ES Inicio
ES

Cómo organizar una boda de dos días: ¡atrévete a disfrutar el doble!

La celebración de una boda conlleva meses de preparación. La mayoría de las parejas coinciden en destacar lo deprisa que pasa todo después del tiempo que ha costado organizarlo para que salga perfecto y les da pena que el día termine. Por este motivo, cada vez son más los que optan por una boda de dos días, con la ventaja de disfrutar durante más tiempo de esos momentos tan especiales en compañía de amigos y seres queridos.

Foto: Daniela Naritelli

Sin embargo, si una boda de un solo día requiere tener en cuenta un montón de cosas, las bodas de dos días suponen más trabajo aún si queremos que sean inolvidables. Por eso, es imprescindible o muy recomendable contar con un wedding planner con experiencia en este tipo de eventos, para que la organización no suponga un esfuerzo extra ni un tiempo que quizás no tienes.

El equipo de wedding planner de Moment Feliç Casaments es experto en organizar bodas de dos días, especialmente al aire libre y en la naturaleza, por la libertad de horarios que ofrecen. Además, para este tipo de bodas hay muchas masías que dan la opción a invitados y novios a pasar una o varias noches (fin de semana completo).

Foto cedida por Moment Felic

La organización

Es fundamental para una boda que dure varios días tenerlo todo muy bien organizado. La preparación empieza, cuentan desde Moment Feliç Casaments, cuando la pareja elige una masía para dos noches. El día antes es ideal servir un aperitivo con los amigos más cercanos o familiares disfrutando tranquilamente del espacio, del entorno, una barbacoa, una tarde de piscina… ¡Perfecto para relajaros antes del enlace!

Foto: Moment Feliç Casaments

Al día siguiente llega la organización más importante: montar ceremonia, el servicio del catering, la peluquera, el DJ que ya prepara la fiesta y los nervios. Como bien afirma este equipo de profesionales: “No son unos nervios de estrés sino unos nervios de felicidad, de los que sabes que va a pasar algo muy grande. Y, ¿cuando ya ha acabado la boda? ¡Pues a seguir la fiesta! Una gran ventaja es poder dormir en la misma masía donde te has casado con tu familia y amigos, levantarte al día siguiente, tener contratado el desayuno  con la propia finca o con catering, disfrutar de vuestro primer día de casados con tranquilidad, con calma, hacer una excursión y conocer el entorno… La boda perfecta“.

Cedida por Moment Felic

El lugar del banquete

Para el banquete podéis elegir, como decíamos, un mismo lugar, como las Bodegas y Viñedos Casa del Valle, en Castilla-La Mancha. Aquí la opción que nos proponen podría ser de primer día de boda tradicional, con la posibilidad de celebrar allí mismo la ceremonia civil y un segundo día con una barbacoa para todos los invitados o visitas guiadas a ciudades cercanas de gran interés turístico como Toledo o Aranjuez.

Foto: Bodegas y Viñedos Casa del Valle
Foto: Lovemoments by Valentin Paster

El catering

Las ideas a la hora de elegir el catering para los dos días son muy variadas. Lo más habitual, según Gratia Catering, es que el día previo a la celebración en sí, se haga una preboda más informal con un cóctel o diferentes “estaciones de comida” como una de sushi, de pasta, de carne a la brasa… Están muy de moda y funcionan genial. En caso de que la boda sea en el campo, y en primavera o verano, se puede optar por una barbacoa o un picnic con una temática concreta que elijan los novios.

Foto: Un día de contraste perfecto
Foto: Un día de contraste perfecto

El día de la boda se suele disfrutar de un cóctel en primer lugar y después un menú, que puede ser también tipo aperitivo con platos algo más contundentes como un arroz meloso que es fácil de comer de pie. Los hay que prefieren el clásico menú de tres platos compuesto por entrante, plato principal y postre o incluso un aperitivo más fuerte y abundante y después servir en mesa un solo plato, de carne o pescado, y el postre.

Gratia Catering organiza también el día posterior a la boda, en lugar de una preboda, un brunch al aire libre con una mezcla de platos dulces y salados, todo con bebidas, café e infusiones varias.
Gratia Catering
Foto: Jeremiah and Rachel Photography

Las flores

La decoración floral de una boda es fundamental. No sólo de la ceremonia, sino también de la novia y del lugar del banquete. Sin embargo, como aseguran en Bancells Floristes, son muchas cosas a tener en cuenta a la hora de elegir las flores. Entre las ideas que destacan para una celebración de dos días están la de un brunch con champán, una barbacoa campestre o una cena íntima el día antes.

Las flores escogidas dependerán de muchos factores, además del gusto de la novia y del significado que para ésta tengan determinadas flores para su ramo. Pero además, es importante tener en cuenta el tipo de ceremonia, el lugar del banquete e incluso el vestido de la novia de uno y otro día.

Para una boda clásica las mejores flores, según Bancells Floristes, son las rosas, azucenas, gardenias o nardos. Acertarás si además eliges colores suaves o tonalidades pastel: rosas, amarillos, beige o cava. Puedes incorporar un toque de verde que le dará delicadeza.

Para una boda romántica la mejor composición, afirman, será la formada por “lirios y orquídeas blancas acompañados de hojas verdes”. Aunque también puedes utilizar rosas blancas, helecho y azucenas. Otra de las opciones que está en auge en estos momentos es componer ramos de forma que parezca que se trata de florecillas recién recogidas del campo.

Si tu estilo es más moderno opta por un ramo de orquídeas blancas en cascada. Las hojas de helecho serán las más idóneas para acompañarlo. Si no te convence también puedes utilizar lirios amarillos y nardos en una composición de empuñadura en los tallos o colgante.

Y para una boda campestre, son perfectas las margaritas, anémonas, dalias, crisantemos, campanitas o violetas y las rosas de jardín.

Foto: Bancells Floristes
Miguel Crespí. Foto: Ngestudio

El vestido

La novia es importante el día de la boda, pero tampoco debe descuidar su aspecto y vestuario el día previo y/o posterior al evento. Por tanto, si hablamos de bodas de fin de semana o varios días, debéis tener en cuenta un traje adecuado para el día antes en función del lugar en el que vayáis a celebrarlo (más informal, si es en el campo; más elegante, si es en un hotel o cena íntima; más cómodo si se trata de una ruta o excursión al día siguiente…).

Para Miguel Crespí, “cada novia es especial, y lo más importante es conseguir una enorme felicidad creando un diseño de vestido que defina perfectamente su personalidad”. Por eso, dispone de numerosas opciones que se ajustan a los gustos de cada novia, tanto para el día previo, con vestidos de fiesta, como para la boda en sí, creando el vestido más adecuado a cada mujer.

Miguel Crespí. Foto: Ngestudio

Son por tanto muchas cosas las que hay que tener en cuenta para que los dos días de tu boda sean inolvidables. No te pierdas, además, cómo celebrar una boda de tres días y 7 claves para no perder los nervios los días previos a la boda.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información