete… haciendo que la boda acabe siendo un día especial para todos los invitados, incluso para los niños evitando que se aburran o que estén toda la boda pegados a sus padres.”

En conclusión, Claudia nos dice: “Los niños son invitados igual que el resto, por ello, hay que tenerlos en cuenta y hacerlos sentir parte de la boda. Para ello, es parte fundamental la mesa del banquete que tiene que estar en sintonía con el resto de la decoración, evitando así caer en el error de hacerla tan distinta que llame la atención. Al final por querer hacer una mesa divertida acabamos convirtiéndola en el foco de atención, cuando éste debería de estar en la mesa presidencial. Organizarles juegos, prepararles comida especial, tener rincones para jugar, detalles que vayan relacionados con la temática de la boda… harán que los peques puedan disfrutarla y se sientan integrados.”

Quizá también te interese ver este vídeo sobre cómo vestir a los niños en tu boda:

 

Quizás también te interese:

Cómo entretener a los niños en tu boda

¿Niños en tu boda? Las razones de por qué sí o por qué no

 

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Bodas Colorín Wedding planners
Entre tonos pastel Wedding planners

Escribir un comentario

Lista de bodas Zankyou ¡Recibe el 100% de tus regalos en cash!