Cómo escoger el vestido de novia para una ceremonia civil en 5 pasos

¿En qué se diferencia una boda civil de una religiosa? Hoy en día, solo en la ceremonia, ya que la legalidad es la misma y el estilo no suele cambiar demasiado. Antes, las bodas civiles eran más sencillas, pero con el tiempo se han colocado al mismo nivel que las religiosas en cuanto a espectacularidad, rompiendo con los mitos que solo hablan de belleza en las segundas. ¿Acaso una playa de ensueño no se puede comparar con un gran templo? Seguro que sí.

Y ocurre exactamente lo mismo con el vestido. Antes, los atuendos de las bodas civiles eran mucho más recatados, pero hoy en día apenas existen cambios, ya que ambas celebraciones tienen la misma importancia. Sin embargo, existen diferentes consideraciones que es bueno tener en cuenta. Descubre cómo escoger tu vestido de novia para una boda civil en 5 pasos y averigua, antes de entrar en materia, cuál es la tendencia de las bodas en la actualidad.

1. Considerar los cambios y enterrar mitos

2. Tener en cuenta el lugar de la ceremonia

3. Valorar el tipo de boda

4. Determinar el número de invitados

5. Jugar con las posibilidades

1. Considerar los cambios y enterrar mitos

En los últimos tiempos, los cambios en los porcentajes de enlaces civiles han sido verdaderamente notables y se han dado en muy poco tiempo. Sin embargo, hace unos 40 años, la excepción era la boda civil, ya que el 100% de los matrimonios eran religiosos. De hecho, la unión por lo civil estaba tan denostada que apenas se le dedicaba entusiasmo; ¡resultaba hasta vergonzoso invertir mucho en una boda así!

Pero, poco a poco, el asunto empezó a cambiar. En las dos décadas siguientes, aumentó el número de matrimonios civiles, hasta el punto de que el matrimonio civil subió a un 25% del total de los enlaces en el año 2000. Y con la llegada del nuevo siglo, la velocidad del cambio aumentó; en 2008, la estadística se invirtió y el número de matrimonios civiles superó al de matrimonios religiosos, tanto que en la actualidad esa tendencia sigue elevándose.

Crazy Love Shots
Foto: Crazy Love Shots

En la actualidad, el 70% de los matrimonios celebrados en España son civiles. A ello han contribuido la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, las bodas de diferentes culturas y toda la variedad que implica, así como la europeización de España, que ha empezado a adquirir algunas costumbres propias del continente y ha olvidado ciertos estigmas tradicionales.

Así, dejando claro que ser creyente o no está separado de la espectacularidad del matrimonio, la elección del vestido para tu boda civil será tan importante como en las celebraciones de siempre. Y, para ello, hay que atender a varias cuestiones.

2. Tener en cuenta el lugar de la ceremonia

En una boda religiosa, las opciones son bastante claras a la hora de casarse: iglesias, catedrales, pequeños templos y, como mucho, algún espacio en el exterior. Sin embargo, normalmente suelen organizarse en un recinto cerrado. En el caso de las bodas civiles, el asunto cambia, ya que cualquier lugar es válido para celebrar la unión y este puede influir en la elección del vestido. Además, cada espacio está ligado a una filosofía de boda y ello también influye en la naturaleza del vestido.

Para una boda celebrada en el ayuntamiento, no existe ninguna recomendación especial, ya que no hay trabas a nivel estético o de entorno. Ocurre algo similar en las bodas civiles celebradas en otros espacios cerrados o semicerrados, ya sean salones o porches. En ellos, no hay tantos impedimentos en cuanto a los tejidos o el corte del vestido, pero siempre es conveniente que el conjunto concuerde con el espacio escogido.

Juan Gestal
Foto: Juan Gestal

Para las bodas en la playa, se recomiendan vestidos midi que no rocen la arena para evitar desperfectos y que el transitar por la playa sea más cómodo. Por otro lado, también destacan los vestidos largos de corte boho, más económicos en algunos casos y adecuados para el concepto de celebración que se quiere transmitir. En ambos casos, los complementos son menos clásicos y juegan con los plateados y dorados desgastados.

Para bodas en jardines, ocurre algo parecido, ya que caminar sobre el césped puede deteriorar el vestido. Y, tal y como sucede en las bodas en las playas, el estilo es más desenfadado que una boda por la iglesia o celebrada en el ayuntamiento. Así, detalles como el encaje, el guipur y los complementos más arriesgados destacan al conectar el conjunto con el estilo campestre de la boda.

3. Valorar el tipo de boda

Aunque se trate de una boda civil, pueden darse diferentes tipos dentro de ella. De hecho, estas bodas están mucho más abiertas a rituales simbólicos, escenografías y, en definitiva, pequeños espectáculos. Y también los vestidos, ¡claro!

Hay multitud de bodas sometidas a ritos ancestrales que aparecen en estas celebraciones de manera simbólica, sin que el matrimonio esté ligado a ellos. Así, en el caso de practicar guiños a la cultura maya, hindú, azteca, nórdica o neozelandesa, por mencionar algunas, muchos novios utilizan simbología acorde para decorar sus vestidos.

Alvaro Arribi Fotógrafo
Foto: Alvaro Arribi Fotógrafo

Las bodas celebradas en plena naturaleza (playas, bosques, acantilados…) suelen estar organizadas por novios más informales, donde el contacto con lo natural prima y debe verse reflejado por doquier. Así, los tejidos de estas novias suelen ser más auténticos y ligeros, con detalles boho, encajes y tejidos vaporosos como el tul, acompañados de peinados con largas melenas, coronas de flores o tocados con toques silvestres.

Para las bodas temática, el asunto cambia sobremanera respecto de una boda civil al uso. El vestido se sustituye por uno relacionado con la temática (medieval, de Star Wars, de Harry Potter…) o, conservando un traje tradicional, se le añaden detalles que representen dicha filosofía.

4. Determinar el número de invitados

Quizá resulte chocante este apartado, pero el número de invitados suele ir ligado al tipo de celebración y, por consiguiente, al posible vestido. Porque, dejando a un lado la personalidad de cada novia, según el protocolo no es lo mismo casarse con muchos invitados que con pocos, ya que la pompa del evento suele variar.

Para bodas de menos de 20 invitados, prácticamente familiares o de amigos, recomendamos sencillez en estado puro, pero mezclado con algo de atrevimiento debido a la posibilidad de experimentar. Reinan tejidos clásicos y ligeros (como la gasa, el tul o georgette), vestidos cortos estilo años 50 o largos en colores como el crudo o el rosa claro, y complementos atrevidos con toques de color para generar contraste.

Para bodas un poco más grandes pero sin olvidar la intimidad, entre 40 y 60 invitados, la apuesta es un poco mayor, pero sin pasarse. Triunfan los vestidos boho, camiseros o rectos de crep

La BBC
Foto: La BBC

mezclados con coronas de flores o tocados, dejando el velo para bodas más numerosas.

Aprovechando las bodas medianas (60-120 invitados), sube la apuesta con pedrería, encaje, colas no demasiado grandes, velos y, sobre todo, un estilo muy femenino en el que no se olviden detalles como las espaldas al aire o las aberturas en las piernas. Ya que las bodas civiles son más arriesgadas que las religiosas, ¡aprovéchalo!

A partir de los 120 invitados, la boda sube de nivel y se convierte en un espectáculo. Este está abierto a excesos necesarios como el mikado, el raso, el guipur o el chantilly para los tejidos; los velos grandes y las largas colas; los accesorios más clásicos; y todos los complementos que se te ocurran, desde mantilla hasta vestido de princesa.

5. Jugar con las posibilidades

Normalmente, las bodas religiosas están sujetas a un mayor recato. Aunque no hay normas establecidas sobre qué se puede vestir, dentro de lo coherente, es cierto que hay vestimentas más o menos adecuadas. Pero en las bodas civiles eso no pasa. Ello implica muchas más posibilidades de juego, de experimentación, de riesgo y de atrevimiento.

En este sentido, la primera opción es utilizar, siempre que así se desee, un vestido más sugerente y sexy que muestre tu feminidad. Las formas más marcadas, los escotes más pronunciados (en V o V profundo, corazón…), los encajes, las espaldas al aire (tan sensuales como un escote delantero) y pequeños detalles más informales, como las aberturas en una de las piernas o los escotes asimétricos, son verdaderos lujos para una boda civil con chispa.

Inmaculada García
Foto: Inmaculada García

Te recomendamos que juegues con el color en los vestidos o en tus complementos. En una boda civil existe mayor permisividad a la hora de ser excéntrico, por lo que es un buen momento para probar con esos rosa palo, dorados, champán, crudos o, tirando la casa por la ventana, los rojos, azules y negros. ¿Por qué no? Si es lo que te pide el cuerpo, ¡adelante!, pero intenta que sea de buen gusto. Aunque, si no te apetece renunciar al blanco, unos zapatos o joyas con colores diferentes también pueden cumplir la función de atrevimiento.

Usa también complementos que se salgan de la norma tradicional. En lugar del típico velo, utiliza coronas de flores, tocados, turbantes, diademas o tiaras, algunas incluso compartidas con el velo.

Quizás también te interese:

Cómo escoger tu vestido de novia según el número de invitados

Cómo decorar con flores tu ceremonia civil: llena tu boda de color

Cómo escoger la fecha de la boda en 5 pasos

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Escribir un comentario

Cómo guardar el vestido de novia en 5 pasos
Cómo guardar el vestido de novia en 5 pasos
El vestido es la “joya” más preciada de una novia, para ella tiene un gran valor sentimental. Por eso es importante saber conservarlo pasado el gran día, pero ¿sabes cómo hacerlo?
Cómo elegir el vestido de novia en 5 pasos
Cómo elegir el vestido de novia en 5 pasos
¡Ha llegado la hora! Por fin comienzas la búsqueda del vestido de novia, eso con lo que has soñado tanto tiempo... ¡Y te contamos cómo!
Foto: Laure de Sagazan
Cómo elegir el escote del vestido de novia en 5 pasos
El corte y el escote son las dos piedras angulares que determinan un vestido de novia. Ambos elementos marcan la personalidad del vestido y sirven como guía para la composición del resto de la pieza, además de ayudar a componer el estilo, vital para el carácter de los tejidos y de los detalles.

Crea gratuitamente una página web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información