Cómo elegir los manteles para mi boda en 5 pasos

Cómo elegir la mantelería para mi boda ES
Cómo elegir la mantelería para mi boda | Foto: Megan Clouse Photography

Cada detalle cuenta en una boda. Todos estos detalles juntos sirven para moldear el espectáculo perfecto, el que todos los novios siempre han deseado. Y cuando hablamos de cualquier detalle, ¡es cualquiera!, también la mantelería, un elemento que pasa desapercibido y que, sin embargo, llama la atención si se descuida. Si no queréis jugárosla en este aspecto, ¡seguid estos 5 pasos para elegir la mantelería perfecta!

1. Tener en cuenta el presupuesto y conocer los precios

Cada partida de la boda debe girar en torno al presupuesto de la misma, y en este caso juega un papel muy importante el precio, que resulta especialmente engañoso. Porque, aunque no lo parezca, la mantelería es un gasto con el que no contamos y que no debe tratarse a la ligera. Aunque parezca un detalle sin importancia, no lo es y su precio puede subir considerablemente.

Normalmente, la mantelería suele incluirse entre los gastos pero el caos que genera una boda suele recluirlo al olvido, convirtiéndose en un añadido que aparece en el último momento. Por tanto, ten en cuenta tu presupuesto para saber si es un gasto que puede generar una sorpresa fácilmente asumible. En los casos más complicados, los novios acaban por aceptar la mantelería que ofrece el espacio por falta de tiempo o presupuesto, y esta no tiene por qué ser la mejor opción.

Foto: Linen, alquiler de mantelerías
Foto: Linen, alquiler de mantelerías

2. Tener cerrado el espacio ideal y asegurarse de las normas del mismo

Antes de tomar decisiones importantes, es de vital importancia cerrar el lugar de celebración y conocer las normas del mismo. Para empezar con la mantelería, es clave el conocimiento total del espacio para evitar arruinar la organización a medio camino. Porque quizá el lugar de celebración no permita la contratación de un servicio de mantelería externa y no os quede más remedio que utilizar su material. En este caso, ten en cuenta las opciones que ofrece y, si alguna de ellas se acerca al propósito que tenías en mente, quizá te ahorres un gasto innecesario que elevaría el montante de la boda. Si no podéis elegir vuestra propia mantelería con otra empresa, puede interesaros cambiar el espacio, aunque casi todos ellos suelen ser flexibles con este asunto.

Si se da el caso anterior, la mantelería suele comulgar con el espacio, ya que todos los elementos del mismo suelen ser homogéneos. Pero si puedes contratar los servicios aparte, ten muy en cuenta cómo es el espacio, porque todo debe guardar una línea. Ya que, lo peor en cuanto a diseño es generar un batiburrillo de estilos y elementos que no casen entre ellos y evidencien una alta falta de buen gusto.

Foto: Linen, alquiler de mantelerías

3. Saber el momento y el tipo de la boda

El universo nupcial está cuidado al milímetro, sobre todo desde la aparición de los wedding planner y sus sistemas de organización, donde se tiene en cuenta cada detalle y existe más de un protocolo. Y, en el caso de las manteles, también existen reglas que pueden cumplirse o no, pero que ayudan a tener una guía.

Las horas para una boda suelen ser importantes. Las celebraciones pueden ser de mañana o de tarde, y estas últimas implican la celebración de un convite al caer la noche. ¿Qué manteles son perfectos para cada ocasión?

En el primer caso, el banquete tiene muchas posibilidades de celebrarse al aire libre, sobre todo en las bodas más vanguardistas que han tenido lugar en los últimos años. En este caso, recomendamos los colores vivos para jugar con el contraste que se produce con el entorno, normalmente jardines.

Sin embargo, esto cambia cuando la boda es más clásica y se busca la sobriedad. Para ello, la elegancia se consigue con colores como el hueso o el marfil, así como el verde o el azul en sus gamas más suaves. Una celebración de este tipo requiere las sillas a juego con un lazo del mismo color.

En una línea similar, las bodas muy formales optan por el morado o buganvilla para decorar sus mesas, buscando una vajilla blanca que contraste con el fondo.

Para bodas de noche, se prefieren las tonalidades muy suaves para contrastar con la noche y acompañar convenientemente los puntos de luz que se coloquen encima de las mesas. Así, proponemos el blanco, el beige, los tonos ocres o los colores satinados, donde el que más triunfa es el dorado. Este tipo de tonalidades resultan perfectas para jugar con los detalles que añadan chispa al conjunto. El encaje es un complemento interesante para estos manteles que se utilizan en eventos de gala, pero también las servilletas en colores más vivos como el granate o el verde oliva, ideales para romper la sobriedad del conjunto sin excederse demasiado.

Foto: Linen, alquiler de mantelerías

4. Descubrir las características de tus manteles perfectos

Tus manteles perfectos deben tener la misma esencia que el resto de tu decoración. Porque todos los detalles de la boda deberían caminar de la mano y dar vida a una filosofía. Tus manteles deben formar parte de esa filosofía y ello se consigue concretando un estilo.

Ten muy en cuenta los colores y no te dejes llevar siempre por tus tonos favoritos. Quizá estos no tengan nada que ver con la vajilla o el espacio y generen confusión e histrionismo. Elige el mantel ideal para tu boda, no solo para ti.

Otro asunto importante es el tipo de mesas con las que contaréis en vuestro gran día. Aunque las redondas suelen destacar en casi todas las celebraciones de este tipo, últimamente se ofrecen variantes que comulgan con otros estilos de bodas. Antes de decidir el mantel final, resuelve disyuntivas como la elección de las mesas o el vuelo de los manteles, ya que algunos casarán mejor con unas superficies que con otras.

Por otro lado, tu mantel puede ser el mejor aliado para mejorar un espacio que no ofrezca demasiadas posibilidades estilísticas. Los colores vivos y los estampados sirven para dar vida a lugares tristes y generar un contraste interesante sin llegar a lo grotesco.

Para las mesas alargadas, los manteles siguen unas normas. Evidentemente, el mantel debe ser más grande que la mesa en todas sus dimensiones. Debe quedar con el pliegue central dividiendo la mesa y dejando dos espacios iguales a sus lados. Además, salvo por las esquinas, no debe tocar el suelo. En el caso de llevar calados, es conveniente colocar otro mantel de diferente color debajo que contraste con el primero.

Foto: Gala Eventos

5. Conocer alternativas

Los tiempos cambian y, como en todos los campos, las posibilidades para seguir avanzando crecen. En el mundo nupcial existen múltiples variantes en todas las partidas de las bodas, y la mantelería no iba a ser menos.

Las alternativas a los manteles dependen mucho de la superficie que vayamos a utilizar. Si esta es de mármol o de una madera vistosa y resistente, podemos optar por manteles individuales para cada persona y generar contrastes con algunos espacios de la mesa al descubierto. Por otro lado, y siguiendo una línea similar, existen los caminos de mesa, que se encargan de cubrir únicamente la parte del plato. Ambas opciones quedan muy elegantes y modernas al mismo tiempo.

Hoy en día, muchas bodas de corte bohemio o boho chic no cuentan con manteles, sino que colocan el plato sobre la misma superficie o sobre el bajoplato, sin muchas más florituras. A partir de detalles y accesorios, como flores dispuestas en jarrones y cestas, se suele añadir chispa a este tipo de mesas.

Cambiando de tercio, las mesas plegables también triunfan últimamente para ubicar el banquete en jardines, playas o lugares un poco más insólitos. Para ello, es necesario cubrir las patas plegables de las mesas y evitar una imagen desagradable.

Foto: Options

¡Descarga el ebook “Cómo organizar tu boda“!

Desde Zankyou te recomendamos: Linen.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Comentarios (1)

Escribir un comentario

Cómo elegir el catering para la boda | Foto: Shutterstock
Cómo elegir el catering para mi boda en 5 pasos
Si hay un detalle que todo el mundo recuerda de una boda es la comida. Para que todo salga lo mejor posible, os damos algunos consejos a la hora de elegir un servicio de catering para tu boda.
Cómo elegir tu destino de luna de miel | Foto: Shutterstock
Cómo elegir el destino para tu viaje de novios en 5 pasos
A la hora de contratar la luna de miel conviene tener en cuenta algunos detalles y consejos para no arruinar el viaje más importante de vuestra vida.
Cómo elegir wedding planner para mi boda | Foto: Shutterstock
Cómo elegir wedding planner para mi boda en 5 pasos
El wedding planner es uno de los profesionales más difíciles de elegir. Descubre las preguntas adecuadas que te ayudarán a decidirte por uno u otro.

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información