ES Inicio
ES

16 errores de estilo que no debes cometer para ser la invitada perfecta

Apenas hemos entrado en el 2016, pero seguro que ya tienes en tu agenda una o varias bodas para el nuevo año y puede que,  incluso, ya hayas empezado a pensar en el look que lucirás, especialmente si son de un familiar o un amigo muy cercano. Independientemente de cuál sea la estación en la que tenga lugar la boda, o el estilo que quieras lucir, hay una serie de errores de estilo que NUNCA, bajo ningún concepto, debes cometer cuando asistes como invitada a una boda. ¡Te los contamos con la ayuda de algunas de las mejores blogueras de moda!

Foto: Volvoreta bodas.

1.- El blanco, reservado para las novias: Es uno de los mandamientos máximos del mundo de las invitadas nupciales, aunque a veces siga olvidándose y haya quién ignora la regla cuando va a una boda. Y es que, como dice Cristina Astol, autora del blog de moda On my own heels, por muy bonito que sea el blanco y por mucho que nos favorezca, es un error de bulto llevarlo a un enlace si no eres la novia. “Soy la primera que se fija en un vestido blanco porque son preciosos, pero como siempre hemos oído, en una boda la única que debería ir de blanco es la novia, a no ser que ella  misma pida que se asista de ese color por algún motivo. Así que no os recomiendo elegir  ese color, tenéis infinidad de colores a elegir”.

En la misma línea se manifiesta Carmen  Poveda del blog de moda y tendencias My blue suitcase: “Ir de blanco o llevar un tono que pueda crear la mínima confusión, es imperdonable para las invitadas de boda”. Y es que, como dice Sandra, autora del blog 1000 maneras de vestir: “El blanco debe estar únicamente reservado a la novia, ella es la protagonista, es su día y es la única que debe lucir ese color”.

Foto: Kiwo y Gallery 13.

No obstante, si eres una fanática del blanco y quieres incluirlo en tu look, hay una forma de lucirlo sin que resulte censurable, tal y como explica Cristina de On my own heels: “Se puede combinar otros colores con el blanco mientras este no sea el predominante en el conjunto.”

2.- Hombros descubiertos si la ceremonia es en la iglesia: Puede que muchos piensen que esta norma de estilo ya no se aplica, pero lo cierto es que el respeto al decoro cuando la cermonia es religiosa, sigue vigente en las reglas para las invitadas: “Daña la vista entrar estar en la Iglesia y ver cómo algunas invitadas llevan los hombros al descubierto con vestidos con palabra de honor o cuello barco”, cuenta Carmen de My blue suitcase. Del mismo modo, los escotes demasiado pronunciados, no son muy aconsejables para las invitadas a las bodas: “Los escotes exagerados pueden llegar a resultar vulgares. Por eso no son aconsejables para las invitadas a una boda”, explica la autora de 1000 maneras de vestir.

3.- Tirantes de silicona, o ropa interior a la vista el error más imperdonable: Vale que quieras lucir hombros, espalda o escote si estás invitada a una boda, pero debes lucir una lencería que te permita deslumbrar y los tirantes de silicona, tan de moda hace unos años en la ropa interior, no son la mejor de las opciones. “Los tirantes de silicona son una de las peores elecciones para una invitada de boda. Hay vestidos preciosos, con escotes deslumbrantes y espaldas impresionantes, pero hay quien se empeña en destrozarlos llevando este tipo de tirantes”, explica Carmen Poveda.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.

Del mismo modo, una vez que elijas tu look de invitada, deberás tener en cuenta que la ropa interior te acompañe, tal y como subraya Cristina de On my own heels: “Ojo con la ropa interior, es un error bastante común y antiestético. Debemos tener cuidado al elegir el color de la ropa interior que no se transparente a través del vestido (si tienes dudas opta por el color crudo, ya que es el que más disimula) y, sobre todo, que no se nos marque, tanto en caderas, trasero, espalda o pecho. Es algo que se debe evitar y en lo que hay que  fijarse antes de salir de casa”.

4.- Las minifaldas muy minis no son para las bodas: Las tres blogueras de moda consultadas coinciden en este punto: un vestido demasiado corto puede llegar a resultar vulgar y una boda no es el lugar más adecuado para lucirlo. “Lo ideal sería por encima de las rodillas, pero si lo preferís un poco más corto no os paséis, ya que hay otras ocasiones para llevarlos”, explica la autora de On my own heels.

Foto: Pronovias.

5.- Huye de los vestidos muy ceñidos: Tal y como explica la blogger de On my own heels, no es que estén prohibidos, pero no resultan muy recomendables para ocasiones en las que solemos comer y beber más de la cuenta: No es que sean un error, pero atención con ellos, ya que suelen ceñirse al cuerpo y es un día en el que comemos, bebemos y se nos puede marcar más la barriga, cosa que quizá no nos guste tanto. Mejor optar por vestidos vaporosos o que disimulen esa zona”.

6.- Vestidos largos, solo en bodas de tarde: Las tres blogueras coinciden también en este aspecto: “ Si la boda es de mañana y quieres acertar con tu look, es mejor que no optes por un vestido largo, ya que el protocolo los reserva para las bodas de tarde”, nos cuentan desde 1000 maneras de vestir.

Foto: 3 deseos y medio.

7.- Las sandalias, ni con medias ni a la vista con vestido largo: Las medias transparentes con sandalias son un error de estilo en cualquier ocasión, nos cuenta Carmen Poveda de My blue suitcase.

8.-No te pases con los complementos: En muchas ocasiones, y las bodas no son una excepción, menos es más a la hora de elegir tu estilismo: “No eres un árbol de navidad, así que, cuidado y sobre todo en estas ocasiones. Recuerda, menos es más, aunque en cuestión de complementos yo suelo aplicármelo siempre. Mejor opta por complementos sencillos, sobre todo si quieres llevar pulseras, anillos o collares. Opta por un buen complemento por ejemplo un collar, y no te pongas nada más. Así no te verás demasiado recargada”, explica Cristina Astol.

Foto: David Christian.

9.- Bronceado sí, marcas de bikini no: Las tres blogueras han coincidido en este punto al enviarnos sus propuestas. “En verano nos delatan las marcas del traje de baño y realmente es inadmisible. Si tienes marcas opta por maquillarlas porque de lo contrario las fotos de recuerdo de ese día se convertirán en una pesadilla un tanto graciosa”, nos cuenta Carmen de My Blue suitcase.

10.- Las pamelas y grandes tocados, solo durante el día: “Si la boda es de tarde, deja el tocado en casa”, nos cuenta Sandra, de 1000 maneras de vestir. Carmen además, añade que por mucho que pueda resultar tentador, no debemos quitarnos la pamela o el tocado para comer si la boda es de mañana y hemos decidido llevarlos, así que ¡ojo al tamaño!

Foto: Encarnación Campanario.

11.- Si no sabes andar con tacones, déjalos en casa: Así de rotunda se muestra Sandra, de 1000 maneras de vestir, y es también un punto en el que coinciden las expertas que hemos consultado. No hay nada más desalentador y menos estiloso que ver andar con tacones a una persona que no está acostumbrada a lucirlos. “Muchas caemos en el error de creer que son unas pocas horas y que aguantaremos con el tacón de aguja, “si total, es solo un ratito”, pero la realidad es que es un error muy común y queda fatal”, indica la autora de My blue suitcase.

12.- Di adiós a las gafas de sol: Es un error que suele descuidarse y que puede estropear el mejor de los estilismos, tal y como explica Carmen, de My blue suitcase: “Queda horrible ver mujeres con vestidos elegantes y de repente la sorpresa de unas gafas de sol que estropean el estilismo en la mayoría de los casos”.

Foto: Kiwo Estudio Creativo.

13.- Combinar el zapato y el bolso, una moda pasada: Para Cristina, de On my own heels, este es un error de estilo que solemos cometiendo: “Combinar los bolsos con los zapatos del mismo color, no es una buena idea si quieres serla invitada perfecta. Está claro que tendrás que conjuntarlos igual que con el resto del look, pero que no sea lo típico de zapatos azules, bolso azul del mismo tono, mismo estampado, mismos detalles, etc”. Y es que, sin duda, la originalidad es la clave.

14.- Apuesta por la discreción: Adiós a las plumas, las colas y las lentejuelas. Para la autora de On my own heels, es un error lucir este tipo de elementos cuando asistimos como invitadas a una boda: “Este tipo de vestidos no son los más adecuados para estos eventos, ya que son demasiado llamativos. Seguramente,  tendremos al año muchas otras ocasiones para llevarlos. Las ceremonias de boda no son el momento”.

Foto: Couche photo.

15.- Ojo al peinado y el maquillaje: Como bien dice Sandra, de 1000 maneras de vestir, un buen estilismo pasa siempre por un peinado y maquillaje que lo acompañen. “Es importante recordar que menos es más en el maquillaje: vamos maquilladas, pero no transformadas. Del mismo modo, cada vestido tiene un peinado y cada peinado tiene una edad. Errores de este tipo pueden arruinar un buen estilismo”.

16.- No al total black: “Una boda no es un entierro y no se debe vestir como tal”. Así de claro lo tiene la autora de 1000 maneras de vestir que no se olvida de incluir este tema en los consejos de estilo para invitadas.

Y es que, nada mejor que tener en cuenta las normas de estilo y el sentido común para brillar como la perfecta invitada de boda. Si quieres saber más sobre las tendencias que llevarán las invitadas en 2016, no te pierdas este post.

Contacta las empresas mencionadas en este artículo:

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información