Lo que puedes comer y lo que no los días antes de casarte

Aunque es muy improbable que vayas  a subir de talla en los últimos días antes de la boda, sí es cierto que hay algunos alimentos que pueden ayudar a sentirte mejor o peor, más o menos cómoda, cuando por fin te pongas el vestido blanco. No hablamos de restringir calorías ni de hacer una dieta exprés que corte por lo sano con grupos enteros de alimentos, sino de saber qué fuentes de proteínas, hidratos y grasas son las mejores para estar menos hinchadas y tener la piel súper luminosa cuando des el “sí, quiero”.

Yeray Cruz
Foto: Yeray Cruz

Bebidas que NO

Por ejemplo: aunque te apetezca tomarte una cerveza, un vaso de vino o incluso una copa de cava el día antes de casarte, el alcohol es una de las principales bebidas que hay que reducir lo máximo posible. Su consumo no sólo nos hincha (especialmente la cerveza, así como las bebidas carbonatadas que se usan para preparar un mojito o un cubalibre), sino que además tiende a deshidratar la piel, haciendo que parezca más apagada y con menos luz, o que incluso sean más visibles las ojeras, que suelen manifestarse cuando la piel del contorno de los ojos se vuelve más finita o más pálida por el motivo que sea. También es importante evitar las bebidas azucaradas sin gas, por ejemplo los zumos industriales, y optar por lo natural, especialmente si se trata de frutas diuréticas.

Lo que  podemos beber

Agua, agua y más agua, además de té e infusiones.

Días de Vino y Rosas
Foto: Días de Vino y Rosas

Alimentos que NO

Prohibidísimos los que contienen grasas saturadas, porque te harán sentir pesada y además pueden provocar hinchazón o que te salga algún granito de última hora. Entran en este grupo de alimentos muchos derivados de la leche, como el queso curado, la mantequilla o el helado, además de la propia leche si es entera. También muchos alimentos industriales como la bollería o las patatas fritas. Y desde luego la carne roja. Cuanto más evites la grasa saturada, mejor.

David Fernández
Foto: David Fernández

También es importante darle esquinazo a los alimentos con un alto contenido en sal, incluidos los alimentos pre cocinados (nada de pizza ni lasaña congelada en los días previos al día B), ni demás alimentos que no sean frescos sino en conserva, ya que suelen llevar bastante sal precisamente para prevenir que se estropeen. El motivo: la sal puede derivar en una retención de líquidos con la que no contabas, que se manifieste en las bolsas de los ojos o en la cara.

Las verduras son fenomenales para saciar el hambre, pero no todas nos van a sentar bien por igual. Algunas son más indigestas que otras, y pueden provocar gases y distensión abdominal, así que es mejor evitarlas las 24 horas antes de la boda. Entrarían en este grupo la lechuga (mejor unas verduras rehogadas con aceite de oliva que una ensalada), la coliflor, el brócoli, las coles de bruselas y las legumbres.

Fede Grau
Foto: Fede Grau

Si te apetece algo dulce pero ya has tomado nota de lo importante que es reducir el consumo de azúcar, no te lances a por los edulcorantes: ni en forma de bebidas light, ni en yogures desnatados, ni en caramelos sin azúcar. Los edulcorantes son difíciles de digerir, y el resultado puede ser el mismo que con las verduras que mencionábamos antes: hinchazón y gases. Mejor evitarlo, y optar por los azúcares naturales de las frutas frescas de temporada.

Elena Bau
Foto: Elena Bau

Alimentos que SÍ

Las grasas buenas; las grasas de este tipo son una fuente de energía necesaria junto con los hidratos. Están presentes en el pescado azul, los frutos secos o los aguacates, además del aceite de oliva. Lo mejor es combinar estos alimentos con fuentes de proteína limpia y magra, es decir con muy poca grasa, especialmente si reducimos el consumo de carne, que suele aportar tanto proteína como grasa en un solo alimento. En el grupo de las proteínas estarían el pollo o el pavo además del pescado blanco o los huevos: tómalos a la plancha o la parrilla, con unas rodajas de aguacate y alguna verdura, una tortilla con una ensalada de tomate, un smoothie con proteínas, verduras y frutas…

También triunfan los cereales integrales, como por ejemplo el pan integral o el arroz ídem: aportan fibra e hidratos de carbono, y son alimentos saciantes y con una alta digestibilidad, perfecto para combatir el estrés en la recta final.

Ahora que sabes lo que sí y lo que no puedes comer los días antes de la boda, descubre cuántos tipos de menús debes tener en tu boda o los aperitivos que a todos los invitados les gusta ver y probar en una boda.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información