Cómo elegir el vestido de novia en 5 pasos

Cómo elegir el vestido de novia. Credits: Carolina Herrera

¡Ha llegado la hora! Por fin comienzas la búsqueda del vestido de novia, ese momento con el que tantas veces has soñado, pero no sabes muy bien cómo actuar ni por dónde empezar, sólo sabes que tienes que encontrar el modelo perfecto. Por ello, te contamos cuáles son los 5 tips para que el vestido te siente como un guante.

Paso 1. Según tu personalidad

Lo primero es tener claro que no debes ir disfrazada, por mucho que las tendencias te encanten. Quizás no sea tu estilo y, lo realmente importante, es que sientas que eres tú. Covadonga Plaza, diseñadora asturiana de vestidos de novia, madrina y fiesta, asegura que el proceso de elección del vestido de novia es aquél en el que “tienes más motivos que nunca para ser tú misma” y que las decisiones deben ser totalmente tuyas.Es cierto que deberás mirar blogs y webs de boda como Zankyou para ver cuáles son las tendencias en bodas pero lo que realmente importa es que sientas que sigues siendo tú con el modelo que elijas.

Clásica: eres una novia clásica si apuestas por lo tradicional, por aquello que no pasa de moda, sencillo pero elegante y sofisticado. Este tipo de novias siempre elegirán un diseño con cuello barco o escoten V acompañado de velo y joyas como perlas o diamantes.

Romántica: son delicadas y sencillas. Las novias románticas suelen elegir vestidos de tul o gasa con bordados de lo más románticos con motivos florales.

Boho: las novias que se casan en la playa o al aire libre apuestan por un vestido boho, para darle un estilo hippie a su look, con tejidos  ligeros y vaporosos, y complementos como coronas florales.

Vintage: eres una novia vintage si te encantan los estilos antiguos, los encajes y los vestidos victorianos. Buscan el tejido más espectacular (incluso heredado) que le dé ese aire vintage a su look.

Moderna: la novia moderna quiere darle un toque vanguardista a su look, es atrevida y apuesta por cortes asimétricos en su vestido, incluso por vestidos cortos o grandes aberturas.

Marián Darder, creadora de Pasión Eventos, cree que el vestido tiene que reflejar el estilo natural de la novia, ante todo: “Si eliges un vestido que no tenga nada que ver con tu estilo, se notará y quedará muy postizo. No debes nunca comprar un vestido que sea ‘lo último’ pero que no te favorezca”. Incluso si quieres que tu vestido sea atípico porque así es tu estilo, ¡adelante! Raquel Ferreiro, diseñadora de vestidos de novia de Madrid, os aconseja que escojáis aquel diseño que sintáis como vuestro, sin importar como sea. “Al fin y al cabo, un vestido de novia es lo que una quiere que sea un vestido de novia. Si la ilusión de tu vida es casarte de rojo, ¿por qué no vas a hacerlo?”, asegura. La diseñadora cuenta que, ella, como profesional, anima a sus clientas a que piensen qué tipo de novia quieren ser, que huyan de imposiciones y rigideces, “porque es vuestro día y tenéis que disfrutarlo al máximo”. Asimismo, Paula Martínez, de La Cebra a Cuadros, opina que debes dejarte aconsejar por el diseñador o por las encargadas de la tienda a la que acudas pero siempre teniendo en cuenta tu idea inicial. “Evita cambiar de dirección si no nace de ti y trata de que tu personalidad quede reflejada en el vestido y no oculta en él”, explica la wedding planner.

Paso 2. Según el tejido

Ten en cuenta la idea de hacerte el vestido a medida. Muchas novias no contemplan esta opción porque piensan que es mucho más caro acudir a una modista que le confeccione un modelo a medida. Pero no es así, la relación calidad-precio es buena, te sentará como un guante, ya que lo harán sobre tu cuerpo, y será único, no habrá otro igual. Si no quieres hacértelo a medida, los diseñadores recomiendan escoger un vestido de catálogo y personalizarlo. “Busca aquel que te haga sentir tú misma y personalízalo con algo que lo haga diferente: un aplique en la cintura o cadera, un tejido diferente, un complemento arriesgado…”, afirma Paula Martínez. ¡Que refleje tu personalidad!

No debes pensar que estar guapa y cómoda es incompatible. Si llevas un vestido demasiado ajustado, no podrás disfrutar del banquete y te arrepentirás, escoge uno que te permita lo más importante, disfrutar del gran día. Asimismo, elige tejidos de calidad y si tú no entiendes mucho de telas, que te acompañe alguien que tenga más conocimientos. Aquí te mostramos los tejidos de novia más utilizados:

Mikado: se trata de una tela de seda natural gruesa con brillo.

Brocado: tela con relieves dorados o plateados. Estos dibujos suelen ser motivos vegetales o geométricos de inspiración oriental.

Piqué: es una tela áspera, con cuerpo, en la que se pueden observar a modo de dibujo formas de malla muy sutiles.

Tejido brocado y piqué. Credits: Pronovias y Rosa Clará

Otomán: tiene mucho cuerpo, un aspecto rayado y es muy gruesa y firme.

Tafetán: se trata de un tejido con mucho volumen, es una seda muy brillante.

Organza: es un tejido rígido ya que recibe un tratamiento químico para darle ese aspecto, aunque es una tela fina casi transparente. Será de seda o algodón.

Crepées una tela de aspecto irregular y con tacto granular. Pueden ser de lana, plisado, georgette… Es el tejido más adecuado para vestidos de corte sirena y también para vestidos con volumen. Normalmente van acompañados de pedrería y bordados.

Vestidos de crepe y organza. Credits: Rosa Clará y Pronovias

Encaje: se obtiene a partir de la mezcla de seda, algodón y lino o hilos metálicos. El encaje es un tejido que se utiliza para complementar otras telas, como adorno. Es el preferido para vestidos con estilo vintage.

Gasa: ideal para diseños muy vaporosos, para vestidos de novia para bodas en la playa. Se trata de una tela ligera, suave y que pesa muy poco.

Tul: tela muy ligera y transparente con aspecto de malla y textura áspera.

Vestidos de gasa y tul. Credits: Carolina Herrera y Oscar de la Renta

Paso 3. Según el tono que vaya con tu piel

Tendrás que elegir bien el color, ya que no a todas las pieles les va bien el mismo tono de blanco. Y para que no te queden dudas, María Salas, diseñadora de vestidos de novia en Madrid, nos descubre cómo son las diferentes tonalidades para que las diferencies a la perfección:

Blanco puro: un blanco azulado y destellante. En España no se usa mucho, pero sí en otros países. Es el blanco de los vestidos de comunión. Perfecto para novias de tez oscura.

Blanco nievees un blanco radiante pero sin ese matiz azulado, el color de la nieve. Es el más parecido al blanco puro, aunque sigue siendo un color no muy popular.  Sin duda, novias con tono de piel moreno, ¡apostad por este blanco!

Crudo/blanco roto: se trata del tono de blanco que más novias utilizan, de hecho, casi un 90% de ellas lo elije para su diseño. Es el color natural de la seda antes de someterla a tinturas. Un blanco apagado que favorece muchísimo, sobre todo, a las novias con tez ni muy clara ni muy morena.

Perla: similar al crudo con un tono cercano a la vainilla, no es muy fácil de encontrar pero es un tono elegante y muy fino. Este tono es el más utilizado por novias de más de 40 años. Ideal para mujeres que tienen la piel más morena.

Marfil: menos cercano al blanco puro que el perla, se acerca más al beige. Es uno de los tonos de blanco más favorecedores ya que es el más cálido. Si tienes la tez muy blanca, lo mejor es que apuestes por el color marfil.

Champánsuavemente dorado, como la bebida que lleva su nombre. Este sí que no le sienta bien a todos los tipos de piel, pero a la piel morena, le sienta realmente espectacular. ¡Las chicas de piel oscura os veréis sensacionales con este tono!

Nude: es el color de la piel, no se suele utilizar como tono principal para el vestido pero sí para combinaciones de color con blancos o crudos, con bordados o encajes que simulan efecto tattoo.

Rosa empolvadono es blanco como tal, pero se utiliza mucho en los vestidos de novia con aire vintage. Es un rosa con mezcla de beige y blanco, muy suave. Una de las mejores opciones para las novias de piel más clarita.

Paso 4. Según la forma de tu cuerpo

Seguramente ya partas con una idea inicial del vestido que quieres pero, ¿es el corte que realmente te queda bien? Más allá del amor a primera vista que sentiste con ese diseño, tienes que ser consciente que puede que no te siente como pensabas. La mayoría de las novias van siempre a la prueba del vestido con una idea clara y, muchas de ellas, terminan decantándose por un modelo completamente diferente. Para que tú vayas sabiendo qué es lo que te queda bien, te contamos qué vestidos son los mejores para cada tipo de cuerpo.

Foto: Shutterstock

Cuerpo rectángulo: evita los vestidos ceñidos o de líneas rectas, diseños fluidos y las mangas cortas. Te sentarán de maravilla los que son entallados en la zona alta de la cintura, siempre prestando mayor atención al cuerpo del vestido que a la falda. Puedes alargar la figura con escotes en V o con los hombros descubiertos. Con el cuerpo rectángulo es mejor que no optes por faldas muy largas con colas interminables. Evita el escote cuadrado o redondo.

Cuerpo triánguloen este caso, lo que tienes que conseguir con el vestido es equilibrar llamando la atención sobre la parte superior del vestido. Para ello, decídete por un modelo de línea A que no sea muy ceñido para que no resalten las caderas. Al igual que la línea A, también te verás muy favorecida con el corte princesa. En cuanto a los adornos, céntralos en la parte del busto, con drapeados y escotes en V.

Cuerpo redondoelige un vestido con cintura alta, un corte imperio en el que la falda sea fluida y caiga a lo largo del cuerpo. Como escotes, te favorecerán el escote de corazón o escote en V, pero siempre sin ser ajustado. Para este tipo de cuerpos, más es menos, así que, no optes por muchos adornos, es mejor algo sencillo y elegante.

Cuerpo reloj de arenaal tener una figura equilibrada, puedes optar por cualquier tipo de vestido pero, sin duda, los que mejor te sentarán serán los de tubo o de corte sirena. En cuanto a los escotes, el barco es el ideal. Eso sí, no satures la zona con adornos si tienes el pecho grande, por el contrario, si tienes el busto pequeño, puedes permitírtelo.

Cuerpo en triángulo invertidolo esencial es darle volumen a la cadera y restárselo a los hombros. ¿Cómo? Con escotes que no sean abiertos, prueba con escotes a la caja, cerrados y faldas con volumen, por ejemplo, con apliques. Te verás más estilizada.

Según el pecho: si quieres disimular algo de pecho, apuesta sobre todo los escotes en V. Aunque no son los únicos, lo más importante es que nunca sea a la caja, podéis elegir también un vestido con escote redondo sin marcar en exceso la cintura o un diseño con un escote ablusado. Y para las chicas que queráis marcar pecho, lo mejor es que sea un vestido muy pegadito y cuanto menos escotado mejor. Si te gustan, puedes elegir drapeados en esta zona, además las espaldas muy escotadas suelen favorecer a todas las novias, apuesta por un escote trasero, ¡triunfo asegurado!

Según la altura: ¡las mujeres bajitas os veréis estupendas vestidas de blanco! Sin embargo, debéis evitar vestidos con faldas muy voluminosas, te harán parecer más pequeña por el efecto óptico de la proporción anchura-altura. Procura elegir vestidos sin cortes horizontales y sin excesivo vuelo. Por el contrario, si eres muy alta, elige un vestido con talle bajo o a la cintura para evitar espigar más aún la figura.

Si tienes curvas o eres muy delgada: si eres una chica con curvas, apuesta por el corte princesa y entalla la cintura de manera que las caderas queden disimuladas. En la parte del cuerpo de diseño, elige pliegues o drapeados, perfectos para disimular. Si eres muy delgada, te favorecerán modelos con volumen en mangas o falda, dependiendo de la parte del cuerpo que quieras resaltar. La manga corta, tres cuartos o manga larga son las opciones perfectas, ya que disimulan los brazos, tanto si los tienes anchitos como si los tienes delgaditos. Asimismo, te favorecerá el escote corazón para dar volumen al pecho, pero no los escotes cuadrados ni en V.

Si estás embarazada: si estás en los primeros meses de embarazo, no será visible, podrás utilizar el mismo vestido que tenías pensado atendiendo a tu tipo de cuerpo. ¡Solo hasta los 4 meses! A partir de ahí, el cuerpo cambiará notablemente, así que, apuesta por el corte imperio y un tejido fluido, que será lo más cómodo.

Paso 5. Consejo: pruébatelo, camina y muévete

Los expertos recomiendan que cuando creas que has encontrado el vestido de tus sueños, no te quedes fija mirándote al espejo. Camina, siéntate, salta, baila, sube los brazos… Si hay algo de eso que no puedes hacer, ése no es el vestido perfecto. “Deberás vivir con él un millón de emociones y llevarlo durante muchas horas en las que no estarás quieta, así que debes sentirte cómoda con él”, explica la wedding planner de La Cebra a Cuadros.

Aunque no lo creas, las opiniones, vengan de quien vengan, siempre influyen y más aún cuando se trata de elegir tu vestido de novia. Covadonga Plaza lo tiene claro: “No vayas con mucha gente a las pruebas. Es más difícil guardar el secreto, hay menos tranquilidad y más opiniones. Lleva solamente a una o dos personas con las que estés cómoda y tengas mucha confianza, ¿tu madre y tu hermana?”. Y es que a Marián Darder tampoco le falta razón cuando dice que el vestido es lo más esperado de una boda y, por tanto, debe ser el secreto mejor guardado de toda novia.

¡Ya sabes cómo tienes que elegir el vestido de novia! Eso sí, debes buscar un diseñador o firma de vestidos de novia en la que elaboren los vestidos con tejidos de buena calidad y tengas la posibilidad de hacértelo a medida o modificarlo a tu gusto. No dudéis en contar con la opinión de un profesional que os aconseje sobre lo que mejor os sienta. ¡Conseguiréis el vestido con el que siempre soñasteis! Y ahora, a por él, deja de lado los nervios y disfruta de todos los preparativos.

¡Descubre qué vestido de novia es el ideal para ti con este sencillo test!

 

¡Descarga el ebook “Cómo organizar tu boda“!

Quizás también te interese:

Cómo escoger tu vestido de novia para una ceremonia religiosa en 5 pasos

Cómo escoger tu vestido de novia según el número de invitados

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Más información sobre

Comentarios (1)

Escribir un comentario

Cómo guardar el vestido de novia en 5 pasos
Cómo guardar el vestido de novia en 5 pasos
El vestido es la “joya” más preciada de una novia, para ella tiene un gran valor sentimental. Por eso es importante saber conservarlo pasado el gran día, pero ¿sabes cómo hacerlo?
Cómo elegir el vestido de madrina en 5 pasos
Cómo elegir el vestido de madrina en 5 pasos
¿Eres madrina de boda y no sabes qué ponerte? Descubre las ideas, consejos e inspiración que te damos para que triunfes.
Cómo elegir los zapatos de novia para mi boda | Foto: Elena Bau
Cómo elegir los zapatos de novia en 5 pasos
Te contamos las claves para elegir el zapato de novia perfecto para tu boda. ¡No te las pierdas!

Crea gratuitamente una página web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información